Fútbol: efímero e impensado





Dinámica de lo impensado. Así supo definir Dante Panzeri, imprescindible periodista fallecido en 1978 y hacedor de una forma ética y estética de ejercer esta profesión. Una vez más, tenían razón. Hoy el fútbol sigue regido por lo impensado, más allá de tácticas, pizarrones y laboratorios de jugadas. Pero algo de estos tiempos también impera en el fútbol que no lo hacía en aquellos de Panzeri: lo efímero. Todo pasa muy pronto, nada se sostiene. ¿Cuánto de la interna de Boca se hablará esta semana? Poco y nada. Como si nunca hubiera pasado, si es que alguna vez algo pasó. Toda aquella discusión por el juego del campeón, su estilo y si gusta o no es el pasado aunque de todo eso se haya hablado hace un puñado de días. La cuestión estética en el fútbol es secundaria y jugar bien no siempre es jugar lindo. La belleza del juego no debería mezclarse con los resultados porque lleva las de perder. Todos quieren ganar, pero formas y formas de conseguirlo. Es secundario el carácter estético del juego de Boca. Siempre lo fue. Pero seamos justo. Lo es en todos los equipos. Acaso la excepción sea el Barcelona. Lo que importó fue el resultado. Importó que Boca no haya ganado. Y como Boca volvió a ganar mostrando la misma efímera dosis de audacia marca Julio Falcioni, ya no se hablará de la condición estética de su fútbol. Alimentado de ineficacias e ineficiencias ajenas, Boca juega en equipo como no lo hace nadie. O casi, porque está Vélez. Boca es solidario y se sacrifica en cada puesto. Y gana o empata pero no pierde. Ya van 34 partidos. Ante esto jugar lindo o, como dijo Diego Maradona, jugar divertido es secundario. Pero nadie dijo que ambas cosas deben ir separadas. Audacia, eficacia, vocación ofensiva… todo puede convivir. El fin de semana pasado, Arsenal 5 Tottenham 2 lo hicieron posible.

juan mocciaro jmocciaro@rionegro.com.ar

río suelto


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Fútbol: efímero e impensado