Bodegas y productores vitivinícolas de Neuquén y Río Negro reciben aportes para el desarrollo del enoturismo

El Fondo para el Desarrollo del Enoturismo en Argentina entregará $210 millones para potenciar 102 proyectos de turismo del vino, entre los cuales figuran emprendimientos de Neuquén y Río Negro.

El Fondo para el Desarrollo del Enoturismo (FDE) en la Argentina aprobó la distribución de $210,9 millones entre 102 proyectos para inversión en infraestructura, bienes y servicios que permita potenciar sus servicios turísticos o abrirse al enoturismo en el país.

La iniciativa es financiada por el Ministerio de Economía a través del Fondo Fiduciario Nacional de Agroindustria (Fondagro) de la Secretaría de Agricultura y articulada entre el Ministerio de Turismo y la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar).

El FDE se lanzó a fines de abril con la firma del ministro de Economía, Sergio Massa, del secretario de Agricultura, Juan José Bahillo, y del presidente de Coviar, Mario González.

Los primeros desembolsos del FDE para fomentar la actividad comenzarán en breve mientras se analizan otros 55 proyectos.


Al momento se presentaron y aprobaron 102 proyectos que recibirán en promedio aportes no reembolsables por $2 millones cada uno para promover la mejora cuali y cuantitativa de las prestaciones enoturísticas, así como de la infraestructura de los ámbitos donde se desarrolla la experiencia turística.

El FDE busca generar herramientas para el fomento y desarrollo del sector en su conjunto y de los emprendimientos enoturísticos, actuales o por venir, que incentiven con sus acciones y actividades la optimización de recursos humanos, capacitaciones y soportes tecnológicos.

La convocatoria se dividió entre los proyectos que ya están abiertos al turismo, que tuvieron que presentar iniciativas que impliquen inversiones y mejoras en sus infraestructura y servicios, y los proyectos que no están abiertos al turismo pero que sí querían empezar a ofrecer estos servicios.

“Para nosotros el turismo del vino es muy importante, no sólo porque en los últimos años ha sido protagonista del turismo en Argentina, sino principalmente porque cumple con varios objetivos estratégicos de la vitivinicultura».

Pablo Asens, vicepresidente de Coviar.

A los nuevos y futuros establecimientos enoturísticos, ya sea bodegas o fincas, se los capacitó y guió primero en el proceso de armado de un plan de negocios para luego avanzar en proyectos específicos.

FDE con impronta federal



El FDE tiene una fuerte impronta federal por lo que se benefició a bodegas y productores vitivinícolas que presentaron proyectos de Mendoza, San Juan, Neuquén, La Rioja, Salta, Jujuy, Entre Ríos, La Pampa, Córdoba, Chubut, Tucumán, Río Negro, Córdoba y Catamarca.

A su vez, el desarrollo del turismo del vino es uno de los ejes del Plan Estratégico Vitivinícola (PEVI) en su actualización al 2030.

Hay aproximadamente 380 bodegas abiertas al turismo, instaladas en 17 provincias del país, lo que muestra un crecimiento de la actividad en los últimos tres años, ya que en 2020 se contaban 14 provincias y 200 bodegas dedicadas al enoturismo.

Los desembolsos comenzarán en los próximos días y hay en proceso de revisión para su aprobación otros 55 proyectos.

“Para nosotros el turismo del vino es muy importante, no sólo porque en los últimos años ha sido protagonista del turismo en Argentina, sino principalmente porque cumple con varios objetivos estratégicos de la vitivinicultura», afirmó Pablo Asens, vicepresidente de Coviar, a cargo de la unidad ejecutora de Turismo del Vino.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios