Graciela Di Biase, intendente interina, prometió “austeridad y participación”

En 90 días habría elecciones para suceder a Feudal. Serían eliminada la mayoría de los cargos políticos. Ricardo Spoturno estará a cargo del Concejo.



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La presidente del Concejo Municipal, Graciela Di Biase, asumió transitoriamente la intendencia de la ciudad y convocó a elecciones para reemplazar al dimitente Atilio Feudal, fijando como fecha tentativa el 21 de abril próximo.

La flamante titular del Ejecutivo renunció públicamente a participar en la próxima contienda electoral como candidata y adelantó que el eje del gobierno de transición girará en torno a la austeridad y el consenso.

“Creo que el gran desafío hoy es que logremos dejar de lado los intereses personales y políticos de cada uno priorizando el bien común, no tenemos alternativas” dijo. Di Biase supeditó el éxito de su gestión al apoyo de sus pares, de las cámaras empresariales y los distintos sectores sociales.

La intendente a cargo puntualizó que el gabinete que la acompañe “no podrá tener más de cuatro o cinco funcionarios políticos” y que el resto de los cargos será cubierto por el personal de planta del municipio. Este criterio fue compartido también por la conducción del gremio

Los anuncios fueron formalizados ayer ante los ediles que, en una interrumpida sesión extraordinaria, dispusieron por unanimidad su propia reorganización institucional designando a dos concejales del partido gobernante en los máximos cargos de conducción del Deliberante. El objetivo declamado fue el de garantizar la “gobernabilidad” durante la transición.

Tras prolongados cabildeos la vicepresidencia primera recayó sobre el radical Ricardo Spoturno -quien quedó a cargo del cuerpo- mientras que para la segunda fue elegido el mupista Alberto Icare.

La sesión comenzó el mismo jueves con la aceptación de la renuncia al mandatario saliente y concluyó avanzada la tarde ayer, luego de un prolongado cuarto intermedio signado por febriles deliberaciones.

Además del recambio de autoridades, el Concejo en pleno aprobó las resoluciones por las que se pidió la “urgente constitución” en Bariloche del gobierno provincial, legisladores, senadores y diputados rionegrinos para buscar una salida a la crisis.

La tarea más difícil para los ediles fue recomponer el propio consenso interno, dañado por las fuertes diferencias contrapuestas a lo largo de la jornada por los distintos bloques, para garantizar la gobernabilidad frente a la grave crisis que atraviesa la ciudad.

El segundo logro alcanzado por el nuevo gobierno de transición fue el acuerdo con el gremio municipal, llamado a ocupar los casilleros vacíos del organigrama político con personal de planta.

En tal sentido Di Biase explicó que “dentro de este equilibrio fiscal en el que tenemos que ajustar ingresos y egresos, sin duda se va a necesitar un acompañamiento importante para poder seguir prestando servicios y al mismo tiempo aumentar la recaudación”.

Hoy y mañana serán días clave en la negociación con el SOYEM para determinar las responsabilidades ejecutivas que asumirán los trabajadores municipales y llegar al lunes con las designaciones definidas en cada área, priorizando el área social.

El único funcionario contratado de la gestión anterior confirmado en su cargo -por su idoneidad y buen desempeño- fue el director de Defensa Civil, Mariano Lynch.

Entre las nuevas designaciones Di Biase confirmó la asunción de Alejandro Soraides -ex subsecretario de Desarrollo Económico- al frente de la cartera política y barajó la posible continuidad de la anterior directora de Juntas Vecinales, Laura Alves.

Otro de los nombres en estudio para la conformación del “austero” gabinete de transición es el del presidente del Emprotur, Gustavo Ezquerra, en el área de Turismo.

Una buena parte de las discusiones entre los concejales giró en torno a la conformación del gabinete y la definición de las prioridades de gobierno. Mientras el PPR exigía consensuar el nuevo organigrama político con los distintos partidos, la flamante intendenta interina insistía en dar prioridad al personal de planta.

Por la tarde, los concejales se reunieron asimismo con los representantes del empresariado y el comercio local, los cuales lograron formar un fuerte bloque de unión ante la crisis.

Su apoyo y monitoreo sobe el sector político, al igual que el del SOYEM, pueden ser vitales para revertir el caos actual.

Los empresarios piden soluciones de fondo

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El empresariado local sumó su voz para pedir medidas de fondo y comprometió su apoyo. Los representantes de las principales cámaras y asociaciones enviaron un mensaje conjunto por el canal de televisión abierta local y afirmaron estar “en reunión permanente” y monitoreando la crisis local.

Sandro Gressani, ex secretario de Turismo y actual secretario del Emprotur, fue muy poco optimista al analizar la crisis del municipio tras la renuncia de Feudal, y advirtió que “venga quien venga, hay cuestiones de fondo que se tienen que resolver, y hace tiempo que lo venimos reclamando”.

En diálogo con “Río Negro”, Gressani abogó por una “reingeniería municipal”, consideró imprescindible la modificación del estatuto que ampara al personal de planta permanente del municipio y la reducción de los sueldos que perciben. “¿Qué empresa tiene ese promedio de sueldos? se preguntó el dirigente, en relación con los 1.200 pesos que en promedio debe abonar el municipio a sus empleados. “No se puede creer los sueldos que se pagan, los adicionales que perciben y las vacaciones de que gozan”, y definió al colectivo como “un batallón de personal costoso, que tiene que ser orientado y conducido”.

Gressani reconoció que la recaudación del municipio era mala por el alto índice de evasión existente, y recordó las dificultades que atraviesan las empresas en la actividad privada “donde el personal tiene la camiseta puesta y sigue luchando con nosotros en la adversidad”.

Advirtió que la nueva administración municipal “deberá replantearse esos temas de fondo, porque no va a haber plata para repartir en esa magnitud”, e hizo un llamado a “trabajar en el tema de la desocupación y activar la ciudad a partir de las nuevas circunstancias y paridad cambiaria”.

El dirigente insistió en que “para el que suba el problema será el mismo”, aseguró que “se entiende la angustia del que no le alcanza la plata para vivir”, y expuso que en la actividad privada también “se le pide un esfuerzo al personal”


Comentarios


Graciela Di Biase, intendente interina, prometió "austeridad y participación"