Grecia aún puede quebrar y quedar fuera de la

Allí, miles de griegos gritaron: “Pueblo, no bajes la cabeza”.





AP

La directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, teme aún que Grecia caiga en bancarrota, que no ha logrado evitar por completo a pesar de las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno heleno. Así lo dijo en una entrevista concedida a la cadena norteamericana CBS que se emitirá hoy, en la que no descarta que Grecia vaya a quebrar, ni que, como consecuencia, se vea forzada a salir del euro y de la Unión Europea (UE).

Estas declaraciones suponen la última voz de alarma sobre la coyuntura en la que se puede sumir Grecia tras las elecciones anticipadas que se celebrarán el 6 de mayo, ya que un cambio de las fuerzas políticas que integren el Gobierno podría poner en peligro las condiciones bajo las que Atenas aceptó el segundo rescate financiero.

No pasó más de una semana desde que se aprobara el segundo paquete de rescate a Grecia cuando el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, dejó entrever que Atenas podría verse obligado a acogerse a un tercer rescate debido al estado de sus finanzas públicas. Desde entonces, diversos dirigentes europeos también se han pronunciado en este sentido y hasta el primer ministro, Lucas Papademos, no ha rehusado dicha posibilidad.

Mucho más crítico se muestra el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, que, en una entrevista con la misma cadena, recrimina a Grecia que, a modo de “chivo expiatorio”, achaque a Berlín la situación en la que se encuentra ahora.

“Cuando naciones enteras viven más allá de sus posibilidades y después son obligadas a adoptar medidas de austeridad, es lógico que culpen a otros”, ironiza Schäuble. “Es normal que esas personas que sufren por los errores que ellos mismos han cometido, traten de culpar a otros”, apostilla.

En esta misma línea, el titular de Finanzas germano apunta que Alemania “no quiere ocupar a nadie”, en alusión a las más fervientes críticas escuchadas en el Parlamento heleno contra el Gobierno alemán.

Este clima de advertencia de tiempos peores para Grecia, el funeral del jubilado griego que se suicidó el miércoles pasado se convirtió ayer en un acto de repudio contra las medidas de ajuste aplicadas bajo presión de la Unión Europea (UE) y el FMI.

Miles de personas rindieron un último tributo al farmacéutico Dimitris Christoulas, de 77 años, quien en una carta culpó por su muerte al actual gobierno del primer ministro Lucas Papademos.

“Dado que mi avanzada edad no me permite reaccionar de otra manera no veo más solución que poner fin a mi vida de forma digna para no tener que terminar hurgando en los contenedores de basura para poder subsistir”, expresó la carta.

En la entrada del cementerio central de Atenas, los participantes corearon consignas entre las que se escuchó “Pueblo hacia delante, no bajes la cabeza, la única respuesta es la resistencia”.

El suicidio de Christoulas desató violentos disturbios en la noche del miércoles y la madrugada del jueves, principalmente en la céntrica plaza Syntagma, en Atenas.

Desde el comienzo de la aplicación de planes restrictivos en 2010, las pensiones de jubilación en Grecia se recortaron en alrededor de un 15%. A eso se sumó un aumento de los precios en una media del 10%, así como un incremento notable de los impuestos.

En este país, con una tasa de desempleo del 20,9%, el número de suicidios se elevó en los años recientes, y en los tres primeros meses de 2012, 149 personas se quitaron la vida, reveló el diario local Ekathimerini. (AFP, El País y Télam)


Comentarios


Grecia aún puede quebrar y quedar fuera de la