Gremio defendió al maquinista luego de que TBA negara falla mecánica

El sindicato ferroviario aseguró que Marcos Córdoba “es la víctima 52” y que va a quedar “muerto en vida”. Anoche se desató la polémica al develarse el diálogo que el conductor mantuvo con el control.

Tragedia Ferroviaria

La Fraternidad salió hoy en defensa del maquinista Marcos Córdoba, quien declaró ante la Justicia que alertó sobre una falla en los frenos, tras la difusión de diálogos que al parecer mantuvo con la cabina de control previo al choque del tren en Once, que provocó 51 muertos y 703 heridos.

“Córdoba es la víctima 52. Cuando se enteró ante el juez de que había tantas víctimas se largó en un llanto y demoró por eso la declaración. Para nosotros ese compañero va a quedar muerto en vida”, aseguró el jefe del gremio de los conductores de trenes, Omar Maturano.

En tanto, la empresa TBA volvió a negar hoy que el accidente se haya producido por una falla mecánica.

“La formación cumplió el trayecto sin que se verifiquen o comuniquen anomalías hasta su impacto en la estación de Once”, sostuvo en un comunicado la concesionaria de la línea Sarmiento.

“Las comunicaciones entre el puesto de comando de la formación y el puesto Control Trenes no contienen novedad alguna”, subrayó TBA, al tiempo que indicó que “la lectura de las desaceleraciones y frenado del tren en las estaciones (previas a Once) resultan normales”.

La polémica se desató tras la difusión este domingo de las conversaciones que el maquinista mantuvo con la cabina de control previo a la tragedia, en las que no consta a priori que haya alertado sobre un problema en los frenos antes de impactar contra el paragolpe de la estación Once.

También se puede escuchar al guarda, Miguel Ángel Gerónimo, pedir auxilio en los momentos posterior al accidente.

Al declarar ante el juez federal Claudio Bonadio, Córdoba dijo que fallaron los frenos y afirmó que alertó por radio sobre el problema.

Maturano renovó sus críticas a la falta de controles por parte del Estado a las empresa concesionarias del servicio vial, e insistió en criticar a TBA por la prestación del servicio ferroviario, al ratificar que hay falta de inversión y no se renueva el material rodante.

“A las empresas se le dieron plazos para que refaccionen los trenes, pero si no hay inversión y no hay materiales nuevos, y sólo reparados, los trenes continúan en la misma situación que hace años”, aseveró.

En tanto, el auditor general de la Nación, el radical Alejandro Nievas, advirtió hoy que por sus “fallas graves” desde 2008 estaban dadas las condiciones para que el gobierno nacional rescinda el contrato de TBA.

Asimismo, consideró que “no puede ser posible” que el Estado se presente como querellante en la causa que investiga el choque de un tren en la estación Once.

“Si (el gobierno) es imputado por negligencia y falta de control del servicio ferroviario, no me parece que pueda ser acusador” en este caso, aseveró en declaraciones radio América.

El auditor general sostuvo que por “las fallas e inconvenientes que tenían carácter grave ya desde 2008 estaban dadas las condiciones para rescindir el contrato de TBA”.

Nievas aseguró en este sentido que la empresa Trenes de Buenos Aires “no cumplió nuestras recomendaciones reiteras” y ratificó que la Secretaría de Transporte tampoco “exigió su cumplimiento pese a las tantas graves deficiencias en el servicio marcadas”. (DyN)


Comentarios


Gremio defendió al maquinista luego de que TBA negara falla mecánica