Pablo Moyano renunció a sus cargos en Camioneros y generó alarma en la CGT

La renuncia de Pablo Moyano a sus cargos en Camioneros generó incertidumbre y posibles repercusiones en la CGT, destacando tensiones familiares y financieras en la Obra Social de Choferes de Camiones.

El dirigente sindical Pablo Moyano sorprendió a todos al renunciar a varios cargos dentro del sindicato de Camioneros y sus empresas afiliadas, lo cual ha generado incertidumbre sobre su futuro y posibles repercusiones en la Confederación General del Trabajo (CGT).

Lo que se había instalado como un rumor, terminó sucediendo. Las dimisiones de Pablo Moyano, quien es co-titular de la CGT y el segundo al mando en Camioneros, generó una situación de tensión y sus renuncias han sembrado dudas sobre su continuidad después de las elecciones internas en septiembre.

Además, esto afecta a la CGT, ya que Moyano ocupa uno de los tres puestos de liderazgo en nombre del sindicato, y si se retira de uno, podría perder su apoyo en el otro.

Como una cadena de fichas de dominó, el sindicalista renunció en cuestión de semanas a sus cargos como director en la aseguradora Caminos Protegidos, en la estructura de la Asociación de Camioneros Profesionales y, lo más significativo, a la Obra Social de Choferes de Camiones (Oschoca), que es fundamental para la organización sindical.

La salida de Moyano de Oschoca parece estar relacionada con tensiones familiares, ya que Liliana Zulet, esposa de Hugo Moyano y madre de los responsables de la firma que controla la prestadora de salud, tiene una influencia importante en dicha entidad.

El proceso de desvinculación comenzó en diciembre de 2021, cuando Moyano decidió no renovar su cargo en la Federación de Camioneros a nivel nacional, donde ocupaba el puesto de secretario adjunto. Ahora, solo mantiene sus posiciones en la Mutual de Camioneros y como adjunto en el sindicato Buenos Aires, el sindicato más poderoso y con mayor número de afiliados en el país.

Fuentes cercanas a Moyano, así como el sindicato y las cámaras empresariales del transporte, coincidieron en que su distanciamiento progresivo se debe a problemas con Zulet y los hijos de esta, quienes tienen roles de toma de decisiones económicas en Camioneros.

Esta situación también causó tensiones con su padre, Hugo Moyano. Según se ha informado anteriormente, el co-líder de la CGT culpa a la esposa de su padre por la aparente prosperidad de Iarai, la empresa que gestiona Oschoca, mientras la prestadora de salud atraviesa dificultades financieras.

Recientemente, Hugo Moyano acordó con las patronales del transporte un aporte económico extraordinario destinado a Oschoca. Esto revela los apremios económicos que la prestadora de salud ha experimentado en los últimos años.

Se estima que esta contribución mensual de alrededor de 700 millones de pesos durante seis meses, proveniente de un padrón de aproximadamente 220 mil choferes en todo el país, ascenderá a un total de 4.200 millones de pesos.

Ámbito


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios