GUERRA A IRAK: El gobernador nombrado por EE. UU. se quedará “lo necesario”22-4-03



Habrían destruido armas

Preocupados por el petróleo

Atraparon a otros tres ex líderes del régimen

Protesta chiíta por el arresto de uno de sus líderes políticos

Garner llegó ayer a Bagdad y comprobó en persona el mal estado de los hospitales. BAGDAD (Reuters/AFP) – Estados Unidos se comprometió ayer a construir un nuevo Irak de entre las cenizas de la guerra, pero enfrentaba crecientes retos con tensiones étnicas en el norte del país y una protesta antiestadounidense en la capital. El general retirado Jay Garner, designado como administrador estadounidense para Irak, llegó ayer a Bagdad y admitió que la enorme tarea de reconstruir el país, tras la devastación causada por la guerra para derrocar al presidente Saddam Hussein, “llevará su tiempo”. Además, precisó que él mismo y las 450 personas que trabajarán a su lado permanecerán en Irak “el tiempo que sea necesario”. Garner llegó desde Kuwait para evaluar las necesidades de la destrozada capital Pero mientras visitaba un hospital y una planta de energía, uno 2.000 musulmanes chiítas protagonizaron una protesta antiestadounidense, acusando a las tropas norteamericanas de arrestar a uno de sus líderes, Muhammad al-Fartusi. En la norteña ciudad de Kirkuk, algunas familias árabes denunciaron que se les había ordenado abandonar sus casas después que kurdos armados se adjudicaron las propiedades y buscaban venganza por las atrocidades cometidas durante el gobierno de Hussein. Decenas de hombres y mujeres árabes se congregaron a las afueras del edificio administrativo en el centro de la norteña ciudad de 700.000 habitantes, rica en petróleo, para protestar por los saqueos y las amenazas de parte de los kurdos. En Moscú, un funcionario de alto rango del Ministerio de Relaciones Exteriores dijo que Rusia insistiría en que los inspectores de armas de la ONU declaren a Irak libre de armas de exterminio antes de que sean levantadas las sanciones contra ese país. Washington está intentando conseguir que se eliminen rápidamente las sanciones impuestas hace 12 años, pero Rusia, Francia y otros países temen que una vez que desaparezcan la ONU no tenga más influencia sobre el futuro de Irak. Estados Unidos no obtuvo la aprobación del Consejo de Seguridad a la guerra, y ha dejado en claro que cree que su victoria le da derecho a dominar la construcción del nuevo Irak. Garner, quien preside la Oficina para la Reconstrucción y la Asistencia Humanitaria (ORAH) comenzó su gira de cuatro días con una visita al hospital Yarmuk, en Bagdad, que fue saqueado tras la invasión estadounidense de Bagdad. Zayed Abdul Karim, director del hospital, condujo a Garner por corredores oscuros y polvorientos cubiertos de cristales rotos y le mostró los pabellones que los saqueadores dejaron desnudos, excepto por las camas. El hospital estuvo sin electricidad durante dos semanas, ya que el servicio de energía fue interrumpido durante un bombardeo aéreo estadounidense. La electricidad regresó en algunas partes del este de Bagdad el domingo por la noche, horas antes de la llegada de Garner. El general retirado indicó que su prioridad era restaurar los servicios básicos como el agua y la electricidad “lo más pronto posible”. A la pregunta de cuál era su principal reto, afirmó que “todo es un reto”. Garner destacó que su misión es terminar su trabajo y marcharse lo antes posible. “Lo que necesitamos hacer a partir de hoy es dar origen a un nuevo sistema en Irak. Debemos comenzar por trabajar juntos, pero es difícil trabajar y toma tiempo. Los ayudaremos el tiempo que ustedes quieran”, dijo. Resaltando el confuso vacío de poder que ha prevalecido desde la caída de Hussein, una funcionaria estadounidense dijo que Washington no reconoce a Mohammed Mohsen al-Zubaidi, un ex exiliado que se declaró gobernador de Bagdad. Barbara Bodine, coordinadora para la zona central de Irak en la administración civil estadounidense, también descartó que Zubaidi o sus asistentes representen a Irak en una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) del jueves.

Mohsen Zubeidi no se va

EEUU DOHA, (AFP) – El autoproclamado “gobernador” de Bagdad, Mohamed Mohsen Zubeidi, afirmó ayer que permanecerá en su cargo porque considera haber sido “electo” aunque Washington no lo reconozca. “Seguiré gestionando los asuntos de Bagdad. Representamos la administración de nuestra ciudad y es el pueblo iraquí el que nos eligió”, declaró Zubeidi al canal de televisión qatarí. “No somos un gobierno, sino una administración civil”, agregó. Zubeidi reaccionaba de este modo a las declaraciones del general norteamericano retirado Jay Garner, administrador civil provisorio de Irak, quien afirmó que Estados Unidos no reconocía a ningún autoproclamado responsable en Irak. “Hay muchos líderes autoproclamados. No los conozco, nosotros no designamos ni reconocemos a nadie”, dijo. El 16 de abril, el “general” Jaudat Obeidi afirmó que Zubeidi había sido “electo gobernador” de Bagdad por una asamblea de notables y jefes religiosos de la capital con el consentimiento de las fuerzas de la coalición. Pero los Marines afirmaron que nunca habían nombrado o aceptado la designación de iraquíes.

Habrían destruido armas

Preocupados por el petróleo

Atraparon a otros tres ex líderes del régimen

Protesta chiíta por el arresto de uno de sus líderes políticos


Comentarios


GUERRA A IRAK: El gobernador nombrado por EE. UU. se quedará "lo necesario"22-4-03