Hay 600 celulares en las cárceles rionegrinas

El Servicio Penitenciario Provincial aprobó un protocolo para controlar el uso de teléfonos entre los presos.




Después de varios años de amagues y anuncios, el Servicio Penitenciario Provincial decidió avanzar con protocolo para regular el uso de celulares en las cárceles que dependen de la Provincia. El primer paso se dio porque comenzó el relevamiento para identificar los teléfonos en manos de los internos, que deberán declararlos para su registro correspondiente. Las autoridades provinciales estiman que hay alrededor de 600 aparatos circulando en los penales.

Así lo indicó el director provincial del servicio, Hugo Cecchini. “Se aprobó el protocolo y estamos en la etapa de identificación de todos los celulares”, sostuvo.

Dijo que la idea es hacerlo de manera gradual “para que no sea tan drástico y de esa forma evitar conflictos”. Informó que el trabajo se hizo en los penales chicos como el de Pomona, de Choele Choel y en Cipolletti está avanzado. Comentó que el objetivo es finalizar con el proceso de identificación en julio.


Cecchini explicó que el protocolo aprobado que se implementará en los penales rionegrinos permite un celular por interno para hacer y recibir llamadas y mensajes de texto, “pero no se les permitirá tener acceso a redes sociales”.

“Debe haber más de 600 celulares entre los internos de los penales de la provincia”, estimó Cecchini. Informó que hay alrededor de 1.050 internos en las unidades penitenciarias, entre procesados y condenados, pero asciende a unos 1.200 con las personas que tienen arresto domiciliario o cumplen prisión preventiva con pulseras electrónicas en sus viviendas. Los datos permiten interpretar que hay casi un celular cada dos internos.

De todos modos, aclaró que la población carcelaria es variable. No es un número fijo. Justamente porque detenciones por hechos delictivos y procesos judiciales ocurren todos los días.

Cecchini explicó que los internos tienen que informar los números de IMEI y del chip de los celulares, que serán registrados por el personal penitenciario de cada unidad. Dijo que los celulares estarán reservados en un sector específico de cada penal a cargo del personal designado, y los internos tendrán 2 horas en el día para utilizarlos.

Algunos números

1.050
personas están alojadas en las unidades de detención de la Provincia. Hay unos 150 más con prisiones domiciliarias.
2
horas al día tendrán disponibilidad para celular, pero no podrán acceder a redes sociales.


Deberán pedir el celular al personal y entregarlo en el plazo autorizado, para evitar posibles sanciones. Cecchini aseguró que los celulares serán sellados para impedir que el interno cambie el chip. “Si vulneran el lacrado del celular para cambiar el chip será una falta disciplinaria”, indicó. “El celular que no esté identificado será secuestrado”, afirmó.

Desde principios de 2016 que el servicio intenta controlar el tema de los celulares en poder de los internos. Pero la elaboración de un protocolo para organizar el uso de los aparatos demoró bastante porque Cecchini dijo que consultaron a varios organismos.

Explicó que con el protocolo que implementarán se garantiza el derecho a la comunicación del interno, tal como lo plantearon defensores oficiales.

Lo vamos a hacer de forma gradual, para que no sea tan drástico y de esa forma evitar conflictos".

Hugo Cecchini, Director provincial del Servicio Penitenciario.


Varias investigaciones por hechos delictivos, como “los casos del cuento del tío”, apuntaron hacia el interior de los penales. Por eso, Cecchini dijo que era una prioridad regular el tema de los celulares.

Dijo que en la provincia de Santa Fe aplicaron un sistema hace un año aproximadamente para controlar los celulares, pero desconocía los detalles.

Señaló que el tema de los celulares se permitió justamente para garantizar el derecho a la comunicación del interno porque no había teléfonos fijos en los pabellones de los penales. Recordó que la empresa de telefonía retiró esos teléfonos porque “los rompían adrede”.


Comentarios


Hay 600 celulares en las cárceles rionegrinas