Hollywood suena mejor en alemán

El doblaje es en Alemania un negocio y una tradición.



Alemania puede ser el motivo de un brindis en Hollywood, tras su segundo éxito por el Oscar a la mejor película en idioma extranjero, pero la inusual victoria cambiará poco en casa, donde predomina el doblaje de los filmes.

El doblaje es un gran negocio en los grandes países de Europa continental, así como en Japón, donde las jugosas recaudaciones de taquilla hacen rentable el empleo de actores locales para incluir sus voces en las películas, en lugar de depender de los subtítulos, que son más baratos.

En Alemania, es un negocio proporcionalmente más grande en comparación con Francia e Italia, cuyas industrias locales son más vigorosas y cuyos cineastas están más acostumbrados al éxito de los Oscar.

“Nowhere in Africa” es el segundo filme ganador del Oscar a la mejor película en idioma extranjero después de “El tambor” en 1979. En Alemania, el quinto mercado de cine en concepto de ventas, y el tercero en tamaño fuera del mundo de habla inglesa, las películas de Hollywood representan alrededor del 80 por ciento de los ingresos de taquilla, en comparación con cerca de un 50 por ciento en Francia.

La mayor parte de los filmes presenta las voces de actores alemanes, pocas de ellas con nombres nacionales. Andreas Froehlich, con el cabello rizado y lentes, tiene poca semejanza con el actor estadounidense Edward Norton, pero para los más de 90 millones de personas que tienen como idioma el alemán, su voz es la que se oye cuando habla Norton. Froehlich es un actor de doblaje y acaba de terminar de poner palabras en la boca de Norton en el filme de Spike Lee, “25th Hour”, que se estrenará en Alemania el próximo mes.

“Hoy y antes, las personas se acercan a mí y me dicen “He oído su voz en alguna parte”. No están completamente seguros dónde. A veces cuando menciono los filmes no han visto uno solo”, comentó durante el doblaje del filme al alemán en los estudios Berliner Synchron.

Igual que sucede en la comedia, todo es cuestión de tiempo en el doblaje. Los actores deben tomar su puesto para sincronizar sus movimientos con los de los labios de las estrellas, y los estudios están en una carrera contra el tiempo para concluir la versión en idioma no inglés para su distribución. La presión para obtener contratos de cine ha aumentado mucho con los reality shows, los programas de preguntas de la televisión y la insolvencia del grupo de medios Kirch han reducido la demanda de versiones dobladas de comedias y series extranjeras.

Una película de largo metraje requiere al menos un mes para que se convierta en una traducción que sigue los movimientos de labios del filme original, e incluye de cinco a 10 días en el estudio de doblaje.

En Alemania, los filmes se dividen en “tomas” pequeñas que pueden tener una duración no mayor de cinco segundos. Los actores locales dicen las palabras en un estudio de sonido oscuro mientras se proyecta la película silenciosamente en la pared posterior.

El director insta a los actores a ceñirse no sólo al movimiento de los labios sino a expresar la emoción de la estrella. El proceso sólo avanza cuando un árbitro de una forma de sincronía labial aprueba el corte final. Una escena íntima de tres minutos en “25th Hour” tomó una hora para completarse, mientras que una escena breve, de intercambio de enojo, tomó el mismo tiempo. Al final, los únicos indicios audibles que quedaron de Norton fueron los chasquidos de sus besos y el susurro de una bolsa de hielo.

En Alemania, se pagan cerca de 50 euros (54 dólares) al día más 2,50 euros por doblaje de toma, de las cuales podría haber hasta 100 en un día. Representa más que un sueldo de hambre, pero nada comparado a los millones que ganan las estrellas de la pantalla.

El austríaco Arnold Schwarzenegger, quien habla alemán, sería demasiado caro, aunque los productores locales dicen que también podría ser justo. Los productores prefieren tener a alguien que hable alemán estándar que a alguien con un acento austríaco. (Reuters)


Comentarios


Hollywood suena mejor en alemán