Homenaje a trabajadoras comunitarias



VIEDMA (AV) Cuatro mujeres viedmenses fueron distinguidas por su compromiso comunitario en esta capital. Esos reconocimientos correspondieron a la enfermera Ernestina Farías de Ruiz, a la abogada Graciela Campano, la bandoneonista Dora Orengo y la bibliotecaria Isabel Luna de Lagos.

La distinción se formalizó anteanoche en una ceremonia en el Centro Cultural de Viedma, encabezada por la senadora Amanda Isidori quien instituyó ese reconocimiento por parte del Senado de la Nación.

La enfermera Farías de Ruiz cumplió funciones en la mayoría de los centros sanitarios de Viedma, desempeñándose en el quirófano del Hospital Zatti, en la Clínica Viedma y en los Periféricos de la zona rural de IDEVI. También como agente multiplicadora en Salud e integró el equipo de Salud Mental y el programa de Alcoholismo.

Campano recibió el homenaje por su condición de mujer lúcida e inclaudicable en la defensa de los derechos, y según las vecinas de Viedma fue una de las pocas abogadas que acompañaba a mujeres golpeadas a realizar denuncias, cuando para la sociedad la violencia doméstica era un tabú.

Orengo recibió la distinción como “La dama del bandoneón” por parte del vicegobernador Mario De Rege. Se destacó en ese marco que a los siete años le “robaba” el acordeón a un tío, y “de oído” sin profesores ni vitrola ensayaba los primeros sonidos. A los ocho, su papá le compró un “bandoneoncito” de estudio, lo que la llevó a perseguir la enseñanza del bandoneón y del tango a los más jóvenes y a agasajar a hogares de ancianos y escuelas.

Por su parte, Lagos se desempeña como Bibliotecaria desde hace dos décadas y fue distinguida como integrante de la Primera Comisión Directiva de la Biblioteca Popular “Don Segundo Sombra” del IDEVI. Se desempeñó en varias bibliotecas populares y trabajó en la Escuela Primaria N 355 coordina talleres de lectura.


Comentarios


Homenaje a trabajadoras comunitarias