Homicidios y abusos, al tope de las estadísticas

Son las figuras delictivas por las que se encuentra detenida la mayoría de la población carcelaria de los penales de Viedma. Allí se implementan talleres como futuras salidas laborales.

VIEDMA (AV).- La mayoría son jóvenes y muchos de ellos sin la primaria completa. Y sobran los dedos de una mano para contar los que hicieron el secundario. Esa es la característica principal de los 143 internos entre la Alcaidía de Viedma que alberga a los procesados (35 hombres y tres mujeres) y el Penal I, que aloja 105 condenados.

De ese total, entre un 10 y un 15% no completaron la primaria. Varios de ellos intentan hacerlo ahora, a través de la escuela de adultos. Entre los internos que provienen de la zona Andina y el Alto Valle es más notable esa situación, mientras que es menor en los viedmenses.

El delito de homicidio es la causa por la que está condenada la mayoría de los internos, aunque entre los de Viedma predominan los hechos contra la propiedad, según señaló el director de la Alcaidía y del Penal N°1, el subcomisario Horacio Becchio.

Agregó el jefe del penal que por hechos de abuso sexual se mantiene el mismo porcentaje desde hace unos años: el 40% de la población carcelaria.

En relación a los lugares de origen de los internos, las principales ciudades son Bariloche y Roca, aunque últimamente ha aumentado el ingreso de condenados de la capital rionegrina. Así, se equilibra entre 30 y 35 personas de cada una de esas zonas.

Reinserción y aprendizaje

Sólo faltan algunos materiales para techar lo que será la escuela primaria en el penal viedmense, lo que es esperado con expectativa por docentes y alumnos que, hoy en día, cumplen la actividad en un subsuelo donde el frío endurece los dedos. "En un par de meses estará en condiciones de ser ocupada", promete Becchio.

Si bien por distintas razones la población del penal fluctúa, cursan la primaria 25 internos y otros 30 hacen el secundario, pero también se ofrecen actividades desde la educación no formal con la intención de brindar herramientas que puedan posibilitar el trabajo en libertad.

Los cursos de capacitación cortos (herrería, mecánica y telar) que despertaron buen interés el año pasado, serán retomados luego de las vacaciones de invierno. Para entonces, se dictará también uno de cocina.

Talleres de porcicultura, avicultura, cunicultura, albañilería y fabricación de ladrillones son los demás proyectos.

En algunos de los talleres, como el de mecánica, se toman trabajos externos y con lo que se cobra se adquieren herramientas y se entrega un porcentaje al interno. Este año concretaron el invernáculo del que esperan producción para la primavera.

"El objetivo es la capacitación en diferentes actividades, que se trasformen en una herramienta laboral futura, y ocupar el ocio, aunque no todos se incorporan", dijo el director, y agregó que se gestiona para quienes se encuentran en período de prueba el acceso a clases en la Escuela Municipal de Canoaje.


Comentarios


Homicidios y abusos, al tope de las estadísticas