Hoy el ántrax, antes el cólera



La guerra bacteriológica ya fue usada por brasileños y argentinos contra los paraguayos, y la Argentina hizo lo propio contra sus compatriotas del litoral, en la época de la Guerra del Paraguay, que duró de 1864 a 1870.

Así lo afirmó el cineasta Alberto Magno, que prepara el filme “La conspiración”, basado en el libro “El baile de despedida” de Josué Montello, que cuenta episodios de la historia brasileña.

En seis años de conflicto murieron en la Guerra del Paraguay cerca de 35.000 brasileños y 231.000 paraguayos, o sea más de la mitad de la población de entonces de este ultimo país. Los soldados contaminados con el cólera (el “ántrax” de la época) eran lanzados a las aguas de los ríos a fin de “llevar el contagio a las poblaciones ribereñas”, como dice una carta del 18 de setiembre de 1867 -citada por el director- enviada por el duque de Caxias al emperador don Pedro II.

La carta está guardada en el Museo Imperial de Petrópolis (a 60 km de Río de Janeiro) y, según Magno, el resultado fue una epidemia de cólera que diezmó no sólo a guerreros adversarios, sino también a habitantes paraguayos e inclusive del Brasil, Argentina y Uruguay.

En el filme se cuestionará al comandante de las operaciones de guerra, Luis Alves de Lima e Silva, el duque de Caxias, patrono del Ejército brasileño, que ya fue criticado también por historiadores que le atribuyen otros actos de violencia en sus campañas.

La carta de Caxias revela que el general Bartolomé Mitre, presidente argentino y comandante de las tropas de su país, admitió el procedimiento.

“El general Mitre está resignado plenamente y sin reservas a mis órdenes; él hace todo cuanto le indico”, dice la carta de Caxias a don Pedro II, añadiendo que Mitre admitía que los muertos fuesen lanzados a las aguas para que alcanzasen “principalmente a las provincias de Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe, que le eran contrarias”.

Varios especialistas y profesores están asesorando al director en la elaboración del filme. (ANSA)


Comentarios


Hoy el ántrax, antes el cólera