Hoy se anuncia una nueva etapa de aislamiento, pero no se hablará de "cuarentena"

Fernández dispondrá la extensión de las restricciones, a poco de cumplirse cinco meses de la emergencia por el coronavirus. Es después de que el presidente cuestionara que se siga hablando de “cuarentena”. La propagación en el país, dato clave.





Las restricciones, todo indica, continuarán en el Área Metropolitana de Buenos Aires y en distritos sensibles del país como Jujuy, Chaco y localidades de Río Negro. No se esperan cambios significativos en el anuncio de la nueva etapa de abordaje del coronavirus que encabezará una vez más, hoy a las 12, el presidente Alberto Fernández en la residencia de Olivos.


Se asiste a un momento complejo de la pandemia, dominado por emociones cruzadas. La noticia sobre el avanzado estado de desarrollo de la vacuna contra el virus de la Universidad de Oxford y el anuncio de su producción masiva en el país plantea un primer horizonte frente a este drama global. Al mismo tiempo, genera preocupación y desconcierto la fuerte aceleración de contagios, que presiona sobre el funcionamiento del sistema sanitario, el crecimiento del número diario de muertes y la expansión del virus en todo el país, un dato clave. El “distanciamiento” seguirá así en localidades donde la epidemia está más controlada.


Es un misterio cuál va a ser el talante con el que el presidente hará los anuncios, acompañado como siempre por el gobernador bonaerense Axel Kicillof y el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Fernández se mostró molesto el martes por el resultado de las últimas etapas del aislamiento social . Cargó la responsabilidad en la gente, que, dijo, “no está respetando la cuarentena”.

“La gente se relajó, equivocadamente”, dijo y apuntó a los medios de comunicación que, para él “alientan la libertad entre comillas”.

Amenazó además con “apretar el botón rojo” para endurecer las restricciones. Al día siguiente el presidente planteó una nueva estrategia discursiva: dijo que le genera “asombro” que “sigan hablando de cuarentena cuando todas las actividades están liberadas”. Y aseguró que el aumento en los contagios “a esta altura depende de la conducta ciudadana”.


La cuarentena, como recurso único recurso, encontró su techo. Lo afirman todas las voces autorizadas. La Argentina al mismo tiempo se consolida entre los primeros cinco países con más contagios diarios. No hay respuestas frente a este cruce de variables.


Fernández recibió ayer en Olivos a Larreta y Kicillof, en la ronda habitual antes de cada etapa. Allí actualizaron la situación epidemiológica de cada distrito y avanzaron en una definición de las medidas para la nueva etapa del aislamiento social. Hacia la noche, compartió una videoconferencia con otros doce gobernadores con el mismo objetivo: participó la rionegrina Arabela Carreras.
La Ciudad de Buenos Aires muestra una suba más moderada de contagios comparada con la empinada curva bonaerense. La expectativa de Larreta es flexibilizar algunas actividades profesionales y deportivas y habilitar la apertura de comercios en terminales de transportes en la ciudad, un diseño que se había trazado semanas atrás.


No se esperan cambios en el conurbano bonaerense. Esa tensión entre intereses encontrados entre la Ciudad y la Provincia continúa vigente. Sin embargo, se descuenta que Kicillof yLarreta mantendrán una posición consensuada.
Previamente el presidente mantuvo una reunión con un comité de expertos ampliado que hicieron recomendaciones sobre la comunicación oficial y aconsejaron abandonar el concepto de “cuarentena”. Participaron el psiquiatra Santiago Levin, la socióloga Alicia Stolkiner y el sociólogo Juan Piovbani, entre otros.
De ese encuentro transcendió que los especialistas pusieron el foco en la expansión territorial del virus y hablaron de una “federalización de la pandemia”.


Los médicos recomendaron no hablar más de “cuarentena”

El presidente Alberto Fernández dijo el miércoles, durante el anuncio sobre la vacuna contra el coronavirus, que el fuerte aumento de los contagios a partir de ahora “depende de la conducta ciudadana y social” y dijo que le “asombra” que “sigan hablando de cuarentena cuando todas las actividades están liberadas”.


La definición de Fernández estuvo en línea con las recomendaciones que recibió ayer de su comité de asesores médicos, con los que discutió la etapa que viene. De la reunión en Olivos trascendió que los especialistas le aconsejaron dejar de hablar de “cuarentena” y trazar una perspectiva en el tiempo de las restricciones por la pandemia.


Los médicos consensuaron que en esta etapa que se abre, cuando se cumplen 150 días de restricciones, será necesario imponer una nueva narrativa, con foco en la necesidad de preservar los cuidados y el distanciamiento social.
Del encuentro de ayer en Olivos participaron miembros del habitual consejo asesor del presidente, como Pedro Cahn, Gustavo Lopardo y Mirta Roses, y se sumaron un psiquiatra, una psicóloga y un sociólogo. El asesoramiento de un comité interdisciplinario ha sido una de las demandas más recurrentes que se le han hecho al Gobierno a lo largo de la cuarentena. Los desafíos que presenta esta nueva etapa, marcada por la fuerte suba en el número de contagios y muertes y una extendida fatiga social, parecen haber persuadido al presidente de ampliar el rango de consultas.
La comunicación oficial será un elemento clave en un tiempo que para el Gobierno se presenta adverso.


Comentarios


Hoy se anuncia una nueva etapa de aislamiento, pero no se hablará de "cuarentena"