Impuesto a las Ganancias (III)

Como señalé en cartas anteriores, es una barbaridad retener el impuesto a las Ganancias a los jubilados. Una vez más el gobierno le mete la mano en el bolsillo a la clase pasiva. Además de ser una ley injusta y mal aplicada debido a que considera ganancia la devolución de los aportes realizados por más de 30 años en la mayoría de los casos, el año 2019 y este año en curso, muestra una inoperancia muy grave por parte de la Anses, cuando actúa como agente de retención.

Hay muchos jubilados que por haber tenido un buen salario durante su vida laboral, y efectuar durante muchos años un aporte sobre el tope máximo, hoy cobran una jubilación que no tiene ni cerca una relación acorde con el salario en actividad; podemos decir que es buena pero no justa y suficiente. Existe además una cantidad de jubilados que tienen otros ingresos. Todos pagan impuesto a las Ganancias y en la mayoría de los casos Bienes Personales, y están obligados a presentar las declaraciones juradas todos los años.

Ahora bien, estos jubilados tienen la obligación de presentar mediante el Siradig en la página de la AFIP todos los datos sobre deducciones e ingresos adicionales que tengan y remitirlos a la Anses, que figura en dicho formulario como empleador y agente de retención.

La Anses a su vez tiene la obligación de levantar los datos informados y recalcular el impuesto en forma periódica. Como esto no lo hace y levanta la información vaya uno a saber cuándo -acá viene mi apreciación sobre la inoperancia de la Anses-, el 2019 y este año en los meses de septiembre u octubre varios jubilados hemos sufrido una retención adicional a la habitual, que según informa la Anses corresponde a una deuda con la AFIP por haber realizado retenciones en defecto durante el año anterior. Pero aquí está el problema: lo que tenían que ajustar en el mes de enero lo harán casi a fin de año, cuando todos los contribuyentes ya presentaron sus declaraciones juradas y pagaron la diferencia por el impuesto a las Ganancias que la Anses no retuvo oportunamente.

Esto castiga fuertemente el bolsillo de los jubilados, ya que además de descontarles el impuesto todos los meses les retienen 5 o 6 meses de impuesto adicional por una deuda que no existe. Además, cuando se presenta un reclamo, dan como tiempo estimado de respuesta 90 días, pero como siempre la respuesta nunca llega.

La promesa del señor presidente de aumento del 20% quedó en el éter, la inflación nos pasó por encima. Es una barbaridad seguir pagando impuestos por algo que no es una ganancia y tener que soportar que nos metan la mano en el bolsillo una vez más por la inoperancia del agente de retención es una arbitrariedad inaceptable.

Ningún gobierno le dio solución a este atropello impositivo que sufren tanto los empleados en relación de dependencia, como los jubilados y pensionados.

Roberto A. Rubio

DNI 10.133.491

Neuquén


Comentarios


Impuesto a las Ganancias (III)