Inédito juicio por no cumplir con la cuota alimentaria

Una mujer lleva doce años de lucha para lograr que el padre de su hijo le pague 400 pesos mensuales





NEUQUÉN (AN).- Un hombre será sometido a juicio oral acusado de ocultar y hacer desaparecer sus bienes de manera fraudulenta para no pagar la cuota alimentaria de su hijo.

Será una de las primeras veces que se aplicará en la provincia esa figura penal, que contempla penas de hasta 6 años de prisión.

«Esta lucha lleva 12 años. Desde que nació mi hijo, sólo una vez pagó la cuota alimentaria», relató a «Río Negro» la mujer que logró que el caso llegara a esta instancia. Sus datos personales y los de su ex pareja, un empresario de esta ciudad, se mantendrán en reserva para resguardar al menor de edad.

El caso es único por las características de la acusación contra el imputado. Pero muy común como reflejo de lo difícil que resulta el acceso a la justicia.

El niño nació en 1996 y la pareja se separó. Desde entonces, el padre nunca pagó la cuota alimentaria que la justicia fijó en 400 pesos mensuales.

Patrimonio

Al parecer dinero no le falta: se le atribuyen terrenos, una flota de camiones, camionetas y locales comerciales aquí y en la provincia de Buenos Aires.

Pero el hombre transfirió algunas de sus propiedades a nombre de un empleado, de su hermano y de su madre, se mudó de ciudad, se negó a notificarse, entre otras maniobras que figuran en el expediente.

La madre del chico contó a este diario que «fue todo muy difícil y la justicia no acompañó. A veces quería presentar notas yo sola y no me lo permitían, lo tenía que hacer con patrocinio de un abogado que me cobraba más que el valor de una cuota que estaba reclamando».

Admitió que en casos similares «generalmente la mujer se entrega porque necesitás los medios, los conocimientos, hay que tocar todas las puertas y sin plata no se abren muchas puertas».

Remarcó que «este es un juicio por alimentos, lo hago porque no me sobra el dinero. Para mí esto fue un trabajo más, al que le dedico horas todos los días».

Señaló que vive cada avance como un triunfo que la alienta a continuar. Y el hecho de que la causa haya llegado a juicio «me motiva para ayudar a otras personas. Hay que tener perseverancia, y por algún lado da sus frutos».

Cuando se le preguntó qué la ayudó a sostener la lucha a lo largo de 12 años, dijo: «me parece que fue el orgullo de que esto no puede quedar así. Va más allá de lo económico. Yo quiero que se haga justicia de alguna manera».

El padre del chico «es una persona que abandonó desde lo afectivo y desde lo económico. No se puede obligar a nadie a querer, pero de sus obligaciones se tiene que hacer responsable», concluyó la madre que emprendió este camino para lograr la cuota alimentaria.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Inédito juicio por no cumplir con la cuota alimentaria