Invap padeció oscuros negocios con Venezuela

Son cables diplomáticos que advertían sobre las irregularidades con el fideicomiso entre Argentina y Venezuela. Se revela que Invap era una de las empresas afectadas.





1
#

Invap, proveedor de material para uso médico, no podía cobrar porque los fondos del fideicomiso se lucraban.

2
#

Uno de los alertas del ex embajador Sadou sobre las irregularidades con el fideicomiso.

Archivo

Más allá del explosivo testimonio del ex embajador argentino en Venezuela Eduardo Sadous, comienzan a surgir elementos concretos sobre la corrupción en la relación comercial entre el gobierno kirchnerista y el de Hugo Chávez. Las pruebas conocidas ahora se vinculan a una parte de esta trama oscura. No es la que tiene que ver con la denuncia de coimas del 15 por ciento que involucra a empresas que querían invertir en ese país, a dudosos intermediarios y a funcionarios del Ministerio de Planificación, sino con el manejo especulativo que se hacía en Venezuela de los 93 millones de dólares del controvertido fideicomiso garantizado por ambos países, que sólo debía estar destinado a la comercialización de maquinaria agrícola y de material médico. Sobre este último rubro, una de las empresas más afectadas era la prestigiosa firma barilochense estatal Invap (Investigaciones Aplicadas). Mientras ese dinero entraba en el engranaje de la “timba financiera” que ha generado intereses –maniobra absolutamente vedada a los propósitos establecidos para el fideicomiso, que careció de controles, y que los gobiernos dejaron hacer pese a las advertencias de la Cancillería argentina-, Invap (junto a otras empresas médicas como Médix y Philips- se veían afectadas por demoras en el pago del 30% de sus insumos, pese a los compromisos establecidos. Se sabe que el dinero del fideicomiso finalmente terminó reponiéndose, tras reportar una ganancia de 13 millones de dólares para quienes desde el gobierno de Chávez llevaron adelante la operación. La hipótesis es que los dólares se sacaron, se vendieron en el mercado paralelo, se recompraron en el oficial y alguien se quedó con la diferencia. La existencia de tales pruebas fue revelada ayer por el periodista Nelson Castro en el semanario “Perfil”. Consisten en un intercambio de seis cables entre la Embajada argentina en Venezuela –manejada entonces por Sadous- y la Cancillería. Hay, sobre todo, un despacho que alude explícitamente al nivel de corrupción existente en las transacciones. * Refiere la publicación que el primer cable fue fechado en Caracas el 19 de noviembre de 2004. Expresa que Pdvsa (la petrolera venezolana) “ha utilizado ese dinero a pesar de estar prohibido su uso para otros fines que no sean los establecidos claramente en el contrato de fideicomiso. Actualmente la cuenta del fideicomiso (UBS Stanford-USA) tiene un saldo de cero”. * El segundo cable se envió el 22 de noviembre de 2004. Menciona una reunión con Franklin Méndez, ex coordinador de los fondos fiduciarios de Pdvsa, el Ministerio de Energía y Minas de Venezuela. Durante ese encuentro, los representantes de la Argentina expresaron preocupación por la demora del fideicomiso que generaba problemas a Invap, Medix y Philips por la falta de pago del 30% comprometido. Además, consigna que la representación argentina planteó “el tema de la utilización o desvío de los fondos pagados por Argentina (Cammesa) realizado por la Tesorería de Pdvsa, violando lo establecido en el objeto del fondo fiduciario”. * El tercer cable está fechado en Caracas el 1º de diciembre de 2004. Lo firma el embajador Sadous. Hace mención a la suspensión de una entrevista entre Franklin Méndez y la representación argentina a fin de dar respuesta a los reclamos de Argentina. Se expresa que tanto la Embajada como las autoridades del Ministerio de Salud de Venezuela “coinciden en que la suspensión de la reunión se debería a una falta de respuesta concreta a los 4 puntos antes citados”. Esos puntos tenían que ver, esencialmente, con la falta de pago de los anticipos a Invap, Medix y Philips así como también al incumplimiento de la restitución del dinero del fideicomiso. * La respuesta de la Cancillería es despachada desde Buenos Aires el 2 de diciembre de 2004 a través de un cable confidencial firmado por el subsecretario de Integración Económica de América y el Mercosur, Eduardo Alberto Sigal. Dice: “Se solicita al señor embajador realice las gestiones pertinentes al más alto nivel posible en el gobierno venezolano, manifestando preocupación por lo sucedido y solicitando la restitución de los fondos al fideicomiso y su aplicación a los fines previstos en el acuerdo integral de cooperación suscripto el 6 de abril pasado”. * El 7 de diciembre de 2004 se despachó otro cable desde la Embajada en Venezuela. Se describe la reunión llevada a cabo en la sede diplomática entre representantes argentinos y Franklin Méndez y su equipo para analizar la situación del fideicomiso y lograr una mejor relación futura entre las partes, “hecho que hasta el momento no ha sucedido”. El primer punto tratado fue el del dinero del fondo fiduciario, “tema sobre el que el licenciado Méndez se comprometió en un período máximo de 15 días a transferir la totalidad de los fondos existentes en la tesorería de Pdvsa/Caracas –y en bolívares– a la cuenta original en dólares en el banco UBS, sucursal New York”. * Finalmente, el cable del 26 de enero de 2005, firmado por el embajador Sadous, es el que más explicita la preocupación por la corrupción que se advertía. Se expresa que el contrato de provisión de equipos de medicina nuclear e incubadoras, firmado por el ministro de Salud de Venezuela, Roger Capella, en un acto al que, junto al embajador Sadous, asistió Claudio Uberti “en su carácter de representante personal del ministro Julio De Vido”, era considerado “nulo”. Además, se señala que el dinero del fondo fiduciario aún no había sido repuesto, así como también se hace mención a la demora de importaciones de carne vacuna. Sadous cierra el cable diciendo que “los intereses económicos preexistentes (General Electric), la corrupción de los niveles medios y altos (uso de fondos del fideicomiso) y otros factores están afectados seriamente los intereses argentinos, razón por la cual se considera necesario un planteo serio y preciso ante el presidente Hugo Chávez en su visita a esa (Buenos Aires), como única forma de destrabar y regularizar el tema fideicomiso”.


Comentarios


Invap padeció oscuros negocios con Venezuela