Investigan al presidente de los estacioneros por una gran estafa al fisco



BUENOS AIRES (DyN).- El titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Carlos Silvani, confirmó ayer que ese organismo investiga al titular de la Cámara de Estacioneros Blancos y Afines de la República Argentina (CEBRA), Santiago Cúneo, por una presunta evasión fiscal estimada en 600 millones de pesos.

Cúneo fue mencionado en investigaciones periodísticas como ex socio en la empresa Copetrol del recientemente designado ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Aldo Rico.

El empresario tuvo además buena llegada a funcionarios del área de Presidencia de la administración de Carlos Menem, ante quienes gestionó insistentemente la flexibilización de las normas y requisitos técnicos y patrimoniales que la Secretaría de Energía había dispuesto para poder importar combustibles.

En 1998 intentó, infructuosamente, el relanzamiento de la ex Unión Cívica Radical Intransigente (UCRI) y publicitó, también sin éxito, una posible candidatura a diputado nacional apoyando un nueva reelección del presidente Menem.

Silvani no quiso brindar precisiones sobre la identidad de las personas involucradas y su filiación política y partidaria, aunque poco después aclaró: "sabemos los nombres y que la evasión es muy importante".

Cálculos oficiales estimaron que la evasión impositiva a través de este tipo de maniobras alcanzaría a unos 400 millones de pesos anuales.

De acuerdo con lo confirmado por Silvani, varias firmas de las denominadas independientes o de "bandera blanca" (que no tienen identificación empresaria) del sector de combustibles incurrieron en delitos de contrabando, adulteración, importación irregular y venta fraudulenta de combustible.

Respecto del contrabando las maniobras investigadas consisten en la importación de solvente para la industria química, que no paga impuesto, para luego mezclado con nafta, lo que constituye adulteración de este último producto.

La investigación también detectó maniobras de importación irregular, con combustibles que gozan de excenciones temporarias para reexportación, pero que las empresas comercializan en el mercado local.

En venta fraudulenta, la AFIP detectó que combustibles que gozan de rebajas impositivas por tener como destino zonas promocionadas, como la Patagonia y Posadas, se vendía en la Capital Federal.

En el centro de la investigación se encuentra la Cámara de Estacioneros Blancos (CEBRA), y las firmas que están involucradas son Rhasa, De Vass Trading, Merco-Trans, Destil Oil, Petrodom, Aceites y Combustibles, Waicom y Destinity, de acuerdo con una investigación del diario "La Nación".

Agresión a los agentes

El director de AFIP Carlos Silvani informó que agentes del organismo sufrieron agresiones físicas durante su tarea de control.Silvani dijo que la investigación "ha tenido consecuencias funestas para empleados nuestros que fueron agredidos a palos", y señaló que "esto fue una operación de alto riesgo.Por otra parte, indicó que la investigación fue hecha con la colaboración de la Secretaría de Energía, a cargo de César Mac Karthy. Esa cartera ha venido desarrollando el Plan de Verificación del Mercado de Combustibles, con la participación del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).Un informe preliminar sobre los resultados de la tarea reveló que Energía detectó (y multó por casi 300 mil pesos) que 87 firmas expendedoras no cumplían con las normas de calidad en el combustibles a la venta, tanto en nafta común y súper (diferencia del octanaje establecido, contenido de bencenos y curva de destilación), como en gasoil (punto de inflamación, índice cetano), todo lo cual implica una fuerte presunción de adulteración.

"Intereses poderosísimos"

*En la entrevista concedida a "La Nación", Carlos Silvani aseguró que detrás de la comercialización ilegal de combustibles existen intereses "poderosísimos".

Entre las modalidades que mencionó Silvani se encuentra el contrabando, la adulteración, la importación irregular y la venta fraudulenta. Esta última es la modalidad que se desarrolla en la región. Se vende combustible destinado al sur del Paralelo 42 en una región que no está exenta del gravamen, de esta manera se obtiene una importancia diferencia.

El contrabando se realiza importando solvente que no paga impuesto porque está destinado a la industria química y petroquímica, que luego se vende sin procesar.

La adulteración se produce mezclando el solvente, eximido de impuestos, con nafta, para producir combustible adulterado.

La importación irregular se hace con combustible que goza de una exención temporaria, porque tiene como destino su reexportación, se nacionaliza y se vende en el mercado interno.

Para evitar que continúe la evasión la AFIP-DGI dispuso la creación de un comité ejecutivo, hace ocho meses, para investigar los distintos pasos que conforman la evasión. Su coordinación está a cargo de Inteligencia Fiscal de la AFIP (DyN).


Comentarios


Investigan al presidente de los estacioneros por una gran estafa al fisco