Investigan un caso de grooming en San Antonio Oeste

El acusado, de 76 años, fue imputado por “mantener conversaciones de índole sexual con una adolescente”.



La fiscal Mariela Coy informó que se secuestraron chips telefónicos y teléfonos celulares.

Un hombre fue imputado por grooming y se le dictó la prisión domiciliaria en San Antonio Oeste.

El sospechoso, de 76 años, está acusado de mantener conversaciones de índole sexual con una adolescente de 16 años.

Según la acusación fiscal, los hechos ocurrieron entre febrero y mayo de este año. El caso salió a la luz por un informe que fue realizado por la “National Center for missing and exploited children”. La organización alertó al Ministerio Público para que comience con la investigación.

La fiscal Mariela Coy informó que días atrás se realizó un allanamiento en la casa del acusado y secuestraron chips telefónicos y teléfonos celulares. Además como prueba existen “informes de la Policía de Río Negro y gran cantidad de declaraciones testimoniales recepcionadas que dan cuenta de que víctima y victimario se conocían”.

La madre de la adolescente ratificó la denuncia y agregó que el sospechoso envió “diversos mensajes que daban cuenta de que conocía la situación judicial a la que estaba sometido y las consecuencias de la misma, que achacaba a la denuncia”.

En la audiencia, la fiscal relató párrafos que el hombre le habría profirido a la víctima. El defensor del imputado, Carlos Dvorzak, manifestó objeciones con el contenido de los mensajes pero destacó que en esta etapa resultan suficientes.

El momento de mayor tensión fue cuando la fiscal solicitó al juez, Juan Brussino, la prisión preventiva, medida cautelar a la que se opuso el defensor.

La representante del Ministerio Público expuso que una medida menos gravosa no garantizaría la continuidad exitosa de esta investigación ya que “el hombre tuvo una clara actitud de influenciar a la víctima”.

Por su parte Dvorzak, consideró que la medida constituía un pedido de pena anticipada y argumentó que “en ningún momento la fiscalía informó al imputado que no debía tener contacto con la víctima por lo cual no existió restricción que incumpliera, por lo cual no existe una infracción que justifique la gravedad de la medida”.

En este sentido propuso la prisión domiciliaria, a la que finalmente hizo lugar el juez Brussino.

El magistrado dictaminó que el hombre de 76 años no podrá salir de su domicilio mientras dure la investigación y tendrá prohibido contactarse con la víctima, amigas o familiares por medios electrónicos o por terceras personas. Además se le colocará un dispositivo electrónico de seguimiento y control.


Comentarios


Investigan un caso de grooming en San Antonio Oeste