Ironías de jueces y fiscales

Neuquén

La presentación de un libro jurídico la semana pasada en la Legislatura fue el ámbito donde afloró con fuerza una confrontación de jueces y fiscales que lleva mucho tiempo desarrollándose en Neuquén y, a juzgar por el debate de la ocasión, parece que seguirá ofreciendo nuevos capítulos.


No es para subestimar el entredicho, porque aun cuando en la crónica del episodio publicada por este diario se puede interpretar que sólo se trató de alguna virulencia y chicaneo verbal, lo cierto es que reflejó con crudeza un tironeo que daña a la justicia provincial. Por el descrédito a la que se la expone. Y la más perjudicada es la comunidad, a la que debe servir.


No sería criticable que en un proceso judicial disientan jueces y fiscales mientras lo hagan con argumentos jurídicos, de hecho cumplen roles distintos. Pero si se adoptan posturas especulativas se entra en otro terreno.


Esto se trasuntó claramente en el debate cuando el ex juez Mario Rodríguez Gómez aludió a la “responsabilidad de los jueces y fiscales y lo que le prometen a las víctimas”. Y mencionó un caso en el que les “rompieron el edificio” cuando en una causa los fiscales pedían una condena de 18 años y el tribunal condenó por cinco.


“¿Les rompieron el edificio por lo que pidió el fiscal o lo que fallaste vos?”, lo cruzó la fiscal Sandra Gonzáles Taboada. Más claro no podía quedar expuesto el diferendo.
Es ineludible no señalar la intervención del juez Richard Trincheri cuando dijo que “la fiscalía se prende del populismo punitivo” y “promete de más”.


Tampoco lo dicho por el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Germán Busamia, al señalar: “Si la fiscalía instala sobre un hecho conmocionante que va a generar, lo que dice Mario (Rodríguez Gómez) ‘me están tirando la gente en contra’, con una hipótesis que desde lo técnico no va a prosperar…”


Trincheri no anduvo con vueltas y recordó el trágico episodio del derrumbe del edificio de la Cooperativa Obrera, causa en la que dijo que el fiscal general prometió “juicio por jurado” y terminó resolviéndose con una probation.
“La culpa de todo la tiene el fiscal Gerez”, dijo Carolina González, jueza de garantías de Zapala, disertante en la presentación del libro, en el inicio de la crónica que genera este comentario. Tras el debate que se disparó la jueza González sostuvo que “la culpa es de Gerez fue una ironía”.


Y para acentuar su aclaración añadió, según un video adjuntado a la crónica: “Le mando un besito a José. Este fue un mensaje de paz y amor. Te queremos”.
Si bien a la luz de lo que se escuchó y vio podría pensarse que las posturas son rígidas y están lejos de atenuarse, tal vez sea necesario un momento de reflexión, promover cambios y, sobre intereses sectoriales, anteponer el general de la sociedad.


Néstor R. Mathus, periodista,

DNI 11.082.186


Comentarios


Ironías de jueces y fiscales