Israel descubrió un manuscrito bíblico de 2 mil años de antigüedad

Calificaron el hallazgo como uno de los más importantes desde los Manuscritos del Mar Muerto.




Israel descubrió fragmentos de un pergamino bíblico de 2.000 años descubierto en el desierto de Judea, en el sur de Israel, y calificó el hallazgo como uno de los más importantes desde los Manuscritos del Mar Muerto.


"Por primera vez en unos 60 años, las excavaciones arqueológicas han descubierto fragmentos de un pergamino bíblico", dijo la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI) en un comunicado.


Los fragmentos, escritos en griego, han permitido, según los investigadores, reconstruir pasajes de los libros de Zacarías y Nahum, que forman parte del libro de los doce profetas menores de la Biblia.


Fueron encontrados durante excavaciones en una cueva de un acantilado de la reserva natural de Nahal Hever.
Para la operación, que se extendió a la parte del desierto de Judea situada en Cisjordania, un territorio ocupado por Israel desde 1967, la AAI proporcionó a los arqueólogos drones y equipo de montaña.


Fragmentos anteriores fueron descubiertos por beduinos en las décadas de 1950 y 1960 en esta "cueva de los horrores", llamada así por los numerosos esqueletos encontrados en ella, dijo Oren Ableman, del AAI.
En estos nuevos fragmentos, "encontramos un cambio textual completamente inesperado, que todavía no explicamos del todo", explica Ableman.


En un pasaje "en lugar de la palabra 'portales' que se encuentra en las otras versiones, aparece el término 'calles'".
Los arqueólogos están tratando de descubrir el significado de esta variación, añadió.


Además de los fragmentos de pergamino, se desenterraron objetos que remontan a la revuelta judía de Bar Kokhba contra los romanos (132-136 d.C.), así como un esqueleto de niño momificado de 6.000 años de antigüedad envuelto en tela y una cesta de 10.500 años, probablemente la más antigua del mundo, estima la AAI.


Agencia AFP

Comentarios


Israel descubrió un manuscrito bíblico de 2 mil años de antigüedad