Jubilaciones, comienzo y final



Río Cuarto

Todo tiene un comienzo y un fin. En algunos casos decimos “qué bueno que comenzó” y en otros casos decimos “qué lástima que se terminó”. Todo depende de la manera que nos afecte económica o anímicamente. Pero siempre todo empieza y todo termina. La eternidad no existe. Entonces comencemos a analizar cada cosa y hagámoslo en algo que afecta a millones de personas.

Las leyes se han creado para que la gente se adapte a convivir en sociedad. Todos se deben “plegar” a esas directivas para vivir en armonía. Una ley que se creó a fin de proteger a los ciudadanos fue la de jubilaciones y pensiones. Está formada por el esfuerzo y sacrificio de los que trabajan, cuando todavía tienen fuerza. Colaboran los patrones y se extrae de varios lados más, como ser en la venta de cereales, en la “timba” y en otros lados. Toda esa masa de dinero la “toma” el Estado y la “maneja” a voluntad.

Primera interrogante: ¿son dineros privados o públicos? Según se está deduciendo, el Estado asume que son públicos y los utiliza para cubrir sus gastos, caprichos, prebendas y delirios. Entonces quienes “pusieron”, tal cual en la perinola, “pierden todo”. Pero lo grave es que la Constitución nacional en su artículo 17º y en la ley 25466 en sus artículos 1, 2 y 3 se refieren a que “Todos los depósitos (…) son considerados intangibles”. Cuando los congresales aprueban el manejo de los dineros para otros conceptos están violando la Constitución, y por lo tanto son pasibles de ser titulados “traidores a la patria”. ¿Alguien hace algo? Muchas gracias.

Sebastián P. Decarlo

DNI 6.342.221


Comentarios


Jubilaciones, comienzo y final