El caso de César, el rapero que mató para defender a su hermana en Neuquén: «¿Qué escucha la fiscalía?»

El fiscal pidió que lo condenen por homicidio simple, que tiene una pena de 8 a 25 años de prisión. Ruth Zurbriggen, de la colectiva feminista La Revuelta, única organización que acompañó a la mujer víctima ante el abandono estatal, desmenuzó los argumentos de la acusación.

Este martes a las 13, un Tribunal de Juicio dictará su veredicto en el caso de César Nahuelquen (35), el hombre que admitió haber matado a Julio Alfonso González Poo (19) para defender a su hermana, víctima de violencia de género.

En su alegato, producido el jueves pasado, el fiscal Andrés Azar pidió que lo declaren responsable de homicidio simple por el crimen, ocurrido a la 1 de la mañana del 2 de abril del 2022 en el barrio Toma Norte. Para el hermano, Alan Lucas Román Alveal (21), solicitó la absolución. El querellante Elio García alegó para que condenen a los dos.

El defensor particular Sebastián Perazzoli pidió la absolución de los hermanos, y en segundo término que se declare a Nahuelquen autor de homicidio en legítima defensa de terceros.

El Tribunal está integrado por Lucas Yancarelli, Mauricio Zabala y Luis Giorgetti.

La hermana del imputado sufrió violencia de género extrema por parte de González Poo, con quien mantuvo una corta relación. Pese a las reiteradas denuncias y llamadas al número de emergencia, nunca obtuvo respuestas. Sólo encontró apoyo en la colectiva feminista La Revuelta.

«Mal uso de la perspectiva de género»


Una de las fundadoras y referentas, Ruth Zurbriggen, asistió a alguna de las audiencias del juicio. Tras escuchar el alegato del fiscal Azar señaló que «volví a confirmar el mal uso de la perspectiva de género en boca de funcionarios de justicia. Una especie de banalización, y tergiversación abusiva de los aportes teóricos y prácticos de los estudios y activismos feministas. ¿Será que suponen que todo vale? ¿Que a la sociedad le alcanza con que digan que rechazan las violencias de género? ¿Será que creen que hay que mencionar algo referido a género porque es políticamente correcto?«.

Explicó que «la perspectiva de género nos permite poner foco un problema, meternos y quedarnos en él todo lo que sea necesario para analizarlo en su multicausalidad, en su sistematicidad y en las estructuras que lo producen. En los efectos capilares y extendidos que tienen los daños que produce. Nos permite escuchar de otra manera lo que escuchamos».

«Quizás de eso se trate centralmente todo esto. Aprendimos en La Revuelta que muchas veces las personas dependemos de que otras y otros nos escuchen», remarcó.

«¿Qué escucha la fiscalía?»


Entonces hizo una serie de preguntas retóricas: «¿Qué escucha la fiscalía de la víctima y sobreviviente de violencia cuando dice que se siente culpable por haber envuelto a toda su familia en esta circunstancia dolorosa? ¿Qué escucha de esa culpa? ¿Que esa culpa es resultado de lo que uno de sus hermanos le dice para presentarlo como el peor monstruo machista? Dicho sea de paso, en el alegato el fiscal toma como prueba los audios de uno de los hermanos acusados, los lee con énfasis, como representando un papel. El del machista. Sorprendentemente le salió muy bien esa teatralización simplificadora».

«¿Acaso no hay enojos en instituciones del Estado cuando una mujer no acude a ratificar una denuncia? ¿No hay amigas que culpabilizan cuando una compañera que no puede salir del círculo de violencia? Suponer que eso está mal no resuelve el problema. Simplifica el abordaje y como contrapartida lo agudiza».

Alguien iba a morir


Zurbriggen rescató la declaración de la psicóloga que atendió a la hermana de Nahuelquen. «Alguien iba a morir, dijo en su testimonio, alguien iba a morir porque el Estado y sus instituciones llegan tarde. Siempre tarde. Es muy lamentable que arrojen a las personas a solucionar problemas complejos de forma violenta. ¿Quién se hace cargo de esa responsabilidad en el Poder Judicial? El poder más enquistado y privilegiado de esta sociedad, dicho sea de paso».

Volvió a preguntar entonces: «¿Qué escuchan cuando escuchan? Los problemas referidos a las violencias por motivos de género son problemas densos, no se pueden analizar desde la simplificación, necesitan de la generación de respuestas potentes que partan de querer reparar. Porque las violencias de género son acontecimientos devastadores para quienes las sufren y para todo el entorno que se ve afectado por esa trama de sufrimiento».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora