«Estoy arrepentido»: piden 25 años de prisión para el hombre que intentó asesinar a su expareja y a su hijo en Neuquén

El fiscal remarcó la extensión del daño físico, material y psíquico de las víctimas. El defensor solicitó la pena mínima de 10 años.

«Sinceramente estoy arrepentido por lo sucedido», aseguró Walter Zanotti ante la jueza de Garantías, Estefanía Sauli, que deberá definir qué pena le impone, luego de que el jurado popular lo declarara culpable del intento de femicidio de su expareja, a quien asfixió y golpeó en la casa que compartían. La salvó su hijo de seis años, que entró a la habitación y le gritó a su papá que no la mate. El hombre se fue de la pieza, inició el incendio del auto que estaba estacionado en el garaje y se fugó. A la mujer y al niño los tuvieron que sacar los bomberos por una ventana.

En esta audiencia Zanotti le pidió perdón incluso al fiscal jefe, Agustín García. Tuvo una actitud muy distinta a la que mostró en el juicio, en el que declaró que atacó a su expareja porque «quería que ella esté inconsciente para que después al despertar pudiéramos discutir bien, todo lo que ella venía haciendo y yo me había enterado».

«Espero por él y por su familia que sea sincero en lo que está diciendo», le respondió García.

La jueza debe valorar los agravantes y los atenuantes, en una escala que va de los 10 a los 30 años. El fiscal solicitó que le impusiera 25.

El 3 de julio de 2023, en la casa del barrio Cuenca XV de la ciudad de Neuquén, Zanotti le colocó al mate un inductor del sueño. Le cebó uno a su expareja, con la que estaba separado pero aún convivía. Esperó que se recostara y allí se colocó sobre ella, le puso un trapo mojado en alcohol sobre la boca y le tapó la nariz. Cuando se despertó, la mujer pensó que la iba a abusar. Forcejearon. «Ya sé que voy a morir, pero por lo menos voy a pelear, voy a tratar de luchar, de defenderme», le contó en su testimonio de casi cuatro horas al jurado.

Él le dijo: «te compraste ropa interior para usar con el otro y me engañaste a mí, y a los chicos. Ahora te voy a matar».

«Existió una acción que es homicida, una acción tendiente a atentar, a intentar quitar la vida de dos personas», afirmó el fiscal en su alegato. Remarcó que hubo un «accionar planificado», ya que en el juicio se comprobó que en los días previos compró el sedante en la farmacia, y ese lunes modificó la rutina familiar para que una de sus hijas no estuviera en ese momento en la casa.

García señaló el estado de indefensión en el que se encontraba la víctima, y recordó que si los bomberos hubieran demorado tres minutos más hubiera sido fatal, ya que además el auto podría haber explotado.

«No fue una acción intempestiva que surgió al calor de una discusión», reiteró.

Planteó que además de las lesiones que le provocó a la mujer debe sumarse el daño material en la vivienda, que obligó a generar gastos para volver a hacerla habitable, lo mismo que el costo que implicó la pérdida del vehículo. Sostuvo que tras este suceso la familia quedó «con medios económicos limitados», y hoy las dos hijas mayores de la pareja deben trabajar para colaborar con los ingresos.

El fiscal hizo hincapié en que la mujer no atravesó un único episodio, sino que sufrió violencia de género de manera crónica, de la que tiene secuelas. Lo mismo el niño que tuvo que «ver cómo su padre agredía a la madre violentamente» y durante el incendio sintió «que iba a morir». Destacó que la persona que lo cuidaba terminó poniéndolo en peligro, en su propia casa que debía ser un lugar seguro.

Manifestó que si bien la pareja estaba separada y ella tenía el derecho de empezar una nueva relación, aún en el escenario de una infidelidad no justifica que Zanotti haya actuado de ese modo.

El único atenuante que consideró fue que no tenía antecedentes penales computables.

El defensor Marcelo Sterz ni siquiera mencionó este punto. En su muy escueto alegato indicó que no iba a rebatir el veredicto del jurado popular. Enfatizó en que Zanotti no era adicto ni al alcohol, ni a las drogas y que había mostrado su arrepentimiento. Pidió para él la pena mínima de 10 años.

La condena que recibió es por los dos hechos. En el caso de la expareja, por tentativa de homicidio cuádruplemente agravada: por el vínculo, por alevosía, por el medio idóneo utilizado (el fuego) y por femicidio. En cuanto al niño es doblemente agravado: por el vínculo y por el medio empleado.

El fallo se conocerá el lunes 15 de abril.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora