«Utilizó su vehículo como un arma» dijo la fiscal: lo acusó de homicidio simple por atropellar y matar

Fue el turno de los alegatos en el juicio oral por la muerte de Pedro Ariel Leiva, quien murió aplastado por la camioneta que conducía Sandro Gustavo Codegoni en Neuquén. El veredicto se conocerá este viernes.





El hecho no está en discusión: el 21 de octubre del 2021, a las 21, Sandro Gustavo Codegoni conducía a alta velocidad una Eco Sport, se subió a la vereda de Intendente Carro y Pampa en Neuquén, y atropelló y mató a Pedro Ariel Leiva. La controversia es la calificación legal: según la fiscalía y la querella se trató de un homicidio simple con dolo eventual, que tiene una pena de 8 a 25 años de prisión; la defensa asegura que se trató de un accidente por imprudencia, por lo cual la condena sería de 3 a 6 años.

El veredicto se conocerá el viernes, a cargo del tribunal integrado por Luis Giorgetti, Marco Lupica Cristo y Laura Barbé.

En la tercera y última audiencia, Codegoni pronunció un breve discurso: «Yo sé que no hay palabras para calmar un dolor de la muerte de un familiar. Quiero pedirles disculpas a los familiares de la víctima y a la señora. Fue un accidente».

Para la fiscal Eugenia Titanti no se trató de un accidente, sino de un homicidio simple con dolo eventual.

«En el dolo eventual el autor asume como posible que se produzca un resultado no buscado originariamente, pero que es tomado como posible, y frente a esta posibilidad, el sujeto activo expresa una marcada indiferencia en cuanto a cualquier corrección del plan. Es decir, el autor no destina especiales esfuerzos a evitar ese suceso, asintiendo su producción, no buscando o aprobando el plus lesivo en relación al plan originario que no lo incorporaba», explicó.


Conductor de camiones


La noche del sábado que ocurrió el hecho, Codegoni, un ciudadano con licencia habilitante para conducir camiones de gran porte, circulaba «con 2 miligramos de alcohol en sangre y una graduación de cocaína de 124 nanogramos, que es un consumo de moderado a alto. No se corresponde con un té de coca ni con mascar coca ni con ningún fármaco», afirmó la fiscal en su alegato.

Según la defensa, el hombre tomó una lata de cerveza y bebió un té de hojas de coca.

Sobre calle Intendente Carro, entre Leguizamón y Láinez, circulaba en zigzag y tuvo un roce con una Fiat Strada que iba detrás. Ambos conductores descendieron, y el de la Strada le dijo al percibir su estado de ebridad: «no podés manejar así, vas a matar a alguien».

Luego, asustado por la agresividad del dueño de la Eco Sport, volvió a su vehículo y escapó.


Persecución fatal


El vehículo con el que Codegoni atropelló a Pedro Leiva. Foto: Gentileza

Codegoni lo persiguió a lo largo de 380,20 metros, cruzó tres esquinas, y finalmente en Carro y Pampa, a 58,28 kilómetros por hora (la máxima en un cruce es 25 km/h), se subió a la vereda de la rotisería de Leiva, quien estaba afuera del negocio. Lo atropelló, lo aplastó contra la pared y le causó la muerte.

La fiscalía y la querella pidieron que se lo declare responsable de homicidio simple con dolo eventual. «Ese vehículo fue utilizado como un arma», afirmó Titanti.


La postura de la defensa


La defensa estuvo a cargo de dos exjueces, Marcelo Muñoz y Mario Rodríguez Gómez. El primero se encargó de rebatir los hechos, y el segundo la calificación legal.

Muñoz intentó volcar la responsabilidad sobre el conductor de la Fiat Strada. Afirmó que Codegoni lo seguía para pedirle los datos del seguro que el otro se negaba a darle.

«La culpa siempre es del que choca de atrás, y a nadie le gusta que le choquen el auto», dijo. Fue raro escucharlo expresar esa frase: cuando era juez, en presunto estado de ebriedad (no permitió que le hicieran el test de alcoholemia) embistió desde atrás a otro vehículo y escapó abandonando a sus víctimas. Por ese motivo lo echaron del Poder Judicial. Bueno, ya pagó y tiene derecho a una segunda oportunidad.

Rodríguez Gómez hizo un alegato más doctrinario, y para fundamentar el pedido de declaración de responsabilidad por homicidio culposo citó desde el caso Sebastián Cabello hasta el derrumbe de la Cooperativa Obrera y el atentado a la AMIA.

Al final, los abogados defensores pidieron que le devuelvan la Eco Sport a Codegoni, pero la fiscalía se opuso. Titanti dijo que el objetivo del Ministerio Público es decomisar el vehículo y subastarlo, en caso de que el imputado reciba una condena firme.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
«Utilizó su vehículo como un arma» dijo la fiscal: lo acusó de homicidio simple por atropellar y matar