Google pagó US$ 26.300 millones en 2021 para favorecer a su buscador, admitió en juicio contra EEUU

Se trata de la primera vez que Google revela los números, debido a que no quiere divulgarlos por temor a que dificulte la negociación de estos contratos en el futuro.

Google pagó US$ 26.300 millones sólo durante 2021 para asegurar que su buscador sea la opción por defecto en los navegadores web, reconoció un ejecutivo de la firma tecnológica en un juicio en donde enfrenta acusaciones de posición monopólica por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El nivel de pagos anuales que Alphabet -firma matriz de Google– le realizó a otras empresas para asegurar este posicionamiento casi se cuadriplicó desde 2014, año en donde implicaron US$ 7.100 millones, según reconoció al testificar en el juicio, Praphakar Raghavan, ejecutivo de Búsqueda y Publicidad de Google.

Del mismo modo, señaló que, sólo en publicidad en el buscador, Google registró ingresos por US$ 146.400 millones en 2021, un número que también escaló en los últimos años.

Los pagos que le realizó ese año a empresas como Apple y otras empresas productoras de dispositivos y desarrolladoras de navegadores fueron el mayor costo de la empresa durante ese año, según declaraciones difundidas por la agencia de noticias Bloomberg.

En base al calculó realizado por el portal especializado The Verge, Google está redirigiendo cerca de 16% de sus ingresos por búsqueda y 29% de sus ganancias totales para estos acuerdos de distribución.

Se trata de la primera vez que Google revela los números, debido a que no quiere divulgarlos por temor a que dificulte la negociación de estos contratos en el futuro.

No obstante, el juez Amit Mehta obligó a la multinacional a mostrar las cifras.

El argumento del Departamento de Justicia es que, si bien uno puede cambiar el buscador por defecto en los navegadores, generalmente las personas se quedan con el que viene de fábrica; y una prueba de ello es que Google pagó sumas multimillonarias por ello.

De los US$ 26.300 millones, la gran mayoría (US$ 18.000 millones) fueron pagados a Apple, firma que produce los iPhone, según indicó el diario The New York Times.

Pero también les paga a empresas como Samsung y a Mozilla, en este último caso para que sea la opción por defecto en el navegador Firefox.

Google paga miles de millones de dólares cada año a distribuidores, incluyendo productoras de celulares como Apple, LG, Motorola y Samsung; operadores móviles estadounidenses como AT&T, T-Mobile, y Verizon; y desarrolladores de navegadores como Mozilla, Opera y UCWeb para asegurar que su motor sea la opción por defecto y, en algunos casos, prohibirles que hagan acuerdos con competidores”, sostiene el Departamento de Justicia en su denuncia.

Según datos de Statcounter, Google representa el 91,58% de las búsquedas mundiales, mientras que 3,01 % son de Bing (Microsoft), 1,81 del buscador ruso Yandex, 1,24% de Yahoo!, 1% de la china Baidu y 0,58% de DuckDuckGo.

La fiscalía acusa que Google usó esta posición dominante en el mercado de búsqueda para lograr lo mismo en el sector de la publicidad digital.

El CEO de Microsoft, Satya Nadella, afirmó a principios de este mes al testificar que el hecho de que Google sea la opción por defecto le hace imposible competir, lo cual a su vez impide que un producto como Bing sea tan preciso como el de Google al no poder acceder a la misma cantidad de datos y patrones de los usuarios.

Los abogados de Google, en tanto, señalan que la gente prefiere su buscador simplemente porque es un mejor producto que sus competidores y que, si quieren hacerlo, simplemente lo pueden hacer con unos clicks.

Del mismo modo, advirtieron que la posición de su buscador es “precaria” y que podría perder relevancia entre los usuarios más jóvenes ante opciones como TikTok o ChatGPT.

De hecho, Raghavan afirmó que algunos usuarios ya llaman al motor de búsqueda como “abuelo Google”.

El juicio comenzó a comienzos de septiembre y entró en su etapa final, con Google presentando su defensa, luego de que Estados Unidos marcara su acusación.

«Este caso es sobre el futuro de internet y sobre si el buscador de Google se enfrentará a la posibilidad de competencia real algún día», dijo Kenneth Dintzer, uno de los abogados que representa a Estados Unidos al comenzar el proceso.

En caso de confirmarse la acusación, el juez buscará remedios a la situación.

Si pierde el jucio, Alphabet podría verse obligada a separar el servicio de búsqueda de otros como el sistema operativo Android o Google Maps, lo cual implicaría la mayor división forzosa de una empresa estadounidense desde la de AT&T en 1984.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios