La campaña toma velocidad en EE. UU.

Demócratas se aprestan para New Hampshire y Bush no les pierde pisada.



WASHINGTON (AFP).- A nueve meses de los comicios, la campaña presidencial estadounidense arrancó a toda velocidad, con un presidente republicano, George W. Bush, en plena ofensiva y los demócratas buscando al mejor candidato para enfrentarlo.

“Las campañas presidenciales estadounidenses son ya las más largas del mundo, pero ésta bate el récord. Los demócratas y Bush comenzaron a finales del verano, quince meses antes de la elección”, destaca Eric Davis, profesor de ciencia política en la Universidad de Middlebury (Vermont, noreste).

Las primarias demócratas atraen la atención de los medios de comunicación, pero George W. Bush no piensa dejarles el terreno libre.

Multiplica sus desplazamientos tras haber expuesto hace algunos días los grandes temas de su campaña durante su discurso anual sobre el estado de la Unión.

Los siete candidatos demócratas que siguen en carrera pasarán el martes un nuevo examen con la primaria de New Hampshire (noreste).

Tras el primer caucus (asamblea electoral partidaria) de Iowa, la lucha es muy intensa, sobre todo entre cuatro candidatos: Howard Dean, John Kerry, John Edwards y Wesley Clark. Cerca de 40 primarias y caucus tendrán lugar antes de fines de marzo.

El presidente Bush, por su parte, aborda en sus intervenciones los temas que le son más favorables. En primer lugar, la seguridad del territorio y l lucha contra el terrorismo para las que insinúa que los demócratas no están a la altura.

Tras haber ganado en una controvertida elección en 2000 frente al demócrata Al Gore, el bando de Bush se prepara para una nueva elección muy ajustada el 2 de noviembre de 2004.

Según encuestas de opinión, Bush estaría en un cabeza a cabeza con su oponente demócrata, cualquier que sea, si la elección tuviera lugar ayer.

Si en los primeros debates se atacaron entre ellos, los candidatos demócratas tienen ahora por blanco al presidente saliente, como demuestra el último debate televisado el jueves de noche. “Todos los candidatos se concentraron en George W. Bush y es lo que espero que hagan. No olvidemos que la prioridad es derrotarlo”, comentó el presidente del Partido Demócrata, Terry McAuliffe.

Entre los favoritos demócratas, sólo Howard Dean, ex gobernador de Vermont (noreste), se opuso abiertamente a la guerra en Irak. John Kerry, condecorado en Vietnam por actos de coraje, y Wesley Clark, vencedor de la guerra de Kosovo en 1999, destacan su pasado militar para afirmar que podrían gestionar la situación mejor que Bush.


Comentarios


La campaña toma velocidad en EE. UU.