La CEB busca un acuerdo con el municipio para cobrar una deuda “en especies”

La prestataria del servicio eléctrico de Bariloche reclama un saldo de 52 millones de pesos al municipio. Todavía espera un subsidio nacional.

 La Cooperativa de Electricidad Bariloche mantiene un añejo reclamo ante el municipio por deudas impagas y ante la imposibilidad de cobrar en dinero estaría dispuesta a recibir a modo de compensación herramientas, combustible y otros insumos indispensables para la prestación de los servicios a su cargo.

El presidente de la CEB, Carlos Aristegui, reconoció que la prestadora eléctrica atraviesa una severa estrechez económica porque tiene la tarifa congelada (de común acuerdo con la provincia) y sigue a la espera de un subsidio de 22 millones de pesos mensuales prometido por Nación, justamente para mantener sin cambios el precio final a los usuarios, que está pendiente desde hace largo tiempo en la secretaría de Energía.

Aristegui dijo que otra fuente complementaria de ingresos sería cobrar la deuda del municipio, engrosada por los consumos eléctricos en las tomas de tierra. Esa suma ya se achicó en parte con la cesión “a cuenta” de un camión desobstructor de ductos cloacales, que el municipio formalizó en octubre pasado, por un valor de 17 millones de pesos.

Pero la compensación definitiva de las acreencias mutuas entre la municipalidad y la CEB sigue trabada, porque no hay acuerdo en las cifras. Aristegui dijo que para la CEB “está claro” que el saldo en su favor es de 52 millones de pesos, a lo que habría que sumar las facturas que se agregan mes a mes por los tableros comunitarios de los barrios y restar la tasa municipal que paga la Cooperativa, siempre por montos menores.

Dijo que a esa cuenta también hay que añadir el primer “pago en especies” que efectuó el municipio con el camión “vactor”, al que podrían seguir acuerdos similares por otros materiales.

“Lo hablé con el intendente Gennuso hace unos días y es una posibilidad para avanzar. Ahora deberíamos tratarlo y aprobarlo en el Consejo de Administración (de la CEB) y después tendrá que resolver el municipio”, dijo Aristegui.

Señaló que ese mecanismo “no es el ideal” porque la Cooperativa necesita el dinero, pero cobrar la abultada deuda resultaría improbable en el actual contexto.

Según el directivo, el municipio tiene acceso a compras de combustible en grandes volúmenes y la CEB podría entrar en una operatoria para cobrarse con ese insumo. También necesitarían equipamiento para afrontar eventuales emergencias por nevadas.

“Son cosas que si no las obtenemos así habría que comprarlas, por eso sería bueno que lo aporte el municipio y de paso bajar la deuda”, dijo Aristegui.

Señaló que sobre ese pasivo acumulado de 52 millones la CEB “no tiene dudas” y lo defiende desde lo técnico. Dijo que la municipalidad no la da por certificado ese volumen de deuda “pero tampoco dice que no”.

Sobre la cuestión tarifaria, dijo que la espera para que Nación defina el acceso al subsidio -concedido a todas las empresas eléctricas que están al día con Cammesa por las compras de energía mayorista- les causa grave perjuicio. Aseguró que si no hay solución pronto tendrán que reactivar el pedido de aumento de tarifas que habían iniciado ante el ente regulador provincial.


Comentarios


La CEB busca un acuerdo con el municipio para cobrar una deuda “en especies”