La Corte ratificó la condena por un crimen en Allen



La Corte Suprema dejó firme la condena a prisión perpetua contra un hombre que encerró a un joven de Allen en su precaria vivienda, puso cadena y candado por afuera y la prendió fuego.

La pena recayó sobre Erico Nelson Segura, por el delito de “homicidio calificado por alevosía” en perjuicio del joven Franco Cayuqueo.

El hecho ocurrió el 7 de abril de 2013 en el interior de la casilla, donde “Segura dio muerte a Cayuqueo como consecuencia del fuego que inició en la casilla donde éste se encontraba”.

El damnificado fue “reducido y dejado en el interior de la rancha sin posibilidad de ejercer defensa alguna”, sostuvo el fallo, ahora ratificado por la Corte, con las firmas de los jueces Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda.

Segura “provocó intencionalmente la indefensión de la víctima, dejándola totalmente a su merced”, añadió la resolución.

El condenado actuó “con la participación de otros sujetos no identificados”, que aún están prófugos.

Si bien nunca quedó del todo probado, en la acusación se sostuvo que “dicho ataque habría sido por venganza, atento al encarcelamiento que padeció Segura debido a amenazas con un arma que realizó en contra de la novia de Cayuqueo”.

La otra hipótesis también habla de una venganza porque la víctima y un amigo “lo habrían tiroteado por la espalda” a Segura.


Comentarios


La Corte ratificó la condena por un crimen en Allen