La crisis afectará las inversiones en países emergentes

Análisis



LONDRES (Reuters).- El apetito de las empresas por la inversión directa en las economías en desarrollo podría socavarse en forma permanente debido a las pérdidas por miles de millones de dólares que ahora enfrentan aquellos que invirtieron en la Argentina.

Las empresas extranjeras de servicios públicos ahora cobrarán menos, en términos de dólares, por sus servicios tras la reciente devaluación del peso.

Si las empresas perciben las nuevas medidas de Argentina como algo que los países en problemas estarían propensos a imitar, el costo potencial de la inversión en los mercados emergentes aumentaría drásticamente.

“A los bancos españoles y las empresas de telecomunicaciones se les han quemado los dedos. El riesgo aho-ra es que tanto estas empresas como otras comiencen a evaluar nuevamente su inversión extranjera directa y podría haber una mayor desaceleración”, dijo Paul Luke, estratega de mercados emergentes de Brunswick Direct.

Los datos del Fondo Monetario Internacional muestran que la inversión extranjera directa ha sido el único punto fuerte para los mercados emergentes en los últimos cinco años, con un total de 590.000 millones de dólares, y compensó con creces una salida de fondos de inversores en acciones y bonos.

Pero la inversión extranjera directa en el 2000, el período más reciente del que se tienen datos completos, disminuyó a 146.000 millones de dólares, desde 153.400 millones de dólares en 1999.

Hasta ahora Argentina ha recibido una de las mayores cuotas de inversión en América Latina.

Las empresas españolas invirtieron 16.030 millones de euros en Argentina en 1999 y 3.260 millones de euros en 2000, siendo Repsol el mayor inversor, con la adquisición de la petrolera argentina YPF.

Sin embargo, no es sólo Argentina lo que puede provocar el cambio. También recientemente, la mayor bancarrota de la historia corporativa ha borrado del panorama al comercializador estadounidense de energía Enron Corp, un fuerte inversor en el sector energético.

Hasta países muy distantes de Argentina están sintiendo los efectos.

La República Checa canceló la mayor privatización en la industria del país, la venta de la empresa de energía CEZ, después de que las ofertas por la participación estuvieron por debajo de las expectativas. (Reuters)


Comentarios


La crisis afectará las inversiones en países emergentes