La crisis del petróleo podría durar años

La advertencia fue realizada por consultoras internacionales especializadas. Trazaron tres escenarios en los que, de todas formas, los precios no se recomponen en este año.





Según las consultoras, los precios se mantendrán deprimidos por lo que queda del año.

Según las consultoras, los precios se mantendrán deprimidos por lo que queda del año.

Cuánto durarán los precios bajos para el petróleo y en qué valores se ubicará este año son dos factores que en gran medida dependerán de las mismas naciones que desencadenaron la crisis final: Rusia y Arabia Saudita. Pero más allá del cómo y cuánto, los especialistas coinciden en que los precios se mantendrán deprimidos por lo que resta del año.

Un reciente informe de la reconocida consultora McKinsey & Company trazó tres escenarios posibles para la evolución de la actual crisis.

En el primero postularon que la Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados no lleguen a ningún nuevo acuerdo. De esta forma Arabia Saudita y Rusia elevarán su producción en unos 4.500 millones de barriles por día.

Este escenario llevaría a un sobrante, a nivel mundial, de 1,6 millones de barriles por día, y haría que el precio del barril se mantengan en el orden de los 30 dólares –con ocasionales caídas a 20 dólares- por los próximos tres años.

El segundo escenario que analiza McKinsey es que se retorne al acuerdo de recortes de producción de la OPEP previo a la abrupta decisión de Rusia y Arabia Saudita.

Las proyecciones internacionales contemplan precios para el Brent que en todos los casos se emplazan por debajo de los costos argentinos.

En este caso, la consultara estimó que la demanda en este año caerá igual en 1,6 millones de barriles por día pero se estabilizaría hacia el año que viene. En esta proyección el precio del barril sería para este año de unos 40 dólares, y tendería a recuperar su precio hacia los 50 dólares en 2022.

El tercer escenario parece menos probable. Plantea que la OPEP llegue a un nuevo acuerdo para reducir aún más su producción de lo que habían inicialmente abordado, algo así como el propósito de la reunión de Viena que fracasó a principios de mes.

Con este escenario los precios para este año se incrementarían a 45/50 dólares por barril y tenderían a los 60 para el 2022.

En todos los escenarios, el precio internacional propuesto se ubica por debajo del margen de rentabilidad de la mayoría de los desarrollos en el país, dado que un Brent de 45 dólares se traduce al Medanito nacional en unos 38 dólares en el mejor de los casos.

Paralelamente, el bajo precio del petróleo afecta al gas natural licuado (GNL) que se espera que este año se mantenga bajo, en el orden de los 3 a 3,50 dólares por millón de BTU.


Comentarios


La crisis del petróleo podría durar años