La Cumbre de Guadalajara terminó con palos y gases



GUADALAJARA, México (AFP).- Casi una centenar de personas fueron detenidas por su presunta participación en los desmanes registrados al concluir la marcha de varias organizaciones civiles, sindicales y campesinas en contra de la Cumbre eurolatinoamericana, informaron este sábado autoridades locales.

"Tenemos en este momento 85 personas a disposición de la secretaría de Seguridad, siete son extranjeros, en las siguientes horas será decretada la libertad de 50 de ellos y 35 serán puestos a disposición de la Procuraduría del estado", dijo Octavio Solís, procurador del estado de Jalisco (oeste de México).

La variopinta manifestación del viernes pasado, en la que participaron unas 3.000 personas, se tornó violenta cuando grupos de jóvenes encapuchados, armados con palos, piedras y todo tipo de objetos, se enfrentaron a la policía antimotines en algunas avenidas que circundan el centro histórico de Guadalajara, donde se hallaba el perímetro de seguridad de la cumbre.

El centro de Guadalajara, donde se encuentra el antiguo Hospicio Cabañas -pintado con invaluables murales de José Clemente Orozco-, estaba resguardado desde mediados de semana con vallas y más de 2.000 elementos policiales, bajo la supervisión del Estado mayor presidencial mexicano.

Los jóvenes forcejearon durante varios minutos con los antimotines hasta que lograron abrir las barricadas que utilizaron después como armas adicionales. En respuesta otro contingente de efectivos bloquearon otra de las cuadras de ese perímetro a los que los inconformes empezaron a lanzar todo tipo de objetos que encontraban a su paso, desde palos, piedras hasta botellas de vidrio. Con gases lacrimógenos los antimotines lograron dispersar a los jovenes que durante las estampidas por el Centro Histórico de esta ciudad dañaron más de una veintena de locales comerciales, al menos dos de ellos fueron saqueados.


Comentarios


La Cumbre de Guadalajara terminó con palos y gases