La Defensoría del Pueblo de Bariloche quedará vacante porque no hubo acuerdo en el Concejo

El plazo para designar un nuevo Defensor del Pueblo que reemplace a Beatriz Oñate vence hoy. El cargo quedará sin cubrir por tiempo indefinido.

El proceso de selección del defensor comenzó a mediados de febrero y se presentaron 14 candidaturas. Foto: archivo

El proceso de selección del defensor comenzó a mediados de febrero y se presentaron 14 candidaturas. Foto: archivo

El plazo para designar un nuevo Defensor del Pueblo que reemplace a Beatriz Oñate vence hoy y el cargo quedará sin cubrir por tiempo indefinido, ya que el Concejo todavía no resolvió la sucesión, a pesar de que tiene sobre la mesa desde hace un mes y medio los proyectos de los 14 candidatos que pugnan por asumir esa función.

La presidente del Concejo, Natalia Almonacid, convocó a una reunión especial de Comisión Legislativa para el próximo lunes a las 11 con el único tema de “acordar terna postulantes para cubrir el cargo de Defensor/a del Pueblo”.

Luego el Concejo debería realizar una sesión extraordinaria para definir el nombramiento, que todavía no tiene fecha. La demora tiene que ver con las dificultades de los concejales para conformar una mayoría especial de ocho votos sobre once, que se necesitan para designar al defensor. Pero esa limitación ya estuvo presente en las tres elecciones anteriores, que se realizaron en término y con votaciones por unanimidad.

En este caso el proceso de selección del defensor para el período 2021/2025 comenzó a mediados de febrero, se presentaron 14 candidaturas, el 31 de marzo expusieron en audiencia pública y desde entonces el trámite quedó en manos del Deliberante, que tenía 45 días para definir.

Los concejales consultados se cuidaron de hacer nombres, pero señalaron que la situación se trabó porque nadie tiene la mayoría y porque incluso en Juntos Somos Río Negro (el bloque oficialista, cinco votos) habría serias divisiones internas que le impiden presentar una postura unificada.

Oñate aspira a la reelección y tendría el apoyo del bloque unipersonal del PUL y una parte de Juntos, pero no llega a los ocho votos. Mientras que otro sector del oficialismo se niega a ratificar en el cargo a la abogada promovida por el sindicato mercantil.

El Frente de Todos (tres votos) fue el único que presentó una terna y un posible mecanismo de elección, pero no logró acuerdo alguno. La presidente de ese bloque, Julieta Wallace, manifestó hoy su malestar por las dilaciones y por el supuesto desinterés del oficialismo en cumplir con los plazos para la designación.

La vacancia de la Defensoría del Pueblo impondría una situación nueva, que nadie sabe muy bien cómo abordar. El único caso equiparable ocurrió en enero de 2013 cuando el primer Defensor del Pueblo, Vicente Mazzaglia, fue apartado del cargo meses antes de cumplir el mandato por una denuncia de maltrato laboral. En su lugar asumió de modo interino la secretaria legislativa de aquel entonces. Roxana Barbieri.

Wallace dijo que la actual situación demuestra que “los intereses sectoriales se impusieron sobre la institucionalidad, la democracia y el bien común”.

Recordó que su bloque presentó hace ya un mes, el 14 de abril, una propuesta formal en comisión legislativa para avanzar en la elaboración de una terna de candidatos, como está previsto por ordenanza, pero no tuvo eco alguno.

Recién esta semana volvieron las reuniones informales entre presidentes de bloque, pero no aparece el mecanismo ni la necesaria flexibilización de posturas para confluir en una candidatura con suficiente apoyo.

“Propusimos un mecanismo y también opciones de consenso, pero todos fueron vetados”, dijo ayer el FdT en un comunicado. Esta semana sugirieron la posibilidad de discutir una terna entre ayer y hoy para sesionar mañana y designar el defensor dentro del plazo, pero el oficialismo eligió dejarlo para la semana próxima.

Este diario intentó hoy consultar sobre el tema a la presidente del Concejo, Natalia Almonacid, pero no respondió los llamados ni los mensajes.

Wallace dijo que el Frente de Todos fue el único que propuso una candidatura “privilegiada” y otra “de consenso”, a modo de plan B. También incluso llevaron un tercer nombre como plan C. Afirmó que sólo Pablo Chamatrópulos, concejal de Podemos, presentó sus propios “plan A y plan B”, pero el resto de los bloques mantuvieron una conducta pasiva, a la espera de un acuerdo que nunca llegó.

El FdT señaló que la elección debió cumplirse en término porque así lo demanda el funcionamiento de la democracia, también “por respeto a los 14 candidatos que con mucha responsabilidad han llevado adelante todo el proceso y sobre todo a las vecinas y vecinos que desde el lunes 17 de mayo no podrán contar con un Defensor/a del Pueblo”.

Agregó que el oficialismo no hizo propuesta alguna para generar un consenso y señaló que esa búsqueda implicaría “dejar de lado apetencias políticas, sectoriales, individuales y sobre todo caprichos políticos”.

Wallace subrayó que fue “por irresponsabilidad del oficialismo y de algunos bloques unipersonales que no hay todavía una terna de candidatos” y consideró el incumplimiento del plazo como es un fracaso político. “Nosotros hicimos todo lo posible, pero los otros bloques no estuvieron a la altura”, afirmó.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La Defensoría del Pueblo de Bariloche quedará vacante porque no hubo acuerdo en el Concejo