La demora de la emergencia turística nacional impacienta al sector

La Cámara de Turismo de Río Negro pidió a los diputados de la provincia un empuje en sacar la ley ante la crisis severa del sector por la cuarentena que impide el funcionamiento de la actividad.

El cerro catedral está cargado de nieve pero sin turistas. Foto: Alfredo Leiva

El cerro catedral está cargado de nieve pero sin turistas. Foto: Alfredo Leiva

La emergencia nacional para el turismo, como consecuencia de la crisis del coronavirus, se demora y el sector empresario de Río Negro se impacienta. Por eso pidió un empuje a los diputados en el Congreso para que el Gobierno nacional atienda esta demanda.

La declaración de la emergencia tiene una veintena de proyectos de ley en el Congreso pero días atrás el ministro de Turismo de la Nación, Matías Lammens, comunicó a los empresarios de Bariloche  que el Ejecutivo está abocado a redactar su propia iniciativa, que será nutrida de los proyectos en curso y de los pedidos de las cámaras empresariales vinculadas al turismo del país.

El proyecto anunciado por Lammens todavía no llegó al Congreso y tampoco se tradujo en un decreto del presidente Alberto Fernández. Por eso también el jueves pasado el sector hotelero y gastronómico de Bariloche se sumó a protesta para exigir la emergencia, que impulsó la Federación Empresaria Hotelera y Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

A nivel provincial, la emergencia para el comercio y el turismo fue declarada por decreto de necesidad y urgencia, y posteriormente se sancionó la ley que determina la zona de desastre para la región Andina. Esta última medida dejó afuera a la costa atlántica y generó malestar en esa región.

La premura del sector de contar con beneficios impositivos a nivel nacional, ayudas con créditos blancos y otras medidas para aliviar la crisis, llevó a la Cámara de Turismo de Río Negro  a organizar una reunión por videollamada con los diputados Lorena Matzen, Martín Soria, Luis Di Giácomo, Graciela Landriscini y Ayelén Spósito .

La entidad, que preside el barilochense Néstor Denoya, presentó su problemática con las voces de referentes de las zonas Atlántica, Valle y Andina y los diputados comprometieron trabajar para que salga la emergencia para la industria del turismo.

Los empresarios valoraron la “buena predisposición de los diputados dejando de lado las diferencias políticas”.

El sector hotelero de Bariloche se sumó el jueves al reclamo por la ley de emergencia. Foto: Gentileza

También se conoció la semana pasada que los centros de esquí del país pidieron ser considerados dentro de la emergencia turística por la crisis del sector, ante la pérdida de la temporada invernal, si no se abren las pistas y los corredores turísticos para que lleguen los visitantes del área Metropolitana, Córdoba y Santa Fe, que aportan un 80% de los turistas en la región.

En la Cámara de Diputados hay 14 proyectos de ley de emergencia turística con algunos matices. Hay iniciativas con plazos de tres meses, de 180 días o de  un año, además de propuestas de crear un régimen de promoción, planes de asistencia y un consejo público y privado para la recuperación de la actividad.

De los rionegrinos, solo la radical Matzen impulsó un  proyecto de emergencia, el primero que ingresó a la Cámara, aun antes del inicio de la cuarentena. Su iniciativa original era por 180 días y luego acompañó la autoría de otro proyecto, impulsado por varios parlamentarios de la UCR, que fija el plazo hasta el 31 de diciembre.

En tanto, en el Senado hay seis proyectos de ley de emergencia turística, uno de ellos de la barilochense Silvina García Larraburu que promueve este estado por 180 días.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La demora de la emergencia turística nacional impacienta al sector