Gutiérrez va contra el pedido de Buenos Aires de más coparticipación

El gobernador se unirá al coro de sus pares peronistas para plantear la oposición a la actualización del fondo del conurbano bonaerense. Insistió en que el reclamo de María Eugenia Vidal debe ser al gobierno nacional y resistió descuentos en la coparticipación.



El gobernador Omar Gutiérrez manifestó su oposición a la modificación de los topes del Fondo del Conurbano Bonaerense, tal como lo exige su par de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. Aseguró que defenderá irrestrictamente los fondos de la provincia y que el reclamo la mandataria se debe resolver ante el gobierno nacional sin afectar los recursos de otras provincias.

En declaraciones a “Río Negro” Gutiérrez anticipó que participará junto a otros gobernadores en una reunión que se realizará el próximo miércoles en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí planteará su postura negativa a que “el descongelamiento del Fondo del Conurbano sea a coste de las provincias, vamos sostener la defensa irrestricta, irrenunciable, innegociable e inquebrantable de los recursos de Neuquén”.

De esta manera el mandatario coincidió con las declaraciones vertidas por el vicegobernador Rolando Figueroa, quien dijo que “esta disputa es una nueva manifestación que actualiza la histórica tensión que signó a nuestra nación desde sus orígenes: Buenos Aires versus ‘el interior’”.

El Fondo del Conurbano fue sancionado en 1.991 tras el reclamo del entonces vicepresidente, Eduardo Duhalde, de más recursos para la provincia de Buenos Aires. Establecía que además de los porcentajes fijados en la ley de Coparticipación, la provincia recibiría el 10% de la recaudación por impuesto a las Ganancias. Más tarde, en 1.996 se fijó un tope de 650 millones de pesos y establecieron que el excedentes se repartiera entre el resto de las provincia.

Actualmente el pedido de Vidal equivale 50.000 millones de pesos anuales, que contemplan una actualización del aporte.

El gobernador dijo que “la situación la debe definir la Corte Suprema de Justicia” y que “hay una oposición al reclamo bonaerense de prácticamente todos los gobernadores”, agregó que deben intervenir también los fiscales de Estado de cada provincia.

Por último, añadió que si hay una disputa “tendrá que ser solucionada entre la provincia de Buenos Aires y la Nación, pero de ninguna manera esto puede afectar los recursos de otras provincias” y aclaró que “nosotros no nos metemos con lo que es de otras provincias y de la misma manera vamos a defender los recursos de Neuquén para los neuquinos”.

En cuanto los perjuicios que significarían para los ingresos de la provincia, en caso de darse una modificación, no se pueden detallar porque se debe hacer un cálculo la recaudación de los impuestos y por otro lado desestimó que esta posición del arco de gobernadores traiga alguna desavenencia a las relaciones entre el gobierno provincial y nacional.

El fiscal de Estado Raúl Gaitán había informado que iba a oponerse al reclamo de la provincia de Buenos Aires.

“Hay una oposición al reclamo bonaerense de prácticamente todos los gobernadores y lo debe resolver la Corte Suprema”.

El gobernador Omar Gutiérrez confirmó la postura provincial.

¿Cuánto costará?

Datos

“Hay una oposición al reclamo bonaerense de prácticamente todos los gobernadores y lo debe resolver la Corte Suprema”.
1.149
millones perdería la provincia en un año si se actualiza el fondo del conurbano que quedó congelado en 1996.

L a controversia planteada a partir de la demanda presentada por el gobierno de la Provincia de Buenos Aires en relación al “Fondo del conurbano bonaerense” nos afecta directamente a todos los neuquinos, en la medida en que cuestiona la distribución actual del impuesto a las Ganancias y la asignación de los fondos específicos asociados al mismo.

El tema me preocupa enormemente dadas las implicancias económico-financieras que significaría para Neuquén un fallo de la Corte Suprema de Justicia a favor de tal demanda. La gobernadora de Buenos Aires –con el apoyo explícito del presidente Macri en plena contienda electoral– aspira a que su provincia recupere íntegramente el Fondo del Conurbano Bonaerense, así como las sumas retroactivas.

No quisiera profundizar en un análisis demasiado tecnicista, pero debemos tener claro que, sea que se restituya por completo el Fondo a la Provincia de Buenos Aires, eliminándose el tope y, por ende, el excedente del que recibimos una parte; sea que Buenos Aires comience a participar de la distribución de dicho excedente y también del Fondo de Obras de Infraestructura; incluso si se optara por eliminar ambos fondos y se reintegraran a la masa coparticipable bruta, todas estas alternativas significan una reducción importante de recursos para nuestra provincia que, a su vez, se trasladaría a los municipios neuquinos.

Creo que esta disputa es una nueva manifestación que actualiza la histórica tensión que signó a nuestra nación desde sus orígenes: Buenos Aires versus “el interior”. Que tantas veces se puso de manifiesto en momentos clave del proceso independentista y que, protagonizados por nuestros grandes patriotas revolucionarios, San Martín y Belgrano, marcaron hitos en la historia argentina, a través de claras manifestaciones de resistencia a las políticas de dominación y centralismo porteño.

Es importante destacar que la presente controversia es una muestra más de lo que Nación se limita a discutir la cuestión impositiva, eludiendo el debate de fondo: una revisión profunda del sistema tributario y la definición de un nuevo sistema de coparticipación federal de impuestos. De allí que el presidente nos pida que moderemos el impacto del impuesto a los Ingresos Brutos, nuestra fuente principal de recursos. ¿Se olvida que las provincias tuvimos que asumir la responsabilidad de proveer educación y salud públicas, obligaciones que, en otros tiempos, eran competencia del gobierno central? Los neuquinos tenemos, además, un plus diferenciador porque, gracias a las oportunidades de desarrollo que generamos, debemos dar respuesta a las expectativas de los compatriotas que, día a día, llegan a nuestra provincia con la esperanza de disfrutar de una mejor calidad de vida.

Tampoco podemos pasar por alto los cambios en política económica implementados por el actual gobierno nacional que, si bien significaron beneficios para ciertos sectores productivos, repercutieron negativamente en sus fuentes de financiamiento, como fue la decisión de eliminar o disminuir las retenciones al sector agroexportador. El Estado perdió recursos y no logra compensar esa pérdida. Entonces, si bien entiendo que la gobernadora de Buenos Aires defiende los intereses de su provincia, a nosotros nos interpela directamente como representantes de los intereses del interior y como defensores acérrimos del federalismo, en tanto principio que nos identifica, distingue y diferencia desde siempre.

Por todo lo expuesto, considero que es el Estado Nacional el que debe encontrar la manera de dar respuesta al reclamo bonaerense, sin que ello signifique perjudicar las arcas provinciales. No podemos seguir avalando la histórica y casi natural tendencia a que los intereses de Buenos Aires predominen por sobre los del interior. Debemos levantar la bandera del federalismo más alto que nunca, contribuir a una mayor integración nacional respetando las particularidades y autonomías provinciales, y propender a la superación de esta tradicional división entre provincias subordinadas y directoras.

*Vicegobernador de Neuquén, especialista en Tributación


Comentarios


Gutiérrez va contra el pedido de Buenos Aires de más coparticipación