La familia Toconás está en Mar del Plata y vive angustiada los rastreos

Olas de entre 5 y 6 metros dificultaron la búsqueda con las naves. Sólo hubo rastreos aéreos, pero desde la Armada afirman que es difícil detectarlo.

Los familiares del tripulante de Sierra Grande, Mario Toconás, se instalaron ayer en la base naval de Mar del Plata y vivieron con angustia los avatares que rodean la búsqueda del submarino ARA “San Juan”, perdido desde hace cinco días con 44 personas a bordo. Un equipo de psicólogos, especialistas en estos casos, está dando apoyo al círculo íntimo de todos los tripulantes, que llegaron desde distintos puntos del país.

En lo que hace al rastreo de la nave no hubo novedad y el escenario se complicó por dos hechos que instalaron un clima de decepción:

- El mar picado con olas de 5 a 6 metros de altura y vientos de 80 kilómetros impidió la búsqueda con los buques. Sólo se hizo con aviones y el pronóstico meteorológico seguirá malo hasta mañana (Ver pág 4).

- No está confirmado que las siete llamadas desde teléfonos satelitales detectadas el sábado hayan sido realizadas por la tripulación del submarino ARA San Juan, según informó Armada Argentina . Para sumar más incertidumbre sobre la búsqueda, deslizaron que “no se descarta ninguna hipótesis”.

En cualquier caso, la Armada argentina aseguró que los tripulantes cuentan con agua, alimento y oxígeno para enfrentar unos 15 días más.

El vocero de la Armada Argentina, Enrique Balbi dijo ayer que “la altura de las olas, sumado a lo poco que aflora del submarino, el color negro de su pintura, lo delgado del perfil de la vela y el estado de mar, junto con la altura del oleaje, están complicando mucho la detección tanto radial como visual”,expresó el marino.

“Las condiciones meteorológicas siguen siendo muy adversas” y “no se ha tenido contacto o detección ni visual ni (por) radar con el submarino”, añadió.

“Dios quiera que los encuentren”, reaccionó luego desde la base naval Mar del Plata Ester Alfaro, madre del tripulante Cristian Ibáñez. “¿Cómo está el ánimo?”, le preguntó el periodista de TN. “Pésimo”, respondió la mujer. Recordó que su hijo trabaja hace 10 años en el submarino y que la última vez que hablaron fue por teléfono fue antes de que él se embarcara.

El padre de Mario Toconás (Irineo, ex minero) y dos de sus hermanos (Miguel y Rosana, ambos policías rionegrinos) viajaron desde Sierra Grande a Mar del Plata para estar más cerca en la búsqueda y acompañar a Ruth, la esposa del tripulante embarazada de cuatro meses y a Rian, el hijo de ambos, que tiene 8 años.

La familia Toconás vive con extrema angustia la búsqueda. “El día que nos enteramos nos tuvimos que retirar del trabajo, la cabeza está en otro lado en estos momentos”, contaron a “Río Negro” Miguel y Rosana.

Junto a los familiares de todos los tripulantes se dan ánimo por estas horas difíciles y esperan las noticias.

“Acá hay familiares de todos, ya que los 44 tripulantes están radicadas acá en Mar del Plata”, contó Rosana.

En Sierra Grande familiares, amigos del barrio y de la comunidad toda envía señales de aliento para los Toconás, ya que Mario hizo el secundario en la ciudad y luego se anotó en la Armada. (Ver recuadro )

El sábado se habían generado indicios de optimismo entre los familiares con las llamadas.

Con el correr de las horas, todo se relativizó ayer, dado que todavía no está claro desde qué equipo se hizo ese intento de contacto y si las señales corresponden a entradas salientes o entrantes.

“Se está analizando cuál es la posibilidad de confirmación que provengan del submarino San Juan”, dijo el jefe de la Base Naval Mar del Plata, contraalmirante Gabriel González González.

Dato

La Armada deslizó que un desperfecto en el sistema de comunicación podría ser la causa de la pérdida de contacto con el submarino.

La tripulación

es experimentada

Varios padres de familia y una mujer integran la experimentada tripulación del submarino “ARA San Juan”. La mayoría lleva dos o tres años embarcados y todos acumulan varias navegaciones, según la información que brindó ayer la Armada.

Al mando está el capitán de fragata Pedro Martín Fernández, casado y padre de tres hijos. Como la gran mayoría de los tripulantes, Fernández vive en Mar del Plata, apostadero habitual del submarino.

Segunda al mando es la teniente de navío Eliana Krawczyk, de 35 años, oriunda de la ciudad de Oberá, Misiones. Es la única mujer en el submarino.

El tercero en el orden de mando es el teniente de navío Fernando Ariel Mendoza, nacido en Entre Ríos.

El jefe de máquinas es el suboficial primero Hernán Rodríguez que integra la tripulación hace nueve años.

De varias provincias.
Hay tripulantes de Salta, Tucumán, Jujuy, San Luis, Mendoza, San Juan, Entre Ríos y de Río Negro, con Mario Toconás.

El más joven: Con 27 años, el cabo segundo Fabricio Alejandro Alcaraz es el maquinista del “San Juan” desde hace un año.

Perfil

Gente de trabajo

Mario Armando Toconás, tiene 36 años, es cabo principal y trabaja en el sector de armas submarinas en el ARA San Juan.

Se crió en Sierra Grande pero desde hace un tiempo y por su actividad se radicó en Mar del Plata. La mayoría de sus hermanos y su padre viven en la ciudad minera de Río Negro.

La familia Toconás es oriunda de Palpalá, Jujuy. Está integrada por siete hermanos, el papá Irineo y la mamá de Mario, que falleció en 2005. Aquí son reconocidos como gente de trabajo y la incertidumbre por Mario golpea a muchos y está en boca de los vecinos en sus charlas diarias.

Mario hizo aquí el secundario en el CET 12 y hace 13 años ingresó a la Armada.

En 2010 se capacitó y se recibió de submarinista en Mar del Plata. Desde hace unos años realizaba tareas en el ARA San Juan.

Toconás está casado con Ruth que está embarazada de cuatro meses y tienen un hijo de 8 años que se llama Rian .

Oraciones y aliento

desde Sierra Grande

En la misa central de la parroquia Nuestra Señora de Lourdes de Sierra Grande, el padre Cristian Benavidez, dedicó unas palabras y una oración para el joven serrano Mario Toconás, quien es buscado junto a la tripulación del ARA San Juan .

“En este encuentro, (la misa) está la presencia de Mario y los marineros que están siendo buscados”, señaló el sacerdote.

La catequista de Mario es Mari Taborda quien se refirió al joven que vivió en la localidad serrana- “Cómo olvidar a los tres hermanitos Toconás, eran todos muy unidos”, recuerda Mari.

A pesar que pasaron 25 años de aquellos tiempos, la mujer mantiene intactos los recuerdos. Era catequista de la capilla Sagrada Familia del barrio donde vivían los jujeños Toconás.

“Cuando me enteré por TV lloré mucho, prendí velas a la virgen de Guadalupe, y en la iglesia estamos todos en oración”, acotó.

En la misma misa, los vecinos se mostraron angustiados por la situación de los tripulantes del submarino.

En las redes sociales, los mensajes son alentadores para la familia Toconás, hay cadenas de oración y mensajes de acompañamiento.

Desde Buenos Aires los médicos Néstor Beola y Marta Schaer, que atendieron a la familia los recordaron con mucho cariño y expresaron su “esperanza, confianza y fe, en que pronto tendremos buenas noticias del submarino ARA San Juan y toda su tripulación”.

De la ilusión a la decepción,

con información falsa

El día había arrancado con mucha ilusión para los familiares en la base por el comunicado de Defensa que anticipaba que las siete comunicaciones satelitales detectadas “provendrían” del ARA San Juan. Pero esa información perdió fuerza.

“Crean en nosotros”, es el pedido que las autoridades le hacen al entorno íntimo de la tripulación, ya que aparece información falsa. Durante la mañana se viralizó el supuesto hallazgo del submarino, algo parecido a lo ocurrido el jueves, cuando algunos portales y en particular redes sociales aseguraban que había sido rescatado y se lo trasladaba a remolque rumbo a la costa.

“Rezo a diario por

los 44 tripulantes del submarino militar argentino ARA “San Juan”, del que se ha perdido el rastro”.

El Papa Francisco hizo mención al tema en el Àngelus en El Vaticano.

Zona de búsqueda que realizaron ayer los aviones

Fuente: NASA

“Cómo olvidar a los tres hermanitos Toconás. Eran muy unidos. Cuendo me enteré lo del submarino por televisión y supe lo de Mario, lloré mucho y prendí velas a la virgen de Guadalupe”

Mari Taborda, catequista de Sierra Grande.

Datos

15
los días que pueden afrontar los tripulantes con agua, alimentos y oxígeno disponible en el submarino
La Armada deslizó que un desperfecto en el sistema de comunicación podría ser la causa de la pérdida de contacto con el submarino.
“Rezo a diario por
los 44 tripulantes del submarino militar argentino ARA “San Juan”, del que se ha perdido el rastro”.

Comentarios


La familia Toconás está en Mar del Plata y vive angustiada los rastreos