La fiesta no era privada

NEUQUÉN (AN)- Para realizar una fiesta, cobrar entrada y funcionar en los mismos términos que los boliches bailables habilitados, se debe contar con una autorización y un especial, además de contratar una ambulancia. Así lo explicó el secretario Legal y Técnico del municipio, Fabricio Torrealday, que el fin de semana clausuró un salón de fiestas en el que se realizaba un evento de estas características pero sin cumplir ninguno de los requisitos. Según explicó el funcionario, el salón está ubicado sobre calle Alaska, frente a un reconocido hotel que está a mitad de camino entre Neuquén y Plottier. El funcionario explicó que los recaudos están previstos en las ordenanzas vigentes y que tienen relación con lo ocurrido en Buenos Aires, cuando mientras se desarrollaba una fiesta privada en un salón no habilitado, la estructura de un entrepiso cedió y murieron dos personas.


Comentarios


La fiesta no era privada