La guerra comercial sube los precios en EE. UU.

Las medidas proteccionistas de Trump y las represalias de otros país comenzaron a golpear los valores de los productos.



#

Las automotrices norteamericanas ya preparan subas en sus modelos por el incremento del valor del aluminio. (Foto: ap )

Las latas de Coca-Cola y Fanta están más caras, los precios de los automóviles van al alza y hasta los post-it son más costosos: las empresas estadounidenses empezaron a pasar a los consumidores los costos de la guerra comercial lanzada por Donald Trump.

Un gran número de firmas de Estados Unidos se han preparado para un alza de precios, tras la publicación de los resultados del segundo trimestre del año. Pretenden proteger sus márgenes frente a la escalada de los precios del acero y del aluminio, que aumentó los costos de fabricación de los productos.

“Claramente es perturbador para nosotros. Es perturbador para nuestros clientes” pero es “necesario” justificó James Quincey, director ejecutivo de Coca-Cola, que aumentó sus precios al inicio del mes, después de que entraron en vigor los nuevos aranceles de 25% y 10% en las importaciones de acero y aluminio, impuestos por el presidente Trump.

Esos aranceles, seguidos por las represalias de China, la Unión Europea, Canadá y México, afectan la actividad de embotellamiento (plástico, resina) y el transporte.

“A corto plazo, va a haber cierto impacto para los consumidores”, advirtió por su parte Deborah Thomas, directora financiera de Hasbro.

Hasbro, que se especializa en juegos de mesa (Scrabble, Trivial Pursuit) está en conversaciones con sus proveedores y distribuidores sobre un aumento de precios que podría producirse durante el crucial periodo de las fiestas navideñas.

En marzo, Wilbur Ross, secretario de Comercio, había asegurado que los consumidores no iban a percibir la entrada en vigor del gravamen al aluminio.

Los nuevos aranceles afectan a las empresas de dos maneras. Por un lado, aumentan los costos de las materias primas y los materiales importados. Y por otro, incrementan los costos para sus clientes en los mercados de exportación.

Los derechos de aduana llegan en un momento en que las empresas estadounidenses enfrentan un dólar fuerte que obstaculiza sus exportaciones y la caída de las monedas de mercados emergentes (real brasileño, peso argentino etc.), lo que reduce los beneficios en estas regiones.

Las grandes automotrices de Detroit (General Motors, Ford, Fiat Chrysler) revisaron el martes a la baja sus expectativas para 2018, citando los nuevos aranceles, en la peor sesión bursátil de sus acciones desde la bancarrota de GM y de Fiat Chrysler en 2009.

GM calculó la factura del alza de los precios del aluminio y del acero -que representan más de la mitad de los componentes de un automóvil- en más de mil millones de dólares en 2018.

Las políticas de Trump y los aranceles de los países perjudicados están impactando en las zonas rurales de EE UU, la base electoral del presidente, por lo que ya dispuso ayudas económicas.

Datos

Las políticas de Trump y los aranceles de los países perjudicados están impactando en las zonas rurales de EE UU, la base electoral del presidente, por lo que ya dispuso ayudas económicas.

Comentarios


La guerra comercial sube los precios en EE. UU.