La lluvia arruinó la programación parisina

Pocos partidos se pudieron llevar adelante. La mayoría pasó para hoy. Uno de los pospuestos: Roger Federer.

La lluvia se vistió ayer con el traje de protagonista en Roland Garros a obligar a la organización a posponer tres partidos para hoy, destacándose el del suizo Roger Federer. Aún así, al japonés Kei Nishikori, al suizo Stanislas Wawrinka y al francés Jo-Wilfried Tsonga les dio tiempo a ganar y se clasificaron a los cuartos de final. Federer deberá esperar hasta hoy, ya que su partido con el local Gael Monfils se vio interrumpido por falta de luz con el marcador 6-3 y 4-6. La rusa María Sharapova, quien debía medirse con la checa Lucie Safarova, y la española Garbiñe Muguruza, tenía que hacerlo con la italiana Flavia Pennetta, asistieron también impotentes al dictado de la lluvia. Sus partidos, que estaban programados para el último turno de las dos principales canchas, recién hoy se jugarán. El agua no había aparecido hasta ayer en Roland Garros. Pero la lluvia es fiel a París y las nubes apenas dejaron que los rayos de sol alcanzaran el asfalto de la capital francesa, que empezó a mojarse cerca del mediodía. Desde entonces, el cielo no dejó de descargar agua hasta cerca de tres horas después. La jornada se reanudó, la serbia Ana Ivanovic derrotó a la rusa Ekaterina Makarova, por 7-5, 3-6 y 6-1, y la ucraniana Elina Svitolina tumbó a la francesa Alize Cornet, por 6-2 y 7-6 (11/9). Poco después se supo que los otros dos octavos de final femeninos se jugarían hoy. Llegó el turno de los hombres y la mayoría de ellos aprovechó la tregua del cielo, que ya sería definitiva. Nishikori abrumó al ruso Teymuraz Gabashvili, por 6-3, 6-4 y 6-2; Wawrinka aplacó al francés Gilles Simon, por 6-1, 6-4 y 6-2, y Tsonga tumbó al checo Tomas Berdych, por 6-3, 6-2, 6-7 (5/7) y 6-3. La victoria de Tsonga sobre el cuarto favorito fue la única sorpresa que se vio ayer sobre la arcilla del segundo Grand Slam de la temporada.

Tsonga bajó a Berdych, provocando una de las sorpresas en París.

AP


Comentarios


La lluvia arruinó la programación parisina