La negociación salarial quedó entrampada en la coyuntura

El miércoles pasado no hubo acuerdo entre las petroleras y gremios y se volverán a reunir el próximo jueves. Los sindicatos piden un 30% de aumento y las petroleras aseguran que ya se lo dieron.




El escenario en Vaca Muerta es más complejo de lo que se anticipaba por tironeos internos y externos. (Foto: Florencia Salto)

El escenario en Vaca Muerta es más complejo de lo que se anticipaba por tironeos internos y externos. (Foto: Florencia Salto)

La última reunión entre las principales operadoras del país y los sindicatos del sector se dio con un escenario de fondo que mostró a un Neuquén cerrado y lleno de tensión por los cortes de ruta del personal de Salud. Como era de esperar no se llegó a ningún acuerdo y pasó lo siempre: paro y posterior conciliación obligatoria.

Lo que se vio el miércoles fue tan contradictorio que mientras los sindicatos de la región le pedían un 30% de aumento a las petroleras, las cámaras empresariales de la industria le llenaban la bandeja de entrada del correo al gobernador Omar Gutiérrez para que intervenga en el conflicto y así poder reactivar las operaciones de Vaca Muerta.

El sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa ya había anticipado hace casi dos semanas que si no había acuerdo iba a hacer un paro y así fue, replicado además a nivel nacional. La conciliación obligatoria exhortó a las partes a reunirse, ahora en el marco del ministerio de Trabajo, el próximo jueves 22 de abril.

El quinto encuentro formal estaba pactado para realizarse el martes, pero a última hora de lunes se postergó un día, sin embargo, de igual manera las partes se vieron las caras en una reunión off the record. Los gremios esperaban que las petroleras lleguen a la mesa el miércoles con una contraoferta al 30% que solicitaron, pero no fue así.

Según pudo averiguar Energía On, durante la mañana y tarde del miércoles hubo reuniones privadas entre las petroleras, pero de igual manera no se pudo llegar a un consenso y finalmente no hubo oferta. Se anticipaba que las empresas no iban a dar lugar al 30% solicitado, pero la sorpresa fue que directamente no hubo un ofrecimiento.

Desde algunas petroleras de Vaca Muerta sostienen que, durante el 2020, los trabajadores petroleros recibieron aumentos del 32%. Mientras que los gremios aseguran que solo obtuvieron un 15%. Veamos por qué se generó esta contradicción.

En abril del año pasado los sindicatos y las petroleras debían realizar la revisión de la paritaria 2019 que se realiza todos los años, sin embargo, para ese mes todo el país estaba en cuarentena y la actividad petrolera fue prácticamente nula. Recién en el tercer trimestre del año pasado se aprobó un 16,9% y así quedó cerrada la paritaria 2019. Incluso recién en marzo de este año ese porcentaje pasó a ser remunerativo.

Al mismo tiempo, en el acuerdo de Sustentabilidad y Empleo que firmaron los gremios con las petroleras se fijó que a partir de abril de este año se aplicaba un aumento del 15% -ahora sí- correspondiente a la paritaria 2020. Es por esto que el gremio argumenta que ante una inflación acumulada cercana al 45% corresponde una suba adicional de un 30% para el 2020.

Sin duda alguna el tironeo que se viene ahora será intenso y los próximos días hasta el jueves 22 de abril estarán repletos de llamadas y reuniones entre las partes con el objetivo principal –otra vez- de acercar los intereses de cada sector. Se espera también que el contexto en Vaca Muerta será otro y al menos la siguiente reunión encuentra a las petroleras trabajando a su máxima capacidad sin limitaciones por las medidas de fuerza del personal de salud.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


La negociación salarial quedó entrampada en la coyuntura