La nueva jefa de la UCR rionegrina apuesta a “no repetir los mismos errores”

María Dalceggio asumirá la presidencia del partido en Río Negro tras la muerte de Yamil Direne. Definiciones sobre la alianza con el macrismo y el futuro de la fuerza.

La futura presidenta de la UCR rionegrina milita en el mismo espacio desde 1983. Foto: archivo

La futura presidenta de la UCR rionegrina milita en el mismo espacio desde 1983. Foto: archivo

La vicepresidenta electa de la UCR rionegrina, María Dalceggio, reconoció que le espera “un desafío y una responsabilidad muy grande”, cuando asuma en días más la presidencia debido a la muerte de quien encabezó la lista en las últimas elecciones, Yamil Direne.

Aseguró que había aceptado ir “en la fórmula” de la lista Roja y Blanca, por su identificación con ese sector y que se sentía “respaldada por Direne”. Califico su muerte reciente como un “triste desenlace” que la puso en el rol de conducir al partido que fue gobierno en la provincia durante décadas pero que hoy está sumido en una profunda crisis. “El partido está en su mínima expresión y lo sabemos, pero si una se quedó, como lo hicieron otros, es por el corazoncito radical”, aseguró.

Dalceggio es barilochense, tiene 54 años y una actualidad laboral vinculada con las terapias alternativas. Dijo que milita en la UCR “desde la vuelta de la democracia”, pero siempre acompañó “desde el llano”. Nunca ocupó un cargo público a pesar de que su partido fue gobierno en el municipio y en la provincia durante largos años.

Otro radical integrante de su lista reconoció que ese es un detalle no menor, porque es difícil encontrar dirigentes radicales de la generación de Dalceggio que nunca hayan ejercido cargo alguno, ni siquiera en las segundas líneas.

La nueva presidenta del partido dijo que siempre se mantuvo encuadrada en el sector blanco y rojo del partido, referenciada con el exdiputado nacional Hugo Castañón, pero con un cierto margen de independencia. “Trabajé durante años con muchos de ellos pero también he tenido diferencias y no las oculté”, afirmó.

El radicalismo hoy no tiene representantes en la Legislatura y solo gobierna en un puñado de municipios, la mayoría en la Línea Sur, entre ellos los de Valcheta y Jacobacci.

Esos intendentes conservan buena relación con el gobierno provincial y la lista oficialista que perdió la interna (y referenciada con la diputada nacional Lorena Matzen) los acusó de tener una alianza de hecho con Juntos Somos Río Negro. A su vez, la lista derrotada era la más proclive a mantener la actual coalición con el partido Pro.

Dalceggio se mostró cauta sobre los futuros pasos en ese sentido. Como suelen subrayar sus pares una y otra vez, dijo que “el radicalismo siempre fue aliancista”, sin ahondar en el perfil político deberían tener esas sociedades. “Cualquiera de esos acuerdos tienen puntos buenos y malos -observó-. Y como siempre la decisión final será de la Convención”. Consideró que la opción de ir a elecciones en soledad, como lista 3, “hoy no es una posibilidad”.

Sobre la alianza Cambiemos, que integran la UCR y Pro desde hace más de seis años, Dalceggio hizo una evaluación crítica, no tanto por las diferencias ideológicas que pudieran mantener con el macrismo, sino porque “el radicalismo no pudo acceder a los lugares que le hubieran correspondido por su envergadura como partido y su presencia territorial”.

Señaló que su gestión se caracterizará por “el compromiso de plantar un proyecto a futuro”, dijo que ya tomó contacto con los jóvenes del radicalismo de Bariloche, que le pidieron “movilizar una campaña de afiliación”. Señaló que su voluntad es “activar el partido”, rever lo que se hizo mal y “no repetir los errores del pasado”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La nueva jefa de la UCR rionegrina apuesta a “no repetir los mismos errores”