La nueva suba de la energía golpea la fruticultura y la industria

Los que demandan grandes potencias son lo que sentirán más el peso del aumento, de hasta 40%: desde centros de esquí a cerámicas y shoppings. En los hogares y los comercios pequeños el impacto no será menor, pero dependerá de cómo está compuesta la tarifa de cada distribuidora.





1
#

Los frigoríficos de fruta usan la energía intensivamente pero no de manera pareja en el año.

2
#

El precio de la CEB es más alto que el de Edersa.(Foto: marcelo martínez )

El cerro Catedral de Bariloche, las cerámicas de Neuquén, los frigoríficos y los galpones de empaque del Alto Valle y todos los comercios e industrias que tienen la electricidad como insumo determinante, comenzarán a pagar la energía hasta un 40% más a partir de la decisión del gobierno nacional de aumentar el precio mayorista de la electricidad.

Para los hogares y los comercios en general, el impacto también será importante: entre 25% y 30%.

El precio final de la electricidad tiene en general tres componentes:

• Costo mayorista: la energía, la potencia demandada y el transporte.

• Valor agregado de distribución (en la jerga, se lo conoce como VAD), que son los ingresos de las distribuidoras como Edersa, CEB o CALF.

• Impuestos y tasas.

La Secretaría de Energía de la Nación tiene jurisdicción para decidir, fuera de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, sólo sobre el costo de abastecimiento. Y eso es lo que su titular, Javier Iguacel, anunció el miércoles: un aumento del 40% en el precio de la energía, del 50% en el transporte y del 200% en la potencia.

La incidencia en el precio final que se paga en Río Negro y Neuquén dependerá del tipo de usuario y de la distribuidora porque el peso del VAD en las facturas de CALF (Neuquén) o CEB (Bariloche) es mucho mayor que en una de Edersa, que tiene sus ingresos congelados.

Los grandes usuarios que tienen la electricidad como insumo clave demandan mucha potencia puesta a disposición para, por caso, hacer funcionar los medios de elevación de un centro de esquí o mantener en condiciones atmosféricas y de temperatura un frigorífico de fruta. Para ellos, el aumento será entonces mayor.

En cambio, el componente de potencia en el costo de abastecimiento mayorista para una familia es casi ínfimo. El precio aumenta si la demanda de energía crece: los hogares sin acceso al gas natural por red son los más perjudicados porque suelen utilizar, además de leña, la electricidad para calefaccionarse y cocinar.

La política del gobierno nacional apunta a reducir el peso de los subsidios pero desde que asumió el presidente Mauricio Macri hasta ahora el costo mayorista de la energía pasó de 790 pesos por megavatio hora (MWh) a 2.400, y el precio que se traslada a las tarifas, de unos 300 a 960 pesos por MWh.

“En poner una zanahoria delante del caballo”, graficó una fuente con enorme experiencia en el mercado eléctrico. Mientras sigan subiendo los costos (en parte por los contratos con precios fijos en dólares), la tarifa final va a correr siempre detrás y los subsidios que cubren la diferencia no se achicarán.

“La tarifa media crecerá un 26% aproximadamente; un 24,7% la residencial y un 32% la de grandes usuarios”, dijeron desde la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB).

Como el VAD de Edersa es proporcionalmente más bajo que el de las otras distribuidoras de la región, es probable que para sus clientes el aumento sea un poco mayor: de hasta el 30%.

En cualquier caso, es dinero que Edersa, CALF, CEB o el EPEN cobran y trasladan al sistema nacional.

Precio y subsidio

La cifra de la factura “es letal” para empresarios neuquinos

“Es letal la cifra que pagamos por energía”, sostuvieron los gerentes de empresas frutícolas exportadoras que integran la franja de grandes usuarios de energía eléctrica en Neuquén.

Los integrantes de la Cámara Neuquina de Fruticultores Integrados no cifraron el gasto promedio que alguno de los galpones exportadores paga por mes ni cuánto se incrementó en porcentaje la factura del EPEN desde que se restaron los subsidios energéticos al sector. Sí aclararon que en comparación con Río Negro, “el EPEN es mas caro que Edersa”.

El mes pasado hubo una reunión de la Cámara con el gobierno neuquino en procura de obtener beneficios o quitas que alivien su costo energético “que después de lo que se paga en personal, es el más importante” dentro de los números de la producción en el sector del empresariado frutícola.

Respecto del impacto de la eliminación de los subsidios a grandes usuarios anunciado por el gobierno nacional, respondieron que “veremos cómo evoluciona y como se aplica”, para emitir una opinión.

Datos

$ 10.000
por megavatio (MW) es la tarifa mensual de potencia para grandes usuarios. Hasta ahora era de 3.157 pesos.
35%
es la diferencia entre el costo de la energía y el precio que se traslada a los hogares. Se cubre con subsidio.

Comentarios


La nueva suba de la energía golpea la fruticultura y la industria