La odisea de estacionar en el centro de Bariloche

El parque automotor se multiplica en verano por la afluencia de turistas y se incrementan los problemas cotidianos de la ciudad andina. Hay unas cien cuadras con sistema medido y pago y se espera que se sumen unos 243 boxes en el puerto.





Con la masiva afluencia de turistas esta temporada de verano se acrecientan los problemas cotidianos de Bariloche y uno de ellos es la odisea de estacionar en el centro, donde rige un sistema pago en unas cien cuadras y espacios privados escasos y costosos.

En Bariloche se estima que hay más de 50.000 vehículos registrados y con las condiciones actuales de pandemia, miles de turistas llegan en sus autos particulares para mantener la burbuja con el grupo de viaje y también para desplazarse por la región.

El incremento de vehículos es evidente en las avenidas troncales, Bustillo y Pioneros, donde se forman largas colas en horas pico. Pero también en el centro las calles están recargadas de vehículos, donde el “doble fila” ya es un clásico y se deben realizar varios recorridos a paso lento en busca de un lugar para estacionar, ya que hay reducciones de espacios en algunas zonas por los nuevos contenedores de residuos y la extensión de sectores prohibidos como los accesos a establecimientos médicos, hoteles que tienen espacio para el descenso y ascenso de pasajeros, paradas de taxis o remises, sectores de descarga de mercaderías, lugares para decks de locales gastronómicos, entre otras excepciones.

En muchas calles del microcentro hay zonas restringidas por contenedores, macetas, decks y zonas exclusivas de descarga de mercaderias. Foto: Chino Leiva

Actualmente hay más de 1.000 espacios de estacionamiento bajo el sistema medido y pago que operan cinco cooperativas de trabajo bajo la coordinación municipal y que abarca un radio amplio desde la calle Vice Almirante O ‘Connor hasta Gallardo y desde Onelli hasta llegar al Monolito, sumada la plaza Belgrano y sus alrededores.

En el gobierno entienden que el estacionamiento es una problemática, por eso cuando se terminó el vínculo contractual con un privado que operaba los playones del Puerto San Carlos, se optó por sumar ese espacio al sistema municipal para incorporar 243 boxes nuevos de estacionamiento al aire libre y a pocos metros del Centro Cívico. La idea original fue de los concejales del Frente de Todos y luego el oficialismo readaptó el plan.

Sin embargo, el inicio de esta operatoria, que estaba prevista para el lunes, se postergó por un problema de sistema y electricidad, indispensables para la apertura de las barreras instaladas en el acceso y salida de cada espacio.

El municipio anunció que habilitará el playón superior (pavimentado) y el inferior, junto a la playa del lago Nahuel Huapi. El secretario de Desarrollo Humano Integral, a cargo del estacionamiento medido, Juan Pablo Ferrari, precisó a este diario que en cuestión de días estarán habilitados estos espacios y ratificó que se ofrecerá un servicio de 24 horas.

El municipio está decidido a establecer un parque de estacionamiento medido en los playones del puerto. Archivo

El nuevo servicio lo administrarán las mismas cooperativas del sistema de calle, a las que sumarían unas 15 personas nuevas que serían contratadas. Para el horario nocturno se evalúa un acuerdo con un privado.

El precio actual del estacionamiento medido y pago del municipio es de 70 pesos la hora y esa cifra se mantendrá en los playones en el horario diurno. Se desconoce por ahora cuál será la tarifa por la noche.


El precio más caro para dejar el auto



Bariloche es sin dudas la ciudad más cara para estacionar el vehículo en las calles céntricas. El sistema municipal, que abarca un amplio radio de cuadras, tiene un valor de 70 pesos la hora y con el correr de tiempo de permanencia se reduce hasta legar a 300 pesos las 6 horas o 600 pesos las 12. Para quienes no abonen y sean detectados por los inspectores, el costo de la multa es de 800 pesos.

Las cocheras privadas en el centro escasean. Muchos son de uso exclusivo para propietarios o clientes permanentes. En el caso de las que posibilitan estacionar por hora, el valor varía de los 180 a 220 pesos. Algunos tienen tarifa diferencial nocturna o por tamaño de vehículo. Dejar el auto todo el día insume unos 2.000 pesos.

Como alternativa siempre está dejar el auto lejos del radio céntrico y caminar para llegar a destino, aunque hay que tener en cuenta las calles con pendientes pronunciadas. También hay espacios en comercios privados que no son exclusivamente cocheras pero que ofrecen de manera irregular ese servicio.

En Las Grutas, el otro destino turístico masivo este verano, estacionar medio día cuesta 200 pesos y 300 pesos el día entero, con un 50% de descuento para residentes.

En Viedma y Roca la hora cuesta 30 pesos y en Neuquén, con la app 46,44 pesos la primera hora y en caso contrario, con el sistema de tarjeta, el valor asciende a 70 pesos los 60 minutos.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La odisea de estacionar en el centro de Bariloche