La ONU propone un impuesto "a la riqueza" para combatir el coronavirus

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, le hizo esa solicitud a los Gobiernos del mundo para reducir las desigualdades en la capacidad de combatir el coronavirus.

Desde la ONU instaron a los gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad.

Desde la ONU instaron a los gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, instó a los Gobiernos del mundo a aplicar un impuesto "de solidaridad o a la riqueza" para reducir las desigualdades en la capacidad de combatir el coronavirus y acceder a vacunas.

"Insto a los gobiernos a que consideren la posibilidad de aplicar un impuesto de solidaridad o sobre la riqueza a quienes se beneficiaron durante la pandemia, para reducir las desigualdades extremas", expresó hoy Guterres en el Foro del Consejo Económico y Social sobre la Financiación para el Desarrollo.

Asimismo, instó a reforzar "la arquitectura de la deuda internacional para acabar con los letales ciclos de oleadas de deuda, de crisis de deuda global y de décadas perdidas".

Otra de las acciones prioritarias que propuso fue "invertir en un nuevo contrato social, basado en la solidaridad y las inversiones en educación, los empleos decentes y ecológicos, la protección social y los sistemas de salud que formarían "la base del desarrollo sostenible e inclusivo".

"Se necesita un cambio de paradigma que permita alinear al sector privado con las metas globales para hacer frente a los retos futuros, incluidos los provocados por el coronavirus", agregó Guterres, e insistió en que para acabar con la pandemia alcanza con un "acceso equitativo a las vacunas para todos, en todas partes".

En paralelo, millones de musulmanes de todo el mundo iniciaban hoy el mes de ayuno sagrado del Ramadán, con oraciones comunitarias y distanciamiento social luego de que el inicio de la pandemia de coronavirus obligara a cerrar todas las mezquitas el año pasado.

En Indonesia, por ejemplo, la nación musulmana más poblada del mundo, el Gobierno permitió que las mezquitas abran para las oraciones, aunque con estrictos protocolos de salud y capacidad del 50%, mientras los contagios se siguen incrementando pese a la campaña de vacunación.

Arabia Saudita, uno de los países con el mayor número de lugares santos del Islam, anunció que solamente la gente inmunizada contra la Covid-19 podrá participar en la "umrah", la pequeña peregrinación a La Meca, a partir del inicio del Ramadán.

En Europa también se registraron endurecimiento de restricciones para mitigar la propagación de la Covid-19.

En Turquía, el presidente Recep Tayyip Erdogan anunció hoy una batería de restricciones para controlar la propagación del virus y advirtió sobre la posibilidad de endurecerlas si la situación epidemiológica "no mejora", según recogió la agencia Europa Press.

Turquía se cerrará parcialmente durante las dos primeras semanas del mes del Ramadán, el toque de queda se extenderá de 19 a 5, no habrá viajes interurbanos en esas horas, excepto por razones esenciales; además, los restaurantes atenderán solo por delivery, se habilitará la educación remota.

En tanto, en Alemania, la canciller Angela Merkel impuso hoy su línea estricta para combatir el coronavirus con la instauración de un mecanismo que refuerza el poder del Gobierno federal ante las regiones y automatiza y armoniza las restricciones en todo el país.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La ONU propone un impuesto «a la riqueza» para combatir el coronavirus