Exclusivo Suscriptores

La popular “barba de chivo”que se destaca por su encanto

Se la conoce como “lagaña de perro “, “azote o disciplina de Monja”, “mal de ojos”. Más allá de sus nombres, es una belleza.

La naturaleza nos brinda una especie silvestre de cualidades ornamentales con una floración muy llamativa de color amarillo, en forma de espiga desprendiendo un destacado manojo de estambres rojos. Se trata de la especie comúnmente conocida como “lagaña de perro “, “azote o disciplina de Monja”, “mal de ojos”, “Cesalpinia” o el nombre más popular “barba de chivo”, dependiendo la región en donde habita.


Su nombre científico es Erythrostemon gilliesii (Hook.) Klotzsch, de la familia de las Leguminosas (Fabaceae).
Por su destacable presencia decorativa que la especie desarrolla en su estado de adultez, el biólogo Hernán López afirma que esta nativa es muy apta para emplearla en espacios públicos, parques e incluso en el arbolado público.


La especie presenta dos variedades que se diferencias principalmente por el color de los estambres. La variedad Erythrostemon gillessi var. gillessi presenta estambres rojos, mientras que la variedad Erythrostemon gillessi var. burkartiana presenta estambres amarillentos.


La planta es originaria de la parte central y occidental de Argentina, probablemente una especie endémica, con una amplia distribución geográfica: desde las provincias de Jujuy hasta Río Negro. Además, aseguró que se trata de una especie con un cultivo importante por sus cualidades ornamentales, muy recomendada para su utilización en cercos y mediante poda, en el arbolado público. Se debe tener cuidado con sus semillas porque son tóxicas. Las secreciones glandulares actúan como insecticidas, indicó el experto.


Se trata de un arbusto que alcanza entre 1 a 3 metros de altura, con ramas erectas y presenta en sus órganos pelos glandulares. Las estípulas miden de 7 a 10 milímetros, de forma ovada, recurvadas, escariosa y pilosas. El peciolo de la hoja es de 12 a 23 milímetros. Sus hojas son imparibipinnadas – es decir con más de 3 foliolos que se distribuyen a ambos lados del raquis – de 10 a 14 yugadas, con pinnas de 8 a 10 yugadas, y foliolos de 5 a 6,5 mm de longitud y 1,5 a 2,5 mm de ancho; de forma oblonga y de base desigual, con la cara abaxial con nervio central visible y puntos glandulares oscuros, cercanos al margen. Los racimos en terminal corimbiformes, de muchas flores, con pedúnculo glandular pubescente.

Sus flores amarillas y de bráctea de 20 a 25 mm (caedizas en flores desarrolladas), de forma ovada o lanceolada, cóncava y fimbriada, pilosa, con glándulas pediceladas. Su cáliz de 15 a 23 milímetros y sus sépalos oblongos, fimbriados, glanduloso y pubescentes; el inferior mayor, de forma cóncava. Los pétalos de 22 a 28 mm de longitud y 9 a 20 mm de ancho y obovados, de estambres exertos, filamento piloso en la base anteras de 2, 3 mm, recta o algo falcada y ovario de 10- a 11 mm, híspido, glanduloso, con 7-8 óvulos. Su fruto, una legumbre de 9,6 a 11 cm de longitud y 2.3 cm de ancho, recto o falcada, glanduloso y pubescente. En cuanto a las semillas de 9 a 11 mm x 6 a 11 mm, de forma obovadas, comprimidas, de color olivinas a castañas y jaspeadas.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios