La Peña: El ritual que lleva nuestro ADN a la parrilla




Cada 11 de octubre se celebra el día del asado en la Argentina.

Cada 11 de octubre se celebra el día del asado en la Argentina.

El coronavirus que anda dando vueltas por todos lados me alteró la agenda y se me pasó por alto una fecha que habla mucho de nosotros, los argentinos, devotos de la carne de vaca y hacedores de grandes encuentros culinarios.
El 11 de este mes fue el Día del Asado Argentino, fecha simbólica si se quiere para celebrar esto de tener buenas carnes que nos dejan hacer buenos asados. Porque el asado en la Argentina es mucho más que poner carne a las brazas, es como dicen algunos que nos visitan desde otros países, “un acontecimiento culinario y social”.
Es el momento del encuentro, de la previa, del vaso de vino al lado de la parrilla, de los agregados del asado, de la charla y del rincón del asador donde todos se reúnen. Tal vez el lugar del asador sea el más incómodo y el más caluroso, pero ahí se juntan todos a ver cómo marcha y a dar recetas infalibles y sugerencias de más o menos cocción.
Es más, el asado convoca no sólo a los carnívoros sino también a los que se distancian de la carne. Porque el asado es un concepto que incluye muchas cosas, no sólo el acontecimiento de comer sino el ritual que implica un asado. Es casi como un imán que atrae a propios y extraños. Todos se suman aunque no coman carne.
Y es la primera palabra que salta cuando un grupo de amigos o familiares se pregunta qué comemos el domingo: asado. El asado es un conjunto de cosas, la charla, la ensalada, el vino, hasta el pan del asado tiene otro sabor. Es más, si nos descuidamos es posible que cuando llegue la hora de servir la carne o los chorizos ya no quede pan.
Salud por ese maravilloso acontecimiento de juntarnos alrededor de la parrilla, a veces con pollo o cerdo, pero no deja de ser asado. El ritual es lo que vale, porque si tiene mucho o poco es un detalle, si está caro o barato se postergan otras cosas, pero el asado es parte de nuestro ADN y no tiene reemplazo.
Eso sí, con vino, porque el asado con gaseosa o cerveza, al menos para mi, deja de ser asado.


SUSCRIBITE A TODOS TENEMOS UN PLAN
Todos los viernes lo que tenés que saber para el fin de semana.

Comentarios


La Peña: El ritual que lleva nuestro ADN a la parrilla