La Peña: Las fiestas del país tuvieron su verano repleto

Columna semanal



Las fiestas del país, las que uno encuentra en cada provincia tuvieron un verano fantástico, a pesar de la crisis, del precio del dólar y por eso mismo, de lo complejo que es contratar exponentes de nivel internacional.

Se pudo ver en la Fiesta Nacional de la Manzana en Roca y en la de la Confluencia en Neuquén, que mareas de gente poblaron cada noche en busca de un tiempo de recreación, de ver exponentes de la música, artesanos, de codearse con aquellos grupos que no se ven todos los días.

En ambas fiestas las multitudes le dieron el marco impresionante a convocatorias realizadas con mucho esfuerzo, porque cada exponente nacional o internacional cobra cifras importantes para estar y eso, en términos del público se puede ver y escuchar gratis. Hay entradas que se pagan por lugares privilegiados, pero aquel que no pudo o no quiso pagar, pudo ver a muy corta distancia a los grupos que trajeron para ambas fiestas. Las dos se llevaron un excelente por lo que se vivió en el escenario, donde el montaje fue directamente de otra dimensión, con sonido de primerísimo nivel y pantallas gigantes que le dieron categoría a la Manzana y a la Confluencia. No es fácil organizar una fiesta de estas características, sobre todo cuando es para un público tan masivo que desborda cualquier cálculo.

Aplausos para los organizadores, esos que no se ven pero que están en cada detalle.

El punto flojo en las dos fiestas fue la organización de los stands, que esta vez no fue prolija y ordenada, teniendo en cuenta que hay público que busca artesanos y otro que consume productos masivos. Los mismos artesanos no quedaron del todo conformes esta vez.

La Manzana y la Confluencia fueron dos grandes muestras de que la gente responde cuando la organización es buena y que no hay crisis que frene las afluencias masivas cuando las carteleras son de nivel.

El país todo tuvo un verano a pura fiesta, con invitaciones para todos.


Comentarios


La Peña: Las fiestas del país tuvieron su verano repleto