LA PEÑA: Los ídolos





Sergio Denis, noticia por este tiempo por la crítica situación que vivió en Paraguay, fue definido por la televisión de ese país como un ídolo latinoamericano de la música romántica. Definición tal vez exagerada, pero difícil de discutir, porque los gustos musicales de la gente tienen que ver generalmente con muchos aspectos inexplicables desde cualquier análisis. Y no necesariamente los creadores de obras musicales que perduran en el tiempo se llevan esa definición de ídolo.

Para mi gusto, la categoría de ídolo no necesariamente distingue a los mejores, en todo caso sí a los más seguidos, pero no a los que dejan huellas que son imborrables. Es probable que cuando mueran muchos de los ídolos de hoy, en pocos años nadie se acuerde de ellos o apenas un grupito de seguidores incondicionales lo haga. Sí, en cambio, los creadores que no fueron ídolos, que no se caracterizaron por el carisma o la simpatía, tendrán el privilegio de seguir estando por siempre.

Qué es un ídolo. Para mi modo de ver, alguien que satisface nuestras propias expectativas en cualquier género, no necesariamente música. Pero la definición que se encuentra en los diccionarios dice: Idolo: Imagen de una deidad objeto de culto. Persona o cosa amada o admirada con exaltación.

Y como el amor por alguien no tiene parámetros, es complejo discutir la condición de ídolo con alguien. No hace falta tocar o cantar bien, no hace falta bailar o jugar, no hace falta ser lindo para ingresar en esa categoría. Con gustar alcanza, aunque lo que se haga dentro de un escenario no sea de lo mejor.

Y la categoría de ídolo en Argentina puede tener muchos supuestos, pero no tantos reales. De Maradona a Charly García hay un abismo, pero en ese abismo no más ídolos que ellos dos.

Y el folclore dentro de la amplia gama de la música, creo que a nivel popular sólo tiene dos que pueden ser considerados ídolos. Uno de ellos es un creador, nos guste o no nos guste se llevó la chapa de ídolo sin dudas, ese es Horacio Guaraní, y con un trabajo muy diferente pero de trascendencia internacional, creo que está en esa lista selecta Mercedes Sosa.

Mire cómo son las cosas, el abismo que separa a Mercedes Sosa de Guarany y los dos están para mi modo de ver en la misma categoría. Es que la categoría de ídolo se logra con mil factores, entre ellos el profesional, el de la música, pero también con carisma, con presencia y eso es lo que tienen en común los mencionados.

Creo que Los Nocheros todavía no son ídolos, siguen de moda, están en primer plano, mueven multitudes, pero no son ídolos, como tampoco creo que todavía lo sea el Chaqueño Palavecino. Tal vez sea cuestión de gusto, pero creo que salvo los mencionados, no hay gente en esa categoría ni hoy ni antes. Creo que tampoco Atahualpa lo fue ni otros muchísimos que generó el folclore argentino, que llegaron muy lejos con su trabajo, pero que no entraron en la categoría de ídolo.

En fin, tal vez esta categoría tenga mucho de capricho, pero creo que el folclore tiene sus ídolos no muchos, eso sí.

De todos modos, se puede ser excelente sin llegar a ser ídolo.

 

JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar


Comentarios


LA PEÑA: Los ídolos