La pesca, de cara a una gran temporada

Comienza el domingo en lagos y el 7/11 en ríos y arroyos. Auguran que será espectacular por la gran cantidad de agua que baja de las montañas. Servicios, claves, lugares y tarifas.



1
#

Captura y festejos en el río Malleo.

2
#

El río Quiquihue nace en el lago Lolog y es el límite natural entre Junín y San Martín.

3
#

Lago Falkner, en el Parque Nacional Nahuel Huapi. La costa, cerca de los juncos, el lugar de las truchas arcoíris.

4
#

Otra postal del río Malleo.

5
#

Mosca que asemeja un insecto.

6
#

Trucha pescada en el río Collón Cura.

7
#

El Collón Cura y una de sus truchas marrones.

8
#

Río Malleo. Un pescador y su guía.

9
#

Arroyito, atractiva zona cercana al Alto Valle.

10
#

El Mari Menuco también es una buena opción para los valletanos.

11
#

<p><b>Pesca nocturna en San Antonio: se vienen Las 4 horas </p><p>de La Conchilla.</b></p>

12
#

La costa, una buena alternativa en el golfo San Matías.

13
#

El río Negro ofrece grandes posibilidades en el Valle.

14
#

EL Limay Medio: alrededor de 100 km espectaculares para la pesca.

15
#

Lago Meliquina, donde desemboca el río Hermoso. Quienes bucean allí observan grandes cardúmenes de truchas.

16
#

Costeando el río Malleo con el Lanín de fondo.

17
#

Lago Meliquina.

18
#

Lago Logog.

19
#

Barranco del Malleo. Espectacular lugar.

20
#

Uno de los grandes escenarios de Villa La Angostura.

21
#

Junín y San Martín de Los Andes

Ríos con buen caudal asegurado conforme las intensas nevadas del invierno y primavera, permiten más opciones para el pescador deportivo. Para la provincia del Neuquén, la actividad en lagos, embalses y lagunas abre desde el 1 de noviembre, mientras que en los ríos y arroyos pesqueros comienza desde el siete de ese mes.

Las intensas y persistentes nevadas del invierno habrán de bendecir la temporada de pesca que comienza con noviembre, debido a que aseguran buenos caudales en ríos y arroyos y, sobre todo, descensos progresivos con vistas al final de la actividad, en mayo de 2016.

En efecto, para embalses, lagos y lagunas, la temporada en la provincia del Neuquén abre el 1 de noviembre próximo y cierra el 1 de mayo de 2016. Para ríos y arroyos, la actividad deportiva comienza el 7 de noviembre.

Lo dicho: más agua en movimiento implica más disposición de oxígeno para la población de peces y eso asegura mejores chances de pesca para los amantes del fly casting, según coinciden varios de los más destacados guías de la región.

Lo potencialmente malo para la temporada ocurrió, en verdad, en abril pasado, cuando erupcionó el volcán chileno Calbuco y sus cenizas se precipitaron sobre esta región. Ese material, en días secos y con viento, podría ser toda una molestia. Por eso, hay que ir a pescar este año con la previsión de llevar buenos anteojos del tipo antiparras y cuellos del tipo “buff” o similares, por si toca uno de esos días. Pero propios y extraños ya palpitan las salidas de pesca, que este año serán ideales para las flotadas.

Las que siguen son algunas recomendaciones, claves o tips de algunos de los más reconocidos guías de pesca de la región cordillerana con base en Junín y San Martín de los Andes.

“Las perspectivas para nuestros ríos y arroyos son excelentes; hay mucha nieve arriba y el nivel de aguas irá gradualmente en descenso, lo que es muy bueno porque cuando llueve mucho de golpe, los caudales crecen y decrecen en pocos días”, dijo Leonel Madeja.

“Vamos a tener los peces mucho más activos. En verano, con las altas temperaturas y niveles bajos de agua, se pierde oxígeno y el pez se aletarga; busca el fondo, busca correderas donde el agua se oxigena, pero un buen nivel de caudal nos indica baja temperatura del agua y el pez más activo”, agrega.

Para disfrutar en especial, el río Malleo: “La comunidad Painefilu está trabajando muy bien en la atención al turista; hay camping y muchísimos kilómetros de río. Después, como siempre, el Chimehuín…”.

Para entrarle al río, la teoría dice que al principio de temporada se tiene que pescar con “streamer” (con línea de hundimiento) por el nivel de aguas altas, pero “es un mito, porque está en la cabeza del pescador llegar de una orilla a otra. Con el nivel alto, el pez sale de la correntada y está más cerca de lo que pensamos…”.

A su turno, Cristian Nordahl-Olsen de “The Old Viking Fly Fishing”, coincide: “Los ríos están hermosos, como no se veía hace muchos años”, por lo que “en términos de pesca hay muchísimos canales donde están las truchas flotando y te dan garantía”. Sin embargo, aclara, algunos sitios estarán difíciles para el vadeo. Será una temporada más propicia para las flotadas, dice.

Recuerda Olsen que “para la última etapa del desove de arco iris es muy efectivo pescar con ninfas; no hay eclosiones de insectos porque todavía no calienta naturalmente el agua…”.

Subraya que “hay moscas que imitan el huevo de trucha y se utilizan tipo ninfa, que se hunde en la zona de comida y eso otorga buenas chances…”. Pero, advierte, “si querés podés pescar marrones utilizando streamer y líneas de hundimiento, porque esas están esperando los alevines que están eclosionando…”.

Recomendados.El Malleo para vadear y el Chimehuín, Aluminé y Collón Cura para flotar…”.

Moscas. Otro de los más reconocidos guías es el sanmartinense Jorge Cardillo, quien también desgrana algunas claves pero no sin antes advertir que ya no hay sitios secretos donde tirar el señuelo: “todo está descubierto….”.

Para la apertura con aguas cargadas, Cardillo propone moscas grandes como la wooly bugger; matuka; zonker; hiky finn, y aclara que en la actividad, lamentablemente para nuestra lengua, casi todo se dice en inglés…

En la apertura, observa Cardillo, “es interesante utilizar las imitaciones del ratón… Sucede que, sobre todo en los lagos, las crecida invade la costa y es donde está el hábitat de los ratones y es

muy factible que el animal salga nadando. Es cuando la trucha aprovecha, porque es un buen pedazo de proteína y este pez ataca porque es un predador natural… Hay señuelos que los imitan muy bien.”

Luego, en la medida en que se van dando las condiciones y se observa actividad en superficie se pueden ir incorporando moscas secas; cuando el agua comienza a calentar de forma natural, a mediados de diciembre, se pueden llevar señuelos tipo saltamontes y terrestres.

Flotadas. Si se habla de rango de precios, según prestador, hay que contar entre 4.500 y 5.300 pesos por una flotada de día completo para dos personas, que incluye el traslado desde el alojamiento, bote, guía y apoyo, almuerzo, bebidas y otros refrigerios.

Permisos y adicionales. Los permisos ordinarios para la pesca en la región patagónica, como dato de referencia, tendrán para el residente del país valores semanales de 120 pesos, y de 1.080 para extranjeros no residentes, siempre por los siete días.

Pero conviene recordar que el anexo neuquino al reglamento general establece zonas preferenciales de pesca. Para las zonas preferenciales, Zona I (Boca) Río Chimehuín y Río Correntoso, es obligatorio adquirir y portar un Permiso Adicional Zona Preferencial (AZP) además del permiso ordinario, con o sin cargo. Esos permisos tienen vigencia sólo en la provincia del Neuquén y sus períodos de validez y valores son los siguientes: Permiso Adicional Zona Preferencial Temporada (AZP–T), 300 pesos; Permiso Adicional Zona Preferencial Semanal (AZP–S), 160 pesos; y Permiso Adicional Zona Preferencial Diario (AZP–D) 60 pesos.

En lodge. Otra alternativa para el pescador es contratar servicios en un “lodge” de pesca. Se trata de alojamientos que ofrecen distintas opciones amigables con el ambiente y especialización de servicios de pesca.

Vale como ejemplo la propuesta de Río Dorado Lodge, situado en Junín de los Andes, sin perjuicio de lo mucho y variado de estos establecimientos en la zona.

En este caso, vadeo, flotada y pesca en lago embarcado por día o con campamento de una o dos noches. El servicio incluye transfer desde y hacia el lodge, un guía cada dos pescadores, almuerzo con entrada, plato principal, postre y bebidas a disposición durante todo el día (desayunos y cenas en el caso de los campamentos). El itinerario habitual se desarrolla desde la partida del lodge (cerca de las 8) hacia el lugar de pesca seleccionado en salidas personales o en grupos de hasta 8 pescadores.

Lo que se necesita para un día de pesca con este prestador en particular: cañas para líneas #4, #5 o #6 de 9`; líneas de flote con leader de 9 a 12 pies y tippet entre 3X y 5X y línea de hundimiento de 150 a 200 gramos con leader de 7 a 9 pies y tippet entre 1X y 3X. Moscas secas, ninfas y streamers.

Para la indumentaria: waders, botas de vadeo, pantalones de abrigo para debajo de los waders, camisas de manga larga, ropa de abrigo, campera impermeable, gorra, lentes de sol o polarizados, protector solar y protector labial.

Precordillera. A su turno, el guía de Junín de los Andes, “Tuqui” Viscarro, explicó que los ríos de precordillera, tales como el Chimehuín, el Malleo, el Quillén, entre otros, “corren encajonados y van a estar difíciles para el vadeo con estos muy buenos caudales de agua con los que se inicia la temporada; por lo que pescar en los canales o meandros que se forman con estas crecidas va a ser muy productivo”. Añadió que “el Collón Cura y el Aluminé, si bien están altos, están claros y eso es muy bueno. La mejor manera de pescarlos será embarcado. Con todo –añadió– se podrá pescar tanto con líneas de flote como con líneas de hundimiento”.

Por último, recomendó “tener precaución a la hora de realizar vadeos, ya que las aguas corren fuerte y puede ser peligroso. Ayudarse con un bastón de vadeo si hay dudas”.

Bariloche

Los pescadores pueden encontrar en esta ciudad y la región rincones muy recomendables para la captura de salmónidos, que este año presentan características inmejorables, por el alto caudal de los ríos y arroyos.

Los especialistas aseguraron que la importante acumulación de nieve en las altas cumbres garantiza también mucha agua y buena pesca “hasta entrado el verano”, a diferencia de lo ocurrido el año pasado, cuando “los ríos estuvieron bajos y la sequía se hizo sentir”. La nueva reglamentación no tiene grandes cambios, mientras que el precio de los permisos aumentó un 33% respecto de la temporada anterior.

El guía de pesca Martín Fridman dijo que un ambiente que todo pescador debe conocer “sí o sí” es el río Limay superior y recomendó en especial la zona de Villa Llanquín, donde es posible llegar en auto hasta la costa o cruzar en la balsa y recorrer aguas arriba y abajo la ribera rionegrina.

Dijo que allí abundan las truchas marrones y arco iris de buen tamaño “y en cantidad”. Señaló que son lugares aptos para la modalidad spinning y también para la pesca con mosca.

Otra opción que mencionó es el río Pichi Leufu, camino a Pilcaniyeu por la Ruta 23. Desde el puente carretero se puede bajar directamente al río o también ingresar por una ruta secundaria que bordea el curso de agua hacia el norte y tiene “accesos muy buenos”. El Pichi Leufu también fue recomendado por el guía Lucas Valenti, quien lo definió como un “río escuela”. Dijo que el Limay es para pescadores “con experiencia”, pero el Pichi Leufu, ubicado en plena estepa, tiene otras ventajas porque es “vadeable, y fácil de leer”.

Ya en zona de bosque cordillerano otros lugares muy apreciados son los rápidos del río Manso, camino al cerro Tronador y el tramo del Manso que va desde el lago Steffen hasta el río Villegas, que permite “flotadas” de pesca muy tentadoras.

Valenti dijo que ese sitio está ubicado en el corazón del parque nacional Nahuel Huapi, pero tiene la desventaja de que “la temporada no arranca en noviembre sino el 1 de diciembre”.

Para la pesca embarcada o trolling hay ambientes muy valorados por los pescadores en los principales brazos del Nahuel Huapi y también en los lagos Mascardi y Fonck, más al sur.

Valenti dijo que la situación ambiental “es excelente” por el nivel de los ríos y confió en que “se mantendrá así si en noviembre y diciembre no hace mucho calor”, ya que los peces necesitan buenos caudales y agua fría.

Villa La Angostura

El domingo 1 se realizará en la desembocadura del río Correntoso la tradicional apertura de la temporada de pesca 2015-2016.

Por sus características únicas, se ha transformado en lugar de culto para mosqueros de todo el mundo.

Con la primera luz del día, decenas de pescadores se congregan en la desembocadura para iniciar la larga jornada de pesca.

De ambas orillas del río, entran de a cinco pescadores que van rotando de lugar cada 20 minutos. La regla –no escrita pero respetada por todos– es que si se tiene un pique, se debe salir y esperar nuevamente su turno cuando termine la ronda.

Acompañando la apertura oficial, a las 11 de la mañana dos conocidos mosqueros de la localidad, Rubén Martin y Leandro Longobardi, junto al locutor local Mauricio Blanco, harán una transmisión en vivo desde el río que podrá verse por un canal de Youtube. Durante el evento, que durará unas dos horas, habrá entrevistas, atado de mosca en vivo y tips para pescadores.

“Lo que tiene el Correntoso de particular es que podés sacar la trucha más grande de tu vida en un pedazo de 20 metros, porque están ahí. Quizás en otros ríos, como el Limay, tenés que caminar 400 metros o hacer tiros largos para enganchar. Acá con un tiro corto podés enganchar”, asegura Longobardi.

Con los años advierten que si bien ha mermado el tamaño de los ejemplares, no así su calidad.

“El tamaño de pesca en todos los ambientes ha ido mermando. Hoy los promedios son menores pero siguen siendo altos. Tenemos una genética de truchas inmaculada, no se ve este tipo de truchas en cualquier lugar del mundo. No es solo el tamaño sino la calidad de trucha que podés pescar en el Correntoso, no la vas encontrar en todos lados”, apunta Rubén Martin.

Dónde pescar. Para la modalidad de fly fishing (pesca con mosca): desembocadura del Río Correntoso (se necesita permiso adicional de pesca), arroyos Huemul, La Estacada y Regintuco; Ruca Malén; río Bonito; cruzando el lago Nahuel Huapi, desembocadura del río Machete; río Totoral y Pireco en el Brazo Rincón; lago Espejo, lago Traful, río Traful (sólo pesca con mosca), lago Espejo Chico y lago Correntoso.

En la modalidad de trolling (pesca embarcada), se recomienda el Brazo Angostura en el lago Nahuel Huapi (por la zona de la península Quetrihué), brazo Machete, Rincón y Última Esperanza.

Tip. En la apertura recomiendan utilizar moscas color flúo o muy llamativas.

Comarca Andina

Lago Puelo conserva en su territorio varios paraísos pesqueros que los amantes de la actividad no podrán ignorar en su paso por la Comarca Andina del Paralelo 42°.

Tanto en el espejo lacustre que le da nombre al parque nacional, como en toda la cuenca que se extiende más allá de El Bolsón y Epuyén, es amplia la variedad de preferencias, niveles de aptitud y modalidades de práctica para satisfacer todas las demandas.

En esta zona de la cordillera –caracterizada por la protección de sus recursos naturales–, existe una reglamentación adecuada de la disciplina y propuestas complementarias de gran atractivo (otras excursiones, gastronomía, esparcimiento).

Entre los principales ambientes que la región ofrece a los pescadores aficionados, es ineludible hacer referencia al lago Puelo, poblado por truchas arco iris, de arroyo, marrones, fontinalis, salmón encerrado y percas. Los afluentes (ríos Azul, Turbio y Epuyén) le aportan fertilidad durante todo el año, asegurando la captura de ejemplares portentosos para quienes buscan el pique en sus aguas.

Ya sea embarcados, vadeando las costas de sus tributarios o en las bocas de desagote, estos espacios permiten la práctica de pesca deportiva en sus modalidades spinning, trolling y fly cast.

Con todo, la alternativa que sobresale es partir desde el muelle a bordo de un semirrígido “con destino a la más excitante y prometedora jornada pesquera”.

“En esta primera etapa de la temporada, el lago Puelo es muy fructífero. La actividad de las truchas ya está de manifiesto, además de que el agua está fría y las incita a picar”, resaltó el guía de pesca local Simón González.

Consideró también valiosa “la oxigenación de las aguas, junto a lo prístino y sano del lugar, que hace que los peces se vean favorecidos luego del desove”.

“La alimentación es abundante en esta primavera, ya observamos las eclosiones de algunos insectos, que son el plato favorito de las truchas y ello, por supuesto, alienta a los pescadores que ya están atando sus moscas y streamers”, agregó.

González confirmó que “en muchos casos se han podido registrar interesantes capturas” (con marrones de varios kilos).

Hay que considerar asimismo “que en los últimos años ha comenzado a ingresar a la cuenca del Puelo el salmón del Pacífico que, aunque esporádica, da sorpresas de hasta 25 kilos”.

A su criterio, Lago Puelo se viene transformado “en un destino pesquero muy interesante y prometedor”, al tiempo que resaltó “la disponibilidad de los guías de pesca locales y las lanchas de la Cooperativa de Prestadores Náuticos siempre dispuestos para llevar a nuestros visitantes a conocer algunos rinconcitos espectaculares y secretos, donde seguro tendrán alguna captura”.

Otra salida impostergable para los cultores del fly fishing es llegar hasta la desembocadura del río Epuyén o el nacimiento del río Puelo (que termina en el estuario del Reloncaví –Chile–), y meterse en el agua con indumentaria waders para disfrutar de su deporte favorito en completa soledad.

En la Oficina de Informes Turísticos (teléfono 0294-4499591), ubicada en el acceso al casco urbano, los visitantes y lugareños podrán adquirir el permiso correspondiente, a la vez que se les brindará un completo asesoramiento sobre los mejores lugares de pesca, el tipo de modalidad conveniente o permitida, y si lo desean, contratar un experto guía con embarcación que garantizará capturas seguras.

Norte neuquino

Tiene ambientes excepcionales: lagunas, ríos y arroyos de aguas cristalinas, algunos en plena cordillera y por encima de los mil metros sobre el nivel del mar, ofrecen diversos sitios para principiantes y expertos.

El primer paso es llegar a Chos Malal a donde se accede por la Ruta 40, tanto desde el norte como del sur.

La ciudad ofrece todo tipo de servicios para el pescador, además de lugares permanentes para adquirir los permisos que otorga el cuerpo de Guardafaunas.

Desde ahí se puede acceder a los espejos de agua y ríos que se encuentran ubicados al norte y al oeste, en los departamentos Minas y Ñorquín.

Si se trata de lagunas, existen varias con muy buen nivel de captura y de fácil acceso. El sitio más popular con estas características se encuentra en el extremo Norte de la provincia y se conoce como Los Cerrillos, donde se localizan las lagunas Varvarco Campos y Varvarco Tapia.

En las mencionadas lagunas, ubicadas a 2.220 metros sobre el nivel del mar y desde donde se divisa el majestuoso Domuyo con sus 4.709 metros, abunda la trucha arcoíris. Aquí se puede extraer una pieza por persona, al igual que en el río Varvarco cuya naciente está en ese lugar.

También en el Alto Neuquén, en la zona de Manzano Amargo, existen sectores de buen pique con un límite de extracción de tres piezas por pescador.

El otro lugar donde existen lagunas y arroyos con excelentes condiciones es el área protegida Epu Lauquén, espacio paradisiaco límite Norte del bosque andino-patagónico y cercano a Chile.

En el área, la pesca es con mosca y con devolución obligatoria.

Las especies predominantes son el arcoíris y la trucha marrón, que también es común encontrarlas en el río Nahueve, que nace justamente en Epu Leuquén.

A todos estos sectores se accede desde Andacollo, utilizando principalmente la Ruta Provincial 43.

Hacia el oeste, en el departamento Ñorquín, existen lugares muy interesantes en medio de paisajes multicolores.

El río más importante es el Trocomán, que maravilla con sus aguas claras y la presencia de arco iris y percas. Al lugar se accede desde El Cholar, se pueden extraer hasta tres piezas por pescador y la recomendación es la pesca con mosca.

También desde El Cholar se puede llegar al río Reñileuvú, donde la pesca con mosca y con devolución es obligatoria.

Para la presente temporada se anunció un fuerte control de guardafaunas en casi toda la región con puestos permanentes en zonas donde se localizan ríos arroyos y lagos. El motivo es evitar la pesca furtiva.

Limay Medio

En este espectacular escenario de alrededor de 100 kilómetros de extensión también se habla mucho del agua, explica Sebastián Rivanera, licenciado en Turismo y guía profesional de pesca de la provincia de Neuquén. “Con las nevadas tardías los ríos están bajando cargados. Las represas van a estar obligadas a tirar agua. Es recomendable tener mucho cuidado con la pesca de vadeo, por que los niveles van a estar cambiantes, puede haber casi un metro de diferencia. Uno se cruza a una isla con el agua a la rodilla y después a la cabeza. Hay que tener precaución”, advierte.

En cuanto a la influencia de esos volúmenes en la pesca, señala que las truchas van a estar más dispersas. “Por eso es bueno utilizar líneas con mayor velocidad de hundimiento, (5 y 6 pulgadas por segundo). Aunque se prueban en una pileta, hay que tener en cuenta que en la corriente se sostienen un poco más. Para llegar a los pozones necesitás eso. Es decir, para la pesca ‘gruesa’, líneas pesadas y moscas grandes en busca de los grandes trofeos. Con ríos cargados, en pesca ‘fina’ vamos a tener que orientarnos hacia las orillas, hay que buscar rinconcitos donde las truchas se acercan a comer, tiros abajo de los sauces, cerca de la vegetación ribereña. En este caso, se recomiendan líneas de flote o hundimiento suave y moscas secas y ninfas. Para sacar algo en el medio habrá que tener mucha suerte, porque con ríos cargados o se van abajo o se van a las orillas. Con el río normal, hay los cauces en los bracitos, zonas de vadeo y rincones entre los sauces, espacios que desaparecen con tanta agua”. Para el guía, si bien hay que esperar, el panorama es alentador que haya ríos con niveles altos: “Cuando hay tanta agua las truchas se mueven, buscan alimento, patrullan el río. Lo difícil es que con tanto volumen hay que buscarlas más”.

En cuanto a los escenarios, el preferido del guía es la desembocadura, los 10 km que van desde la estancia Pantanito hasta el lago Ramos Mexía. “Es un lugar privilegiado con islas, ciervos, chanchos, bandadas de flamencos, cauquenes, patos. De máxima calidad, pero frágil. Hay que cuidarlo mucho”, señala Rivanera.

El guía divide el resto del Limay Medio en otras dos zonas. Una va desde la estancia Los Corrales, hasta pantanito. En una flotada, se pasa por el zoológico, Bajada Colorada, Naupa Huen (un pueblito a la vera del Limay del lado rionegrino) y la estancia La Picasa. “Son unos 60 kilómetros que se pueden flotar en 3 o 4 días que exigen una logística sincronizada. Pero es alucinante”.

La otra zona es la superior, desde

Martínez, el acceso natural del Limay Medio hasta Los Corrales, unos 25 km.

¿Qué se puede pescar en el comienzo de temporada? “Percas de gran porte, un ejemplar no tan buscado, pero se han sacado de 5 kilos o más. Lindas truchas arcos iris de kilo y medio hasta dos. Y alguna que otra marrón ‘residente’. Al final de la temporada las marrones migratorias comienzan a remontar el río para el desove y todos los mosqueros van a la desembocadura. Se pescan truchas de 4 y 5 kilos para arriba”, afirma.

Por último, el guía enfatiza en la necesidad de prestar atención en la seguridad de los pescadores en el comienzo de la temporada: “Por ahí uno se entusiasma, se mete, se mete y cuando te querés dar vuelta el río es otro, mucho más alto. Hay que disfrutar de la pesca tranquilos. Se supone que con tanta agua las truchas van a estar muy activas”, explica.

De Neuquén a Río Negro

¿Cómo se ven las cosas desde la Asociación de Pesca con Mosca de Neuquén? Lo cuenta su presidente, Gabriel Distilo, con una mirada amplia que permite asomarse a un panorama regional.

“La pesca con mosca suma adeptos cada temporada. La cantidad de ríos y lagos en la Patagonia Argentina, la convierten en un paraíso para quienes practicamos esta modalidad”, dice.

“Esta es una actividad que por suerte se comparte en toda su expresión con la naturaleza, tan importante es disfrutar del entorno como de la pesca misma, devolver las capturas a su hábitat en buenas condiciones ayuda a proteger las especies y nos permitirá volver por otras”, agrega.

Luego, enumera que en nuestros ríos, lagos, arroyos y lagunas se pueden encontrar truchas arco iris, marrones, fontinalis, salmones encerrados, pejerreyes, percas y carpas.

Detalles del reglamento. Tras repasar las fechas de apertura (lagos y lagunas a partir del 1/11, ríos y arroyos a partir del 7/11) advierte que para Parques Nacionales si bien la fecha de inicio es el 1/11, muchos ambientes contenidos dentro de ellos lo harán el 7/11, por lo cual recomienda leer con atención los anexos del Reglamento y cada ambiente en particular.

“Esta temporada que se inicia presenta modificaciones en el reglamento de pesca deportiva, que privilegia la devolución obligatoria de las piezas vivas al agua y la actividad con anzuelos sin rebaba”, remarca.

En cuanto a los pesqueros cercanos al Alto Valle de Río Negro y Neuquén “para ir calentando equipos” hasta la apertura en ríos y arroyos, Distilo señala: “Por suerte son varios, como el lago Pellegrini, embalses como Arroyito, El Chocón, Mari Menuco, Los Barreales, Ballester y Casa de Piedra”.

También recuerda que la fecha de cierre para la pesca de acuerdo al Reglamento General para esta temporada es el 1/05/2016, aunque recomienda consultar excepciones en los anexos de la segunda parte.

Especie con fecha extendida. “Dentro de las especies permitidas, hay una con fecha extendida para aprovechar –afirma Distilo-. Incluida dentro de las especies permitidas para la pesca en el reglamento general, como las truchas, salmones, percas y carpas (que terminan en todos los ámbitos el 1/5/2016) el pejerrey es la única especie que continúa y se permite pescar en los ámbitos habilitados hasta el 15 de agosto. En cierta forma achica los tiempos de espera de apertura, de la próxima temporada de este fantástico entretenimiento recreativo y esta ocupando un lugar preponderante dentro de la pesca con mosca”.

Puntos de pesca destacados para tener en cuenta: Río Negro superior. Ríos Neuquén (superior, medio e inferior), Agrio, Pichi Neuquén, Barrancas, Buraleo, Nahueve, Reñileuvú y Trocomán. Lago Nahuel Huapi, ríos Limay (superior, medio e inferior), Traful, Collón Cura, Caleufu, Curruhue, Chimehuín, Malleo, Correntoso, Meliquina, Filo Hua Hum, Aluminé, Ruca Choroy, Pulmarí, Quillén.

En el norte neuquino hay lagos y lagunas aptos para la pesca, como la lagunas Chacaico, El Aparato, El Palau, Epu Lauquen, Huaraco, La Leche, Navarrete, Vaca Lauquén, Varvarco Campos y Varvarco Tapia, describe.

Zonas sugeridas para hospedaje, provisión de alimentos y combustible: Bariloche, Dina Huapi, Villa La Angostura, San Martín de Los Andes, Junín de Los Andes, Villa Traful, Piedra del Águila, Villa El Chocón, Arroyito, Neuquén, Cipolletti, Aluminé, Villa Pehuenia, Loncopué, Caviahue, Chos Malal, Andacollo, Las Ovejas, Manzano Amargo.

Recomendaciones. “Busque lugares permitidos para acampar, no hacer fuego en áreas no autorizadas, es importante que las embarcaciones estén habilitadas por Prefectura y que tengan los elementos de seguridad.

Lleve su permiso de pesca. La basura y la pesca, no deberían juntarse nunca, mucho menos en el río! Somos todos un pescador o pescadora que va por el río, todos debemos colaborar como pescadores y concientizar a quien no lo es, para proteger y mantener libre de basura nuestras costas y senderos”, asegura el titular de la Asociación de Pesca con Mosca de Neuquén.

Buena intención y actitud. “Vamos por una nueva temporada de pesca, mas allá de lo que veamos a nuestro alrededor hagamos las cosas bien, propongamos y alentemos una pesca responsable y cuidado del medio ambiente. Pesque y devuelva, disfrute la pesca, proteja y disfrute la naturaleza”, cierra Distilo.

Mari Menuco

Es uno de los lagos señalados por Distilo para ir calentando el brazo hasta el comienzo pleno de la temporada.

Roberto Lescura Mas, Miembro del foro Pesca y devolución, lo conoce bien.

De acuerdo con su experiencia, hay más pique en septiembre y octubre que durante noviembre. De todos modos, su cercanía con el Alto Valle (está a 56 km de Neuquén) aporta otro atractivo para ir a probar suerte.

Roberto y sus compañeros pescan desde la costa, con líneas de hundimiento y moscas en verde o naranja. Agrega: “El sistema de pesca es muy diferente que en el río. No hay que ir temprano, con llegar después de las nueve esta bien, se tira en abanico, esperando unos segundos a que se hunda la linea y luego se trae con tirones de distinta velocidad. Normalmente se pesca a pez visto y es muy emocionante ver como se acercan a la mosca. El mayor frenesí se produce al medio día y después de las tres de la tarde reduce el pique y hay que volverse a casa”.

Alto Valle

Juan Carlos Pilipiw fue guía y ahora es Guardapesca de la Mesa de Pesca Alto Valle Este, con jurisdicción desde Mainqué a Chelforó, unos 60 km de río. Gran conocedor de la actividad en el Alto Valle y apasionado defensor de las posibilidades y la belleza que brinda el río Negro con sus arco iris, pejerreyes, carpas y percas, en estos tiempos pone el acento en la necesidad de que todos los que acerquen a pescar tengan el reglamento y lo cumplan y también respeten el medio ambiente.

“Tengo buenas expectativas con la temporada. El fin de la anterior fue bastante bueno con las arco iris que se han sacado, los pejerreyes que han aparecido, especie de la que se ven colonias nuevas. También se vienen sembrando marrones y ya se han obtenido frutos, se han capturado marrones de entre un kilo y un kilo 100 gramos. Las carpas están ahí, latentes. Es imposible combatirlas, pero como pesca deportiva son muy buenas, con su sensación de pique y todo eso… De arco iris hay buena población, todos los años también se está sembrando. A nivel deportivo lo veo bien, le pongo fichas a la temporada. Acá no hay estudios ni estadísticas, así que solo sabemos lo que nos dicen los pescadores. Algunos están contentos, otros dicen que no se saca nada. Claro que hay que ver también qué clase de pescador se trata en cada caso… Por algo, por ejemplo, viene gente de Bahía Blanca a pescar al río Negro, ¿no?

“¿Consejos? Quietito desde la orilla, lo más probable es que saques una carpa. Si uno le apunta a una trucha, a un pejerrey, el río hay que caminarlo, vadearlo, navegarlo. Siempre digo que al pez hay que ir a buscarlo.

Por último, recomendó el cuidado del medio ambiente: “No dejar fuegos encendidos, no cortar árboles en procura de leña, no dejar basura. Tenemos que proteger nuestro lugar”.

Golfo San Matías

Las playas que se extienden tanto en esta ciudad como en el Puerto San Antonio Este y en San Antonio Oeste son ideales para la práctica de pesca costera, que puede desarrollarse durante todo el año.

Lo único que varía son las especies disponibles según la época. En los meses más cálidos se dan “buenos piques” de peces gallo, chuchos, cazones, cabrillas, sargos y lenguados, mientras que en invierno abundan los pejerreyes, tanto manilas como blancos. La variedad también se da en primavera y verano, pero no se encuentra tanta cantidad como durante la estación fría.

Con respecto a las zonas de pesca los expertos recomiendan varios lugares en los tres puntos de la región.

En el Puerto San Antonio Este la playa ideal es La Conchilla. En San Antonio la Mar Grande, y en Las Grutas La Rinconada, Terraza al Mar, la Bajada 0 y las playas ubicadas al sur, pasando Piedras Coloradas.

Los que quieran despuntar el vicio, además, podrán inscribirse en el próximo concurso de pesca nocturna, que organiza el Club de Pescadores Deportivos Punta Verde, el sábado 14 de Noviembre de 22 a 2, en el Puerto SAE. El evento, denominado “Las 4 horas de La Conchilla” va por su edición Nº 18, el valor de la inscripción es de $ 250 por persona con cena incluida y hay premios en efectivo del 1º al 3º puesto y para la pieza mayor, que van de $ 4.000 a $2000.

En la zona además se realiza pesca embarcada. Las salidas son en alguna lancha o semirrígido, y mar adentro se capturan besugos, salmones y meros.

(Agencias San Martín de los Andes, Bariloche, El Bolsón, Villa La Angostura, Chos Malal, San Antonio y Redacción Central)

SUPLE VOY


Temas

Bariloche

Comentarios


La pesca, de cara a una gran temporada