La piel es clave en el cuidado de bebés prematuros internados en Neuquén

El Contacto Piel a Piel (Copap) ha demostrado que es uno de los métodos más eficientes. De los 1.200 partos que registra el hospital Castro Rendón en un año, más de 200 son prematuros.



#

Los bebés nacidos antes de las 37 semanas son considerados prematuros y necesitan cuidados especiales. (Foto: Archivo.- )

En el hospital Castro Rendón, el de mayor complejidad de la provincia de Neuquén y uno de los más especializados de la Patagonia, el arte de sanar no se basa solamente en aparatos e intervenciones, sino a veces en cosas tan básicas como la piel, clave para el desarrollo de los bebés prematuros.

Hasta el próximo domingo se celebra la Semana del Prematuro creada por UNICEF, en coincidencia con el día del prematuro, que se conmemora el 17 de noviembre. Cada año se prioriza uno de los diez derechos que incluye el Decálogo de los Derechos del Prematuro. Este año se hace especial hincapié en la difusión del Derecho Nº 3, el cual establece que el recién nacido debe recibir atención acorde a sus necesidades.

Este aspecto abarca una complejidad de técnica, pero aunque en los últimos años, la ciencia ha avanzado rápidamente para que el niño prematuro pueda evolucionar sin grandes inconvenientes, la medicina no puede abarcar lo afectivo. Por eso, el Contacto Piel a Piel (Copap) ha demostrado que es uno de los métodos más eficientes según los especialistas. Se basa en transformar el vínculo en la ayuda para que el bebé pueda salir adelante. “Hoy está totalmente comprobado que el rol y el compromiso de la familia son ejes esenciales en colaboración con enfermería” puntualizó la doctora Ivana Mato, del servicio de Neonatología del hospital Castro Rendón.

La protección de infecciones, la estimulación para la producción de leche materna y la estabilización de las funciones del recién nacido prematuro, son algunos de los múltiples beneficios que el Copap ofrece.

Te puede interesar | Se amplía la red de leche humana

Fundamentando la metodología afectiva, el servicio de neonatología del hospital trabaja y se encarga de que las madres no tengan horario para estar con sus hijos, cuidándolo, participando y siendo responsable de la evolución. De tal manera, el establecimiento brinda una residencia para quienes son del interior y puedan estar en contacto permanente con los bebés.

Además cuenta con el banco de leche para aquellos niños que han sido trasladado del interior de la provincias hasta que la mamá sea dada de alta.

El hospital tiene su proyecto desde hace más de 20 años centrado en la familia. “Tanto los médicos como enfermería tratamos de mejorar que esto se pueda desarrollar todos los días, para que no quede solamente en una cuestión teórica sino que en la práctica se realice y tenga resultados positivos” indicó la doctora.

Cuidar a un bebé prematuro en el hospital

Un recién nacido antes de las 37 semanas implica para él y su familia un desafío que conlleva todo un proceso de acompañamiento y paciencia. En la provincia de Neuquén, el hospital Castro Rendón ha cambiado desde hace más de 20 años el paradigma en el servicio de neonatología. “La adaptación es difícil, porque la mayoría no está preparado para ver nacer a su niño antes de término. Como en general son pesos menores a 1,500 kilos, el impacto es muy fuerte y la familia debe estar acompañada desde el minuto uno” explicó Mato.

Si bien hay un gran camino por recorrer, la médica aseguró que al día de hoy existe todo un equipo profesional y técnico que le permite al bebé prematuro y a sus padres llevar adelante el proceso de manera coordinada. “Como me dijo una mamá alguna vez, es difícil pero no imposible, por eso nuestro trabajo debe acompañar a que esa madre que de repente es separada de su bebé, pueda generar un vínculo normalmente”.

“Hay un gran camino por aprender y mejorar para afrontar los nacimientos de bebés antes de las 25 semanas y cada establecimiento en el país tiene realidades específicas, casi particulares, pero el camino es este proceso es duro, y desde el servicio de neonatología, pediatría es esencial para que la familia siga adelante y los chicos sean integrados a la sociedad y desarrollarse en su máximo potencial”, agregó.

Te puede interesar | Guerreros desde que salen a la vida: cuatro historias de prematuros en Roca

El temor es una de las principales sensaciones frente al nacimiento prematuro. Por eso, los servicios que el sistema de salud ha instalado, le permite principalmente a las madres que puedan enfrentar la situación de manera menos traumática. “Actualmente el Hospital Provincial es uno de los más avanzados en la materia, entonces ofrecemos todo el trabajo humano y técnico que se especializan en ayudar a esa mamá, a poder vincularse con el bebé, a enseñarle que se puede tocarlo a pasar de estar en una incubadora” explicó la doctora.

En el Castro Rendón hay registrados aproximadamente unos 1200 partos al año, de los cuales 206 fueron los ingresos de prematuros nacidos antes de las 37 semanas. El porcentaje de nacimientos en situación extrema, de bebés que pesan menos de 1.000 gramos, es del 1,2% en relación a toda la cantidad de partos.

Según el servicio de Neonatología, los números están dentro de los paramentos nacionales y suelen ser altos porque el Castro Rendón recibe a madres y bebés de todo el interior de la provincia, ya que es el establecimiento de máxima complejidad y atiende los embarazos de alto riesgo. “No hay mucho trastorno y eso tiene que ver con la prevención. Se insiste en la importancia de que las mamás realicen todos los controles del embarazo y cuiden los factores de riesgo de parto prematuro”, enfatizó Mato.


Comentarios


La piel es clave en el cuidado de bebés prematuros internados en Neuquén