La planta cloacal es nueva y está llena de problemas

Hay filtraciones de líquidos en los cuatro piletones.



Jorge Tanos

RÍO COLORADO (ARC).- La planta estabilizadora de líquidos cloacales que se construyo en Río Colorado fue entregada hace aproximadamente unos 30 días al Departamento Provincial de Aguas de Río Negro, con graves falencias de importantes filtraciones de líquidos en sus cuatros piletones.

La empresa Werefkin SA, fue la ganadora de la licitación en el año 2007 para la construcción de las mismas. El proyecto fue financiado por Enohsa, un programa nacional de saneamiento que puso en marcha obras en todo el país, a un monto de dos millones setecientos mil pesos y tenía como plazo de entrega de la obra unos ocho meses.

Sin embargo, para terminar con los trabajos se tardó unos veintidós meses y ni aún así la obra quedó como debería haber quedado.

Finalmente fue entregada a la provincia con deficiencias notorias, específicamente de pérdidas en sus cuatro piletones.

Se consideran graves las pérdidas, porque se trata de afluentes cloacales en todas sus piletas, lo que genera preocupación en autoridades provinciales.

La empresa contratista Werefkin –responsable principal– no pudo solucionar el inconveniente a pesar que realizo distintas pruebas y los intentos nunca dieron frutos. Hace unos días le entregó las obras al DPA en esas condiciones.

Sin respuesta

No se sabe aún si el inconveniente es la compactación de los suelos en momento de crear los piletones, la calidad del nailon utilizado para el recubrimiento de los mismos, o los materiales que utilizó la empresa para soldar dicho trabajo, aunque desde distintos ámbitos se objeta que la provincia haya recibido la obra en estas condiciones.

De esta forma, el organismo provincial tendrá que contratar a una nueva empresa para lograr detectar dónde esta el problema, y seguramente demandará una nueva inversión, que superará el monto inicial de dinero destinado para esta planta.

Lo que no se sabe es qué acciones tomará la provincia con la empresa que hizo la obra y que en definitiva no es utilizable tal como está.

Actualmente en Río Colorado se vierten los líquidos cloacales crudos al río, situación que se presenta en otras varias localidades de Río Negro y Neuquén y que se busca solucionar a partir de la construcción de estas plantas.

La concreción de esta obra tan necesaria para efectuar el tratamiento de los líquidos cloacales, comenzó en octubre del año 2008 y se aguardaba que en el transcurso del 2009 fuera entregada e inaugurada.

Sin embargo, ya estamos en 2010 y la obra se entregó sin terminar y con varias cuestiones por resolver.

En los piletones se advierten roturas en los plásticos utilizados y en otros sectores hay parches que podrían sufrir filtraciones.


Comentarios


La planta cloacal es nueva y está llena de problemas